Letras en el Campo de la Torre Lunes, 18 Marzo 2024 Letras en el Campo de la Torre

¿Quién fue Pero Niño?

En San Felices de Buelna se preguntan qué saben los cántabros del primer Conde de Buelna, el almirante Pero Niño, y la respuesta es inmediata, más bien poco en Cantabria y no mucho más en el valle que sustenta su título nobiliario.

El nuevo alcalde, José Antonio Cobo, tiene muy claro que hay que revertir esa situación y que llegado el momento de dar un paso al frente para potenciar tanto la torre museo de Pero Niño como la propia figura del que es uno de los grandes almirantes de la historia naval española. El objetivo es dar a conocer ese centro de interpretación de la Edad Media y de la biografía del militar español, la posibilidad de visitarlo con guías especializados y poner en valor la fortaleza militar y su entorno, el Campo de la Torre, como un activo del patrimonio turístico local.

Para ese despegue, el alcalde quiere aprovechar el 25 aniversario de la puesta en marcha del proceso de restauración de lo que eran, allá por 1999, apenas cuatro paredes mal encaradas. El anterior alcalde, José Antonio González Linares, también lo tenía entonces muy claro, había que restaurar la torre, y fue uno de sus primeros grandes proyectos hechos realidad. Dos meses después de ser elegido alcalde, el 24 de agosto de 1999, se reunía con el consejero de Cultura y Deportes, José Antonio Cagigas, para acometer la restauración de la torre, un proyecto que ya había encargado.

Un cuarto de siglo más tarde otro alcalde y otro consejero se han reunido para perfilar una nueva etapa para ese histórico edificio. Cobo se ha reunido con el consejero de Economía y Asuntos Europeos, Luis Ángel Agüeros, para abordar la posibilidad de buscar vías de financiación a través de fondos europeos para una iniciativa dirigida a resaltar los valores de una figura emblemática como la de Pero Niño, "para poner en valor la trascendencia europea de la figura del militar y marino".

Entre tanto, el equipo de gobierno municipal está preparando el terreno. "Continuando con la política de embellecimiento y puesta en valor de algunos de nuestros edificios y lugares más emblemáticos, hemos instalado letras corpóreas en las inmediaciones del Campo de la Torre con el propósito de potenciar el atractivo turístico del conjunto singular sobre el que se levanta ese edificio medieval de la Aguilera", decía el alcalde. Letras que en poco tiempo darán una imagen envejecida muy acorde con lo que se pretende desde el Ayuntamiento.

El proyecto de puesta en valor incluye la organización de "jornadas específicas con expertos reputados que resalten, con un enfoque europeo, la trayectoria de uno de los más destacados almirantes al servicio de la corona de Castilla"; un mercado medieval, previsiblemente los dos días del fin de semana que se elija, como atractivo turístico; y, "por supuesto", dijo, visitas guiadas a la Torre, "que constituye uno de nuestros símbolos de identidad y que es actualmente un centro de interpretación de las andanzas del gran militar y del medievo en Cantabria".

También explicó que para agarrarse a los fondos europeos se destacan los valores de una figura histórica que en sus singladuras recorrió diversos países del viejo continente bajo el reinado de Enrique III de Castilla. Precisamente sus acciones contra los piratas en el Mediterráneo y contra los ingleses en el Atlántico le valieron ser nombrado Conde de Buelna. El consejero le adelantó que contará con el apoyo técnico y el asesoramiento de la Subdirección de Fondos Europeos y de la Oficina de Proyectos Europeos del Ejecutivo regional.

Lo cierto es que en toda esta historia no se puede dejar de lado otra de las vertientes del destacado militar, más propia de los mejores juglares de la época, encantados, cuando se quería y podía, de relatar las frecuentes andanzas del conde por campos de batalla más reducidos y cómodos, cantares sobre el abundante y exitoso bagaje amoroso del, parece que, irresistible Pero Niño.

 

Visto 822 veces