radio online

Avances en la mejora de la carretera entre Arenas y Anievas

20 Nov 2019
403 veces
El consejero y los alcaldes en la visita a las obras de mejora de la carretera de Arenas a Anievas El consejero y los alcaldes en la visita a las obras de mejora de la carretera de Arenas a Anievas

José Luis Gochicoa, consejero de Obras Públicas y Vivienda, ha comprobado sobre el terreno el desarrollo de las obras de ensanche de la carretera que une el valle de Iguña y Anievas. Lo ha hecho junto al alcalde de Anievas, Agustín Pernía, y el de Arenas, Pablo Gómez, comprobando los movimientos de una obra adjudicada a la empresa Fernández Rosillo en 3.482.843 euros  y que supondrá la mejora del trazado y el acondicionamiento de la plataforma de la carretera que comunica Raicedo, en Arenas de Iguña, con Villasuso de Anievas. Son seis kilómetros de los 17 kilómetros de una carretera que enlaza Arenas de Iguña con San Vicente de Toranzo, una vía que soporta a diario el paso de unos 1.114 vehículos, de los cuales un 8% es transporte pesado.

En los cuatro meses que se llevan de obra «la mejora ya se ve», decía el consejero, quien apuntó a finales del año que viene como final de las actuaciones en su primera fase. Reconoció, como hicieron los alcaldes de la zona, que el mal tiempo de los últimos días ha servido para comprobar dónde pueden estar los puntos a corregir: «no es malo que cuando estamos en movimientos de tierra llueva para comprobar el comportamiento del terreno», dijo.

Gochicoa se mostró muy satisfecho con el desarrollo de una obra “muy importante” para municipios como Anievas, Arenas de Iguña o Corvera, que parte de la necesidad de mitigar el despoblamiento que están sufriendo en la actualidad los núcleos rurales al poner a disposición de los ciudadanos una “buena red de comunicaciones”, con carreteras “adecuadas y respetuosas con el entorno”, para facilitar el acceso a los pueblos.

Agustín Pernía ha manifestado que se trata de “la obra de sus sueños” de cara a mejorar los servicios del valle y hacer frente a “nuevos retos”, en referencia a la instalación de fibra óptica en el municipio, mientras que Pablo Gómez ha expresado que se trata de “una gran oportunidad de ordenar el tráfico” en un tramo que era “muy estrecho”, a la altura de Raiceo, y que no presentaba las “suficientes medidas de seguridad” para poder transitar por él.

El proyecto

Las obras están consistiendo en la ampliación de la plataforma a lo largo de seis kilómetros para ejecutar un vial de seis metros de anchura, con dos carriles de tres metros cada uno, sin arcenes, más sobreanchos en las curvas de radio más reducido, ya que el nuevo trazado se adapta a los condicionantes orográficos de la calzada.

En los primeros 600 metros de la actuación se incluye un paseo peatonal de dos metros de anchura en el margen de la carretera, hasta la iglesia de San Juan de Raicedo, y desde ese punto hasta el cruce sobre el río Casares, que estará delimitado con bolardos de caucho cada 30 metros a lo largo del recorrido.

Además, se llevará a cabo la construcción de un nuevo puente sobre el río Casares, ampliando la sección hidráulica de paso, pues actualmente resulta insuficiente para dos vehículos puedan cruzarse en condiciones adecuadas de seguridad.

El proyecto también contempla la mejora del drenaje longitudinal y transversal, disponiendo cuentas revestidas de hormigón y renovando los cruces bajo la calzada, así como la ampliación de que aquellos que puedan ser aprovechables desde el punto de vista hidráulico, así como la colocación de señalización horizontal, vertical, balizamiento y sistemas de contención de vehículos que fuera necesaria. 

A la finalización de los trabajos se repondrán todos los servicios afectados y la restauración paisajística del entorno mediante hidrosiembras y plantaciones, con recuperación ambiental del os tramos que quedan en desuso.