radio online

programas04cv05 copy

   Escuchar ahora: A los 4 vientos

Molledo restaura su potro ganadero y arde a pocas horas de su inauguración

11 Sep 2017
1034 veces
Estado en el que quedó el potro ganadero de Molledo Estado en el que quedó el potro ganadero de Molledo

El restaurado potro ganadero de Molledo no ha durado ni un día. Inaugurado a mediodía, durante la noche el alcalde pedáneo, Dámaso Tezanos, fue avisado por los vecinos de que la estructura de madera estaba ardiendo por los cuatro costados, fruto de un incendio "intencionado" obra de "desaprensivos", como señaló el propio Tezanos. "Quien lo hizo lo hizo a conciencia porque tal y como ardió era complicado, así que hubo intencionalidad clara, esa es la triste realidad", lamentaba el presidente de la junta vecinal de Molledo y portavoz del PP en el Ayuntamiento. Él mismo puso en conocimiento de la Guardia Civil los hechos para su investigación y determinación, en su caso, del o los culpables.

La pedanía había decidido restaurar ese potro para su uso y para dejar una estructura así a las futuras generaciones, "para no olvidar parte de nuestro pasado". Se había colocado en una parcela en el barrio de Caceo con la intención de instalar junto a esa estructura una manga ganadera, pero todo ha quedado en nada tras un fuego que solo dejó en pie la parte metálica. Será suficiente, dijo Tezanos, para empezar de nuevo, restaurar otra vez el potro y volver a colocarlo en su sitio. "No nos van a frenar así, no entiendo el porqué de ese siniestro, pero nuestra intención, ya lo adelanto, es volver a recuperar el potro".

Para la junta vecinal la inversión realizada "aunque importante para nuestras arcas" no es lo más importante. En total se invirtieron algo menos de 3.000 euros y si hace falta se volverá a hacer. "Lo más triste es el acto de vandalismo en sí, la intención de hacer daño en una estructura que no causa daño ninguno, en todo caso beneficios".

La estructura estaba en el antiguo matadero de Molledo. Cuando se rehabilitó el edificio se dejó fuera, junto a un parque infantil y los vecinos se habían quejado del peligro que suponía para los niños.

Había que trasladarlo, más aún cuando se estaba oxidando y su estado era ya lamentable. Así que la junta tomó una decisión, trasladarlo, recuperarlo y encontrar un lugar para su instalación y uso. Tenían un terreno en el barrio de Caceo, donde había espacio suficiente para una manta de ganado también, así que allí se lo llevaron. Se saneó, se pintó, se rehabilitó y se acondicionó para su entorno, colocando un tejado acorde a esa estructura. Se terminó la obra al mediodía de un jueves y el viernes por la noche ardió completamente. "Ahora, a ver si tienen la desvergüenza de volver a quemarle".

Valora este artículo
(2 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)