radio online

San Mateo y San Felices impulsan la marca gastronómica Magostas de Buelna

23 Nov 2018
320 veces
Preparativos en San Mateo Preparativos en San Mateo

 

San Mateo de Buelna se prepara para celebrar este sábado una de las magostas más tradicionales del valle, complementando la jornada con muchos ingredientes, además de las castañas asadas a leña y carbón, que pasan por folclore y rabel "como puesta en valor de una tradición representativa del pueblo cántabro, contribuyendo a su conocimiento y difusión", según la peña Rebujas, organizadora desde hace más de 30 años del evento. A San Mateo se une este viernes una cita recién llegada a la marca gastronómica Magostas de Buelna, la de Rivero, organizada por el Ayuntamiento de San Felices de Buelna.

En San Mateo la picada de más de 300 kilos de castañas será este viernes. Según el presidente de la peña Rebujas, Rubén García, ingrediente principal de toda magosta "a proteger". La jornada arrancará a la una del mediodía del sábado con la presentación del curso de Rabel que comenzará en los próximos días en la Escuela de Folclore de San Mateo. A continuación actuarán las niñas de la Escuela de Panderetera de San Mateo.

Además habrá folklore, romería, hinchables para los más pequeños, chocolate "con la mejor leche de San Mateo" y, para aguantar la jornada, Té del Puerto con Orujo. No faltará la música durante todo el día hasta comenzar el reparto de castañas sobre las siete de la tarde, compartiendo con San Felices la actuación de Carmelo Velasco. Todo bajo cubierta en la sede de la peña Rebujas de San Mateo de Buelna.

La Ancestral Magosta de San Mateo, como se la conoce, fue el germen que dio lugar a la marca común Magostas de Buelna, un proyecto gastronómico que engloba a asociaciones, ayuntamientos y junta vecinal de todo el valle de Buelna.

Junto a la peña Rebujas se suman la peña Los Remedios, de Coo; las peñas Juan XXIII, el Tarumbo y los Papis, de Los Corrales de Buelna; la peña Gedío de Somahoz;  la peña Las Estelas de Barros; desde el año pasado la peña La Encina de Mata y dese el año pasado Rivero, ambas en San Felices de Buelna.

El valle de Buelna encabeza en Cantabria un plan de puesta en valor de las magostas que está a caballo entre la recuperación de las tradiciones y una nueva oferta turística. Para ello ha reforzado la marca común Magostas de Buelna que en una nueva edición quiere acaparar la atención de visitantes llegados desde cualquier punto de la geografía nacional a lo largo de casi dos meses ininterrumpidos de actividades. Para ello los ayuntamientos de Los Corrales y San Felices cuentan con la colaboración imprescindible de ocho de las principales asociaciones del valle, encargadas de organizar, fin de semana tras fin de semana, magostas de norte a sur y de este a oeste de la comarca.

Con todo se da forma a una marca gastronómica propia, Magostas de Buelna, una iniciativa que además une bajo un mismo sello a ocho asociaciones, seis pueblos, una junta vecinal y dos ayuntamientos con un objetivo común, ofrecer una nueva opción culinaria basada en las castañas, "un reclamo que potencie dentro y fuera de nuestras fronteras una tradición muy arraigada" en el municipio, según los organizadores.