radio online

Artículos por fecha: Miércoles, 13 Noviembre 2019

El Ayuntamiento de Cartes ha presentado esta semana ante sus vecinos más jóvenes un proyecto de plantación de cerezos en el valle de Cohicillos, un plan diseñado para sumar al cuidado del patrimonio natural la recuperación de una tradición económica y social, implicando directamente a los estudiantes en una idea que se extenderá a lo largo de toda la legislatura, plantando cada año 400 cerezos. Un proyecto que supondrá abrir en la colina en la que se extenderá cada primavera el manto blanco de la flor "un paseo de la fama de cerezos", decía el alcalde, Agustín Molleda, en su presentación.

La participación de los jóvenes estudiantes en el proyecto abarcará todo el periodo de plantación, mantenimiento y crecimiento de cada árbol, creando un "vínculo que pueda perdurar generación tras generación", dijo el regidor. Además, serán los responsables de la campaña de difusión del proyecto a partir del año que viene, participando en un concurso que dará nombre a cada cerezo en ese 'paseo de la fama' arbóreo.

La intención  es plantar en los cuatro años de legislatura 400 cerezos por año, recuperando una actividad tradicional en los pueblos altos de Cartes que en su día supuso un recurso importante por la calidad de las cerezas que allí se recogían y se repartían en los mejores mercados de Cantabria.

La primera luna menguante de enero del año próximo es la fecha elegida para el inicio del proyecto con la plantación de los primeros 400 cerezos, ya adquiridos por el Ayuntamiento. Una plantación que se repetirá cada año en esta legislatura, para un total de 1.600 cerezos que crecerán en el cotero de Cohicillos, una ladera que se ve desde la Autovía de la Meseta, una imagen recuperada de antiguo que sin duda llamará la atención de propios y extraños cuando atraviesen el centro de Cantabria.

Año tras año se irá recuperando una "importante parte de la historia del valle de Cohicillos, de Mercadal, de Sierra Elsa, cuando las cereceras recorrían todos los mercados de Cantabria", decía el alcalde, hombre nacido en ese valle. "Es un compromiso del Ayuntamiento con la recuperación ambiental tanto como del patrimonio natural, recuperando una actividad que fue muy importante durante mucho tiempo, un plan que demuestra nuestra implicación en sembrar vida y recuperar la identidad de un municipio".

Publicado en Últimas noticias

Muchos de los conductores que entraban o salían este miércoles de Los Corrales de Buelna hacia sus trabajos a primera hora de la mañana se encontraron con una imagen diferente de la arteria principal del municipio, la demolición de buena parte del viejo edificio que linda con la Avenida Cantabria, en la zona conocida como la del Churrero. Tras el derrumbe de una parte de ese inmueble hacia la carretera en la tarde del martes, una gran pala hizo el resto, derribando toda la primera planta, muros, paredes y tejado que ya amenazaban ruina desde hacía años. El día después de un susto que se quedó en eso solo queda en pie la planta baja y los andamios que apuntalaron durante meses los endebles tabiques, a la espera de que Ayuntamiento y propietarios despejen las dudas sobre la situación actual y el futuro de esa manzana.

Una reunión que se espera celebrar "cuanto antes", decía el alcalde, Luis Ignacio Argumosa, quien junto al concejal de Obras y Urbanismo, siguió durante toda la tarde noche del martes el proceso de derribo del inmueble, siempre en contacto con los propietarios. Ambas partes ya han avanzado que facilitarán un acuerdo para poner fin a la historia del caserón, pegado a otro que también preocupa por su estado, con el techo igualmente derrumbado y amenazando una ruina que, como en el caso del edificio derribado, también está sujetado con andamios. Propietarios que mostraban su preocupación durante el derribo, tanto como su ánimo de alcanzar un acuerdo.

En el Ayuntamiento también se respira, igual que los vecinos que llevaban meses trasladando sus quejas al Consistorio por el riesgo que suponía vivir junto a ese inmueble. Otros vecinos se han unido ahora a los avisos sobre edificios igualmente preocupantes en la calle Madrid, el viejo cuartel de la Guardia Civil o una casa muy cercana al caserón derruido esta semana. Desde el gobierno local entienden y comparten la preocupación, salpicada por los problemas burocráticos que supone un derribo.

En el caso del edificio de la Avenida Cantabria esta semana se había reactivado el expediente de demolición, caducada ya la licencia de obra para rehabilitarlo que había pedido la familia hace un año. Un estado que fue motivo de pregunta por parte de la concejala de Izquierda Unida, Elsa Salas, en el último pleno ordinario que celebró la Corporación de Los Corrales de Buelna. Elsa Salas recordó que el edificio amenazaba ruina hacía años "y mes a mes se va cayendo su cubierta", además de apuntar a la existencia de ratas "que campan a sus anchas" junto a una urbanización con mucho tránsito de vecinos. Lo recordaba para pedir al gobierno local medidas para acabar con "una situación peligrosa para los vecinos". Argumosa la recordó que se había concedido una licencia de obras para afrontar el ruinoso estado de la cubierta y la pared, con lo que había que esperar a una actuación de los propietarios. Algo que no sucedió, caducando esa licencia y reactivándose el expediente de demolición. Pero las circunstancias tomaron una decisión antes que nadie, sin burocracia que las detenga.

Publicado en Últimas noticias
Miércoles, 13 Noviembre 2019 12:12

El nuevo JUKE arranca en Los Corrales

La nueva generación del Nissan JUKE que se produce desde el pasado 10 de octubre en la planta de Nissan de Sunderland (Reino Unido) cuenta también con el sello de Nissan Motor Ibérica (NMISA), aportación cántabra para dos de los componentes con mayor valor añadido del vehículo, los discos de freno y las manguetas de dirección, ambos fabricados en la planta de fundición y mecanizado que tiene la compañía en Los Corrales de Buelna.

La planta corraliega comenzó a producir en exclusiva en septiembre esas piezas, una puesta en marcha que ha requerido más de cuatro millones de euros entre inversión y costes de introducción del proyecto. Una actividad que según la dirección contribuirá, por tanto, a que la planta de Los Corrales de Buelna continúe siendo un referente europeo para el resto de centros de fundición y mecanizado de la Alianza a nivel internacional.

En principio no tendrá repercusión en la plantilla, pero en cualquier caso viene a reactivar la situación e importancia de la planta de Los Corrales de Buelna. Eso sí, las nuevas piezas irán sustituyendo a las del JUKE original. Primero se compartirá la producción de unas y otras y luego quedarán las del nuevo vehículo.

Bien es cierto que la dirección incide en que la producción de los discos de freno y las manguetas de dirección para el nuevo Nissan JUKE en la fábrica de Nissan en Los Corrales de Buelna abrirá la puerta a optar a nuevas cargas de trabajo y situarse como referente global entre los centros de fundición y mecanizado.

Entre tanto, Nissan ha vendido en Europa casi un millón de unidades (un 10% en España) del JUKE, un modelo que sorprendió por su particular estética y que ahora llega a su segunda generación después de casi una década en el mercado. El innovador JUKE, un crossover cupé deportivo y atlético, estará disponible en los concesionarios españoles a finales de noviembre.

El director de Operaciones Industriales de NMISA en Cantabria, Eduard Reimondez, destaca que este proyecto “contribuye de forma importante al plan industrial a medio plazo de la planta de Cantabria. Continuamos enfocados en ser un centro de producción de alta calidad y competitivo en costes”.

Nissan apuesta por el futuro a largo plazo de la planta de Cantabria y por ello está trabajando para conseguir nuevas oportunidades dentro de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Prueba de ello es el ritmo inversor realizado en los últimos siete años, que asciende a 9 millones de euros anuales, y que ha consistido en innovaciones en las líneas de trabajo.

Situada a 40 kilómetros de Santander, la fábrica de Nissan en Los Corrales de Buelna proporciona empleo actualmente a más de 500 personas y es una de las plantas de fundición y mecanizado más importantes de Europa. Está orientada en ser excelente en la fabricación de piezas imprescindibles, especialmente discos de freno y manguetas de dirección. Produce piezas para vehículos de las fábricas de Nissan y Renault en Europa, siendo por tanto una planta clave para la Alianza. Además de para el JUKE, la fábrica suministra componentes para los modelos Qashqai, Micra, e-NV200, LEAF y Navara de Nissan, así como para los modelos Kadjar, Megane y Captur de Renault. En 2018 produjo más de 45.000 toneladas de componentes.

Sobre Nissan en España 
Nissan cuenta con cinco centros de producción en España: en Barcelona, Ávila y Cantabria, donde fabrica la furgoneta 100% eléctrica e-NV200, líder de ventas en Europa, y el pick-up Navara. Asimismo, fabrica componentes para las plantas de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, tiene un centro de I+D para toda Europa, un hub de distribución y un centro de recambios. Barcelona acoge la sede comercial para España y Portugal, países en los que Nissan lidera la movilidad eléctrica y el segmento crossover, y cuenta con una red de más de 200 puntos de venta y postventa que dan cobertura a toda la Península Ibérica. En España, Nissan emplea a más de 4.500 personas.

Publicado en Últimas noticias