radio online

La nobleza centenaria de Los Corrales

20 Ene 2019
1177 veces
Construcción de la actual iglesia de Los Corrale Construcción de la actual iglesia de Los Corrale

El Condado de Forjas de Buelna cumple este martes un siglo de existencia, un título nobiliario ratificado en 1919 por el rey Alfonso XIII a favor de Soledad de la Colina y de la Mora, esposa del industrial José María Quijano Fernández-Hontoria. Como no podía ser menos, su denominación hace referencia a la industria que la familia Quijano promovió en Los Corrales y que supuso la revolución industrial y social para un municipio que hasta entonces subsistía gracias a la ganadería y la agricultura. Una concesión agridulce, posterior al trágico fallecimiento de una de las hijas del matrimonio e inmediatamente anterior a la primera gran huelga de las Forjas de Buelna.

El 22 de enero de 1919, coincidiendo con la festividad de San Vicente Mártir, se promulgaba un Real Decreto que el Ayuntamiento recibía el 9 de febrero, conteniendo la noticia de la concesión por parte del rey del título nobiliario del Condado de Forjas de Buelna a favor de Soledad de la Colina. Una fecha para recordar porque coincidía con el que fue Santo Patrón de la localidad hasta su relevo por San Juan y que hoy es patrón de la iglesia parroquial que la primera condesa mandó levantar.

Por aquel entonces otro hijo del matrimonio ocupaba la Alcaldía, Manuel Quijano de la Colina. Elegido en 1917, sufrió en agosto del año siguiente la pérdida de su hermana, Luz. Pero eso no paralizaba a una familia emprendedora. En septiembre de aquel mismo año su madre solicitaba autorización para construir lo que terminó siendo uno de los conjuntos arquitectónicos más destacados de la región, la iglesia parroquial y asilo de Los Corrales de Buelna, petición aceptada y agradecida por una Corporación que veía en esa residencia una necesidad.

El 3 de octubre de 1925 se inauguraba la iglesia parroquial San Vicente Mártir y el asilo San José y al año siguiente la condesa encargó al afamado escultor Victorio Macho un Cristo en bronce para el nuevo templo, posiblemente la obra de arte más importante que se puede ver en el municipio actualmente.

Son algunos de los ejemplos de lo que puso en marcha el matrimonio: viviendas, instalaciones deportivas, colegios y una actividad industrial que llegó a dar trabajo a más de 4.000 personas. Algo que tuvo respuesta por parte del pueblo, un monumento erigido por suscripción popular en homenaje a José María Quijano y su esposa que se levanta frente al templo parroquial, conocido popularmente como el Rollo.

A partir de ahí se fueron adoptando otros acuerdos paralelos, como el cambio de denominación de la calle en la que se construiría la iglesia y asilo o el nombramiento como Hija Adoptiva de la propia Soledad de la Colina, por entonces ya Condesa de Forjas de Buelna, una decisión que se hizo efectiva el 8 de junio de 1927.

El 3 de marzo de 1939, con motivo del 30 aniversario de la concesión del Condado, la Corporación, presidida por Gerardo Aja Gómez, acordó dar el nombre de Avenida Condesa Forjas de Buelna a la que entonces era calle Marqués de Valdecilla, en atención a que en esa calle estaban enclavados templo y residencia. El que hasta entonces era el Campo del Maestro paso a denominarse Plaza de Marques de Valdecilla, hoy la plazoleta que se levanta frente a la Casa de la Música.

‘Doña Solita’, como era conocida popularmente, desarrolló una gran labor social y humanitaria en Los Corrales, siendo a la vez baluarte de los proyectos de su esposo, labor que llevó a cabo desde ‘el despachuco’ de su casa de La Rasilla hasta su fallecimiento, el 5 de febrero de 1938, cuando contaba 88 años de edad.

La parroquia celebrará este martes a su Santo Patrón recordando el centenario del reconocimiento a una mujer que además volcó su devoción con la cesión de la imagen de la Virgen de la Soledad que preside el retablo mayor junto a San Vicente Mártir. La celebración se ciñe a la parroquia de la que es patrón de pleno derecho desde el siglo X. Por eso el martes todos los grupos parroquiales se unirán en una Santa Misa Solemne que se oficiará en honor al santo a las seis y media de la tarde. Y como día grande que es, tras el oficio religioso habrá un ágape, abierto a todos los vecinos, en los locales del contiguo asilo San José.