radio online

Las pintadas se extienden a coches particulares en Los Corrales

26 Jul 2019
2604 veces
Vehículo pintado en Los Corrales Vehículo pintado en Los Corrales

(En el reproductor palabras del jefe de la Policía Local, Tomás Gutiérrez).

Las pintadas en Los Corrales de Buelna se han extendido al casco urbano, a lugares como la terminal de autobuses, o incluso a vehículos particulares, como ha sucedido esta semana, según explicó la Policía Local.

Los agentes han notado un «crecimiento de la afición de pintar paredes, monumentos o señales, con un grave deterioro del mobiliario urbano». Lo han explicado al adelantar que «dentro de poco daremos los resultados de la investigación que estamos haciendo sobre estas personas que se consideran artistas y que extienden sus pintadas en zonas no adecuadas, suponiendo un quebranto para las arcas municipales y un daño para el patrimonio», dijo el responsable del Cuerpo, Tomás Gutiérrez.

Explicó que «la firma del artista» en algunos de esos grafitis marca una posible identificación «y en eso estamos en Los Corrales de Buelna, para abrir las diligencias oportunas que conlleven la limpieza de cada pintada con su firma».

Además de las pintadas en vehículos particulares, expresó su preocupación por la extensión en zonas como la plaza del Conde Mansilla o  la terminal de autobuses y en señales de tráfico.

Monte Brazo

La falta de ‘urbanidad’ en Los Corrales de Buelna ha llegado también al monte. El refugio del monte Brazo, que gestiona el Club de Montaña Orza, lleva tiempo sufriendo la falta de educación ciudadana cuando menos, decía uno de sus miembros destacados, Ignacio Mantecón. La última ha sido encontrarse esta semana con el entorno lleno de basura de todo tipo, desde potitos y yogures tirados por el suelo a toallitas de limpieza, bolsas de plástico y otro tipo de residuos «que denotan más falta de conciencia de los padres que de los hijos en este caso».

Se han llegado a recoger una decena de grandes bolsas de jardinería de todo tipo de residuos, en alguna ocasión bocadillos o hamburguesas sin tocar en la misma puerta del refugio, botellas de alcohol e incluso varios casquillos de balas.

Artículos relacionados (por etiqueta)