"La Vijanera es La Vijanera, ni el primer carnaval del año ni nada, La Vijanera no necesita más calificativos" Lunes, 09 Enero 2023 "La Vijanera es La Vijanera, ni el primer carnaval del año ni nada, La Vijanera no necesita más calificativos"

La Vijanera festeja su declaración como Bien de Interés Etnográfico Inmaterial

"Estos años sin Vijanera lejos de mermarnos nos han permitido crecer aún más". Así explicaba uno de los máximos organizadores de la mascarada de Silió, César Rodríguez, lo que fue este domingo el regreso multitudinario de la fiesta, las "ganas" que organizadores, vecinos y visitantes tenían por volver a escenificar una de las celebraciones más internacional de Cantabria y, seguramente, "la que más nos identifica, una marca propia que es cultura tradicional, lo que mejor podemos exportar, que son nuestra raíces, lo que tenemos que potenciar, lo que nos diferencia", decía.

Otro motivo de orgullo en ese regreso, añadió, fue el poder blandir su categoría de Bien Inmaterial. "Es difícil explicar lo que supone tener un bien de interés cultural, monumento nacional como es nuestra iglesia románica, una de las más importantes de Cantabria, y a sus pies extender en un pequeño pueblo como éste un bien inmaterial como es La Vijanera. Un marchamo de cara al exterior que deja clara nuestra importancia".

También reconoció que fue un fin de semana de "una emoción desbordante". "Hemos pasado mucho estos años y en las horas previas todo salió a flor de piel, la lucha de este colectivo por mantenerse, el esfuerzo realizado estos años, algo que hace sentirte más sensible. Ver el sábado a los niños ya fue emocionante, volver a escuchar los campanos, ver las caras de tus amigos, vecinos, hombro con hombro, ese sentimiento de comunión perfecto entre nosotros y nuestro pueblo y la gente que vino a vernos, fue increíble".

César Rodríguez habló de los días previos, "mirando cada poco las previsiones, muy cambiantes, hasta que aparcamos todo por las ganas de disfrutar, porque que íbamos a salir eso estaba claro". Y un día que comenzó con lluvia y frío terminó despejándose hasta el punto de que algunos vijaneros pasaron calor.

"Lo mejor fue la implicación de todo el pueblo para recibir a tanta gente, abriendo fincas para aparcar, y, especialmente la entrega de los más pequeños, su implicación, fue uno de los momentos más bonitos que hemos vivido este fin de semana".

Lo peor, "detalles para mejorar, porque nuestro nivel de exigencia es muy alto", y el deseo de la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera de seguir mostrando al mundo lo que supone esa especial celebración. "Nos queda mucho trabajo, como demuestra el haber recibido muchos correos para saber si se iba a suspender por el mal tiempo, algo que ni ha sucedido ni sucederá".

"Eso y que La Vijanera es La Vijanera, ni el primer carnaval del año ni nada, La Vijanera no necesita más calificativos". Todo ello además de reivindicar que "esto no es turismo, es mucho más, hay mucho más detrás". "Seguiremos, mejoraremos y nos iremos superando, ese es nuestro objetivo". En ese sentido ahondarán en la gestión que vienen realizando en el centro de interpretación de La Vijanera, en la plaza de Santiago de Silió, y continuarán ofreciendo charlas allá donde les inviten para explicar lo que es una de las mascaradas más prestigiosa de toda Europa. En ese aspecto ya tienen nuevos embajadores. "Había que ver como los niños nos han ayudado con su nivel de inglés a atender a ingleses, americanos, alemanes, es un orgullo ver cómo les atendían y explicaban lo que es La Vijanera, cómo se lo cuentan al mundo".

Para ellos, los miembros más jóvenes de la asociación, los años de parón "lejos de desengancharles, les han enchufado aún más, de hecho el sábado salieron en tromba y nos costó pararles, prueba de las ganas que tenían, que teníamos todos de poder vivir otra vez La Vijanera".

Los serios semblantes de los pequeños dejaban clara su implicación. "Al final La Vijanera es un rito de iniciación y si algo nos diferencia es que ellos son y se sienten partícipes de esto y demuestran su grado de responsabilidad, que es máximo".

César Rodríguez terminó explicando que la edición sirvió además para "honrar la memoria de las personas que ya no están, que se han ido en los últimos tres años". "De un año para otro ya notamos las ausencias, imagínate en tres años. Ha sido un sentimiento agridulce, de diversión por la vuelta de la fiesta y de tristeza por lo que supone el momento más importante del año en el pueblo y que no lo puedas compartir con gente que te lo enseñó, que te acompañó".

"Lejos de las fotos, los videos y el postureo de nuestra sociedad, lo más importante ocurría tras las caretas. Muchos vijaneros no pudieron resistir la emoción, y eso quiere decir algo. Cada año este sentimiento es más grande y eso no es casualidad. Esa exigencia tan alta a veces nos evita disfrutarla como se merece, pero la Vijanera siempre está por encima de todo. Lo que llenó las calles de nuestro pueblo es fruto de años de trabajo y la retina almacena ya todas esas imágenes que guardaremos siempre".

 

Visto 423 veces