Ermita y parque de las Estelas en Barros Lunes, 22 Febrero 2021 Ermita y parque de las Estelas en Barros

Estudio arqueológico sobre el lugar en el que aparecieron las estelas y su contexto

(En el reproductor, fragmento de la entrevista a Villamuera en Radio Valle de Buelna).

Prácticamente un siglo después de que en Los Corrales de Buelna se hablara de 'los prados de la Lomba de la Rueda' dos arqueólogos, Lino Mantecón y Javier Marcos, van a desarrollar un estudio arqueológico que pretende, entre otras cosas, identificar ese lugar, donde, según la tradición, se encontró la Estela de Barros, símbolo impreso en el escudo de la región. Una búsqueda que no descarta hallar además otras estelas, porque, según aseguró Mantecón, "tiene que haber alguna más".

Coinciden los arqueólogos en que "sobre las estelas se ha hablado y escrito mucho, pero el problema es que nunca se ha intentado ahondar sobre su contexto", algo que también apunta Juan Miguel Villamuera, estudioso de la historia de Los Corrales y miembro destacado siempre de la Asociación Cultural Olna, poseedora actualmente de un pedazo de estela cedida por una familia corraliega. "Creemos que es la primera vez que se intenta buscar el contexto arqueológico de estas piezas singulares de la arqueología regional", decía Javier Marcos. Lino Mantecón afirmaba que todo apunta a que son un monumento funerario situado entre el siglo I antes de Cristo y el primer siglo posterior, "pero no sabemos dónde estaban enterradas, si están relacionadas con un enterramiento, si era un símbolo conmemorativo, cuestiones en las que nunca se ha profundizado".

Pero de momento el objetivo principal es encontrar el lugar donde aparecieron las estelas de Barros, así como ratificar el sitio en el que se hallaron las de Lombera.

En esta fase los arqueólogos palparán también la memoria de los mayores del valle, recogiendo declaraciones, recuerdos que puedan llevar a centrar las investigaciones en lugares concretos del municipio. Si todo va bien, "después vendrá una documentación topográfica y fotogramétrica, y por último, una prospección con geo-radar", decía Marcos.

Mantecón detallaba el trabajo en tres fases. La primera partirá de documentar las propias estelas, un estudio de fotometría para tener un modelo en 3D que servirá para contar con un mapa preciso de las estelas. Después vendrá el estudio de contexto, comparar la situación de las estelas cántabras con otros asentamientos arqueológicos paralelos como los de Lara de los Infantes, en Burgos (con estelas más pequeñas pero similares", Vizcaya o Asturias.

La tercera fase será analizar aquellos posibles lugares donde pudieron aparecer las estelas y ahondar por si pudiera haber más. La pieza en posesión de Olna ya indica que al menos hay otra estela. Pero también la rueda fragmentada que se expone en el Parque de las Estelas de Barros deja claro que hay, al menos, otra, porque las piezas unidas en esa rueda pertenecen al menos a dos distintas.

Villamuera también está convencido de la existencia de más estelas en Los Corrales, otra en Lombera y otra en Barros al menos. Recuerda haber leído, con motivo de la restauración de la calzada romana del monte Fresneda, que a su paso por San Mateo "se nombraba el prado de la Lomba o de los Lombos, lo que me hace pensar que posiblemente las estelas de Barros proceden de ese lugar que no se sabe dónde está con claridad". También apunta que "se habla siempre de la primera estela de Barros pero no de la segunda, que aparece troceada en un dintel de la ermita de la Rueda", con lo que se pregunta "¿dónde apareció antes de trocearla y llevarla al templo?". En cuanto a la pieza en manos de Olna señala que "donde apareció tuvo o tiene que haber más, estoy convencido de que en alguna pared de Lombera hay algún pedazo más".

En general, decía Lino Mantecón, "hay muy pocos datos, con lo que una de las primeras cosas que vamos a hacer es saber si los libros de la ermita de Barros abren alguna puerta". Otro apoyo será el de uno de los mayores expertos actuales sobre las estelas, ya que contarán con la colaboración de Eduardo Peralta en ese proyecto.

Lo cierto es que para acometer ese proyecto "el proceso ha sido largo", partiendo del "esfuerzo" del Ayuntamiento, que financia el estudio, y la implicación de la Dirección General de Patrimonio e incluso la consecución del permiso "rápido y entusiasta" del propietario del parque de las Estelas de Barros, el obispado de Santander, explicó Marcos.

Villamuera remató afirmando que ambos, Lino Mantecón y Javier Marcos, "tienen mucho trabajo documental por delante y espero que tarde o temprano den con el lugar, aunque no es fácil dada la transformación urbana del valle, pero cosas más extrañas se han visto".

Desde hace tiempo han sido muchas las elucubraciones sobre las estelas, lugares, cronología y significado. Muchas sospechas y conjeturas que esperan ser resueltas en ese estudio arqueológico.

radio online

Archivo de Noticias

Nuestros Visitantes 2

Hoy3882
Ayer5142
Esta semana16067
Este mes16067
Todo7064946
Free Joomla! templates by Engine Templates