radio online

programas01fa copy

   Escuchar ahora: F.Auto.Digital

El Partenón cántabro cumple 100 años arropado por los vecinos de Arenas de Iguña

12 Oct 2017
260 veces
Se aprovechó el cumpleaños y la festividad para honrar también a la Guardia Civil Se aprovechó el cumpleaños y la festividad para honrar también a la Guardia Civil

Los vecinos de Arenas de Iguña festejaron este jueves el centenario de uno de sus monumentos más conocidos en todo el mundo, popularmente el Partenón cántabro y oficialmente la iglesia de San Jorge, inaugurada el 12 de octubre de 1917. Aprovechando el aniversario y la festividad, el actual Duque de Santo Mauro, Álvaro Fernández-Villaverde, el Ayuntamiento de Arenas de Iguña y la Junta Vecinal de Las Fraguas se unieron para celebrar el cumpleaños y homenajear a la Guardia Civil, muy protagonista en la reciente historia del templo, al recuperar a su Santo Patrón, San Jorge, en una operación saldada con éxito tras el robo de esa imagen. Y para más alegría, invitaron a cuantas personas quisieron a un convite que se celebró a continuación de la Santa Misa en La Casona de las Fraguas, no muy lejos de la famosa capilla y no menos conocido palacio de los Hornillos.

Un centenar de personas arroparon la doble celebración, alabando el templo y felicitando a los guardias civiles que acudieron al oficio religioso. El alcalde, Pablo Gómez, destacó la importancia y merecimiento de ese homenaje a la Guardia Civil e incidió también en la relevancia de una construcción centenaria que es un icono para el municipio y debe ser "una puerta de entrada, una llamada a cuantos desde la Autovía de la Meseta llegan a Cantabria", preguntándose muchos qué hace un templo griego en medio de la región. El problema es que desde la carretera se ve cuando ya no hay remedio ni vuelta atrás, así que habrá que promocionarlo de otra forma, aprovechando las nuevas tecnologías, como quiere el alcalde.

El Partenón fue construido en 1890 por encargo del entonces duque de Santo Mauro, Mariano Fernández de Henestrosa, sobre los restos de una ermita medieval y siguiendo las directrices que se habían utilizado para levantar la iglesia de la Madelaine de París. Aunque se trata de la iglesia parroquial de Las Fraguas tiene el aspecto de templo romano hexástilo períptero, una similitud que popularmente se asocia al Partenón. En realidad se trata de una capilla de estilo neoclásico de planta rectangular con 40 columnas de orden corintio rodeando un edificio que presenta un particular frontón triangular, cornisa de billetes y arquitrabe.

Son muchas las anécdotas que se cuentan del templo, algunas curiosidades de su larga historia, como la que apunta a que durante la Guerra Civil fue utilizado como cárcel por el bando republicano. Mucho más cerca, en 2006 tuvo lugar otro episodio muy sonado, el robo de la imagen del patrón de la iglesia, San Jorge, figura ecuestre de San Jorge alanceando un dragón, una de las pocas de este tipo que se conserva en Cantabria, caso resuelto por la Guardia Civil recuperando la imagen en un local de comercio de antigüedades en el rastro madrileño cuando estaba a punto de venderse. Una talla de principios del siglo XVIII en madera policromada muy apreciada por los feligreses. Enrique Campuzano Ruiz, doctor en Historia del Arte y director del Museo Diocesano, en un informe solicitado por aquel entonces destacaba que se trata de una talla de gran interés histórico "por cuanto la iconografía de este santo legendario es muy antigua -altomedieval-, lo cual nos indica que la advocación de la parroquia es lejana, sin duda anterior al siglo XIII". Añadía que, desde el punto de vista artístico, la talla es de corte popular, "con una composición que denota ser producción de un buen artesano" por la postura, en escorzo, del jinete, levantado sobre las espuelas.

Ese mismo año, 2006, la entonces Consejería de Cultura, Turismo y Deporte invirtió cerca de 70.000 euros en la reparación del tejado y un año después se inauguró un nuevo sistema de alumbrado monumental, elevando la inversión a los 100.000 euros. También en 2007 la Junta Vecinal de Las Fraguas se ocupaba de mejorar el entorno del templo.

Valora este artículo
(0 votos)