radio online

programas01si02 copy

   Escuchar ahora: Infor. Crónica 10

Fundinorte empieza la producción convirtiendo Greyco en historia pasada

12 Sep 2016
1637 veces
Toda la plantilla se incorpora a tres turnos para atender varios pedidos llegados desde Italia Toda la plantilla se incorpora a tres turnos para atender varios pedidos llegados desde Italia

Los trabajadores de la antigua Greyco volvieron este lunes a sus trabajos para responder a varios pedidos que han permitido el regreso de la fundición de San Felices de Buelna al mercado. Los hornos de Fundinorte se pusieron en marcha a las seis de la mañana para no parar, a tres turnos, hasta que se dé respuesta a esos primeros pedidos llegados desde Italia. Después se atenderá la demanda firmada ya en Gran Bretaña, a lo largo del mes de octubre, y se espera para pronto cerrar acuerdos con clientes de Francia, Alemania y también españoles. El arranque demostró que las tareas de mantenimiento de las últimas semanas han sido las adecuadas. Un inicio "lento pero seguro", reconocían todos.

Con expectación, se abría una nueva etapa en la que Greyco es historia y da paso a Fundinorte, liderado por el Grupo Vela para desarrollar un proyecto que iza como bandera la implicación "total" de los empresarios y la "confianza e ilusión" entre los trabajadores de la planta de la recta de la Agüera. Un plan que prevé "fuertes" inversiones en modernización y ampliación, según confirmó Jesús Vela, quien coordinará personalmente esa nueva etapa.

Todo con la vista puesta a nuevos mercados que extenderán el ámbito de la automoción al de la maquinaria agrícola, el ferrocarril o la energía eólica.

Hasta ahora el proyecto se ha desarrollado en dos campos paralelos, la recuperación, actualización y verificación de las instalaciones y el rescate y captación de clientes. En ambos campos se seguirá trabajando para ampliar la producción y poder mantener una plantilla estable, mayor incluso que la actual. Una plantilla que tras atender los primeros pedidos irá reintegrándose paulatinamente, conforme sea necesario. Un año es el plazo que se fija la dirección para cerrar ese proceso de incorporación.

Entre tanto, en ese mismo tiempo se trabajará en la ampliación de instalaciones, con la construcción de una gran nave de 1.500 metros cuadrados paralela a la recta de la Agüera, al norte de la nave actual. Albergará oficinas, vestuarios, zona de almacén, taller y área de carga y descarga logística, algo de lo que saben mucho en el Grupo Vela.

La noche previa había sido larga para el primer turno de trabajadores. Poco sueño y muchas ganas de empezar, así que todos llegaron más pronto de lo habitual.

A las seis de la mañana se recuperaba la actividad, danzo por zanjada oficialmente una etapa de crisis primero, dudas después y esperanza en las últimas horas. Se palpaba cierta tensión porque, a pesar de las pruebas previas, "las cosas se comprueban de verdad cuando uno se pone a pleno rendimiento", como avanzaba el presidente del comité de empresa", Francisco González. De todas formas el pedido que ha permitido volver a la actividad se afronta con tiempo para afinar la maquinaria.

Veinte meses de inactividad quedan atrás, pero los deseos de los trabajadores van más allá: olvidar navidades sin paga, meses de no saber si se iba a cobrar o no, instalaciones en proceso de ruina sin remedio.

Algo ya ha cambiado, no solo la vuelta al trabajo, que se ha afrontado "como cuando empecé a trabajar aquí, hace ya tantos años que ni me acuerdo de cuándo fue". Han cambiado las "sensaciones" de los trabajadores. Escépticos por naturaleza tras años de decepciones han vuelto a poner su confianza sobre la mesa y en un nuevo ejercicio de responsabilidad laboral, se han implicado de lleno con un proyecto "ilusionante". "Yo no recuerdo una transformación como esta de las instalaciones ni una implicación así por parte de los empresarios", decía González. "Solo ver lo que están haciendo, me ha devuelto la tranquilidad", incidía.

Mientras continuaban las últimas tareas. La instalación de las taquillas en el flamante vestuario por el que los trabajadores pasan para no creerse el cambio. Las oficinas van cogiendo ritmo y los comerciales comienza a llegar, oliendo que en Fundinorte las cosas van viento en poca desde el primer momento.

  • 160912-fundinorte-001
  • 160912-fundinorte-002
  • 160912-fundinorte-003
  • 160912-fundinorte-004
Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)