radio online

Demolición de la primera planta del viejo edificio de la Avenida Cantabria

13 Nov 2019
709 veces
Así ha quedado el viejo edificio Así ha quedado el viejo edificio

Muchos de los conductores que entraban o salían este miércoles de Los Corrales de Buelna hacia sus trabajos a primera hora de la mañana se encontraron con una imagen diferente de la arteria principal del municipio, la demolición de buena parte del viejo edificio que linda con la Avenida Cantabria, en la zona conocida como la del Churrero. Tras el derrumbe de una parte de ese inmueble hacia la carretera en la tarde del martes, una gran pala hizo el resto, derribando toda la primera planta, muros, paredes y tejado que ya amenazaban ruina desde hacía años. El día después de un susto que se quedó en eso solo queda en pie la planta baja y los andamios que apuntalaron durante meses los endebles tabiques, a la espera de que Ayuntamiento y propietarios despejen las dudas sobre la situación actual y el futuro de esa manzana.

Una reunión que se espera celebrar "cuanto antes", decía el alcalde, Luis Ignacio Argumosa, quien junto al concejal de Obras y Urbanismo, siguió durante toda la tarde noche del martes el proceso de derribo del inmueble, siempre en contacto con los propietarios. Ambas partes ya han avanzado que facilitarán un acuerdo para poner fin a la historia del caserón, pegado a otro que también preocupa por su estado, con el techo igualmente derrumbado y amenazando una ruina que, como en el caso del edificio derribado, también está sujetado con andamios. Propietarios que mostraban su preocupación durante el derribo, tanto como su ánimo de alcanzar un acuerdo.

En el Ayuntamiento también se respira, igual que los vecinos que llevaban meses trasladando sus quejas al Consistorio por el riesgo que suponía vivir junto a ese inmueble. Otros vecinos se han unido ahora a los avisos sobre edificios igualmente preocupantes en la calle Madrid, el viejo cuartel de la Guardia Civil o una casa muy cercana al caserón derruido esta semana. Desde el gobierno local entienden y comparten la preocupación, salpicada por los problemas burocráticos que supone un derribo.

En el caso del edificio de la Avenida Cantabria esta semana se había reactivado el expediente de demolición, caducada ya la licencia de obra para rehabilitarlo que había pedido la familia hace un año. Un estado que fue motivo de pregunta por parte de la concejala de Izquierda Unida, Elsa Salas, en el último pleno ordinario que celebró la Corporación de Los Corrales de Buelna. Elsa Salas recordó que el edificio amenazaba ruina hacía años "y mes a mes se va cayendo su cubierta", además de apuntar a la existencia de ratas "que campan a sus anchas" junto a una urbanización con mucho tránsito de vecinos. Lo recordaba para pedir al gobierno local medidas para acabar con "una situación peligrosa para los vecinos". Argumosa la recordó que se había concedido una licencia de obras para afrontar el ruinoso estado de la cubierta y la pared, con lo que había que esperar a una actuación de los propietarios. Algo que no sucedió, caducando esa licencia y reactivándose el expediente de demolición. Pero las circunstancias tomaron una decisión antes que nadie, sin burocracia que las detenga.