radio online

programas12bo copy

   Escuchar ahora: Buena Onda

Artículos por fecha: Domingo, 01 Octubre 2017

Fundinorte (antigua Greyco) espera poder poner en marcha en las próximas semanas un proyecto de futuro que situará la veterana fundición de San Felices de Buelna en la élite de las factorías europeas. El grupo empresarial Vela ha liderado una renovación total de las instalaciones que ha dado la vuelta a la antigua fábrica, con nuevos hornos de inducción, cucharas automáticas de última generación y una nueva máquina de moldes que permite duplicar su producción, innovación que ha llamado la atención de viejos y nuevos clientes. Con todos los parabienes para situarse como líderes en un mercado que domina en solitario, revalidar ese plan viable de futuro depende del cumplimiento por parte de Sodercan del compromiso que sustentó el inicio de la nueva etapa, acuerdo pari passu por el que debía aportar al proyecto las mismas cantidades adicionales que el grupo Vela para reflotar la planta, algo que de no producirse pondrá en serio peligro la continuidad de todo el plan empresarial. En caso contrario, si no se aporta una cantidad suficiente en lo que queda de año, en enero se pondrá fin al proyecto por falta de liquidez y los empresarios entregarán las llaves de la fábrica al Gobierno regional, frustrando el futuro de toda la plantilla. "Si el Gobierno de Cantabria no se implica con una inyección de circulante o con una participación económica como socio, el proyecto corre serio riesgo de morir en la orilla", dijo Luis Pérez del Castillo, director general de Fundinorte.

De momento el grupo Vela ha invertido ya 4,7 millones de euros (hipotecando para ello terrenos, maquinaria, incluso el resto de las empresas del grupo) para poder tener una fábrica pionera en el sector y pasar todos los controles de calidad necesarios para optar a grandes contratos de futuro, que ya se están poniendo sobre la mesa, demostrando que se trata de un plan viable y esperanzador para la planta de la recta de la Agüera. De hecho ya se ha recuperado un 80% de los antiguos clientes y se maneja una cartera de más de una veintena de grandes empresas con proyectos que permitirían duplicar la actual plantilla, 56 trabajadores, en un periodo de poco más de un año. Tras un año se cuenta con ofertas de más de 10 millones de euros en diferentes piezas para las más importantes empresas de  Europa, pedidos que empezarán a llegar en 2018. Sobre la mesa ahora mismo se manejan unas 80.000 piezas. Y las previsiones de futuro pasan por contratos que supondrían hacer 800.000 piezas por año hasta 2022 para un vehículo nuevo o tres pedidos de 600.000 piezas al año para un sector distinto, diversificando el mercado fuera del mundo de la automoción, mercado en el que se incluye la energía eólica.

Pero todo está pendiente de un hilo, contar con liquidez suficiente para que en enero la fábrica saque definitivamente la cabeza. Para encontrar esa solución desde el grupo Vela se pidió una reunión con Sodercan que se pudo celebrar en julio, "forzada" por el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, y el presidente regional, Miguel Ángel Revilla. En ese encuentro también estuvo Lorenzo Vidal de la Peña, que a la postre fue crucial a la hora de que no se diera por finiquitado el proyecto desde la sociedad pública. Pero las sensaciones no fueron buenas, más aún cuando en el último año desde Sodercan "no se ha visitado la planta para comprobar qué se ha hecho" con el préstamo público, algo que "asombra" a los empresarios.

"O ahora hay un compromiso real y público de Sodercan o no hay futuro para Fundinorte", aseguró Jesús Vela, presidente del grupo industrial. Según la empresa, los retrasos en los pagos de Sodercan han obligado al grupo a aportar 500.0000 euros y solicitar un crédito por una cantidad igual. Por eso basan el cumplimiento por parte de la empresa pública del compromiso adquirido en su día en una cantidad próxima al millón de euros, equiparando la última inversión del grupo en la fundición cántabra.

A la espera de que llegue ese posible compromiso y salvar el proyecto, los empresarios han firmado un nuevo crédito de otros 300.000 euros para aguantar hasta enero. "No pedimos dinero, solo que se cumplan los compromisos que se firmaron para poner en marcha el proyecto", dijo Jesús Vela, dejando un mensaje claro, "esto no está resuelto, si no hay una inyección de dinero para enero no hay futuro". Fue más allá al asegurar que los retrasos en los pagos debidos por Sodercan le han costado a la fábrica más de 300.000 euros.

Sobre la situación financiera de Fundinorte Luis Pérez del Castillo explicó que cada mes parten de salida con un gasto de 80.000 euros entre Seguridad Social y gasto energético. En el último año solo el gasto en Seguridad Social ha sido de 500.000 euros, gracias a lo cual se ha podido jubilar a cinco personas con 61 años y otros tres están en espera. Eso por una parte, por otra permite que mientras se recupera la actividad total los trabajadores no pierdan las coberturas por desempleo.

"Los trabajadores son nuestra prioridad, no hemos venido aquí para hacerles sufrir, por eso mucho del capital invertido ya se ha ido a ellos". Jesús Vela añadió en ese sentido que "nos jugamos el patrimonio familiar porque vemos un futuro viable para esta fábrica y queremos que lo entiendan desde Sodercan, que entiendan que en un año podríamos duplicar, al menos, la plantilla". Una apuesta "personal que nos ilusiona especialmente" pero que en los últimos meses ha causado muchos sinsabores. De hecho reconoció que sin el apoyo de González Linares en momentos puntuales "habría tirado la toalla". Terminó lamentando que "sería una auténtica pena que este proyecto se vaya al traste por falta de compromiso de los estamentos públicos implicados en la solución teniéndolo tan fácil como los propios empresarios han reconocido al ver nuestro plan industrial".

Publicado en Últimas noticias