Francisco Lledías entre el Cristo y el cuadro Viernes, 25 Marzo 2016 Francisco Lledías entre el Cristo y el cuadro

Un vecino de Los Corrales de Buelna dona un cuadro de Victorio Macho a la iglesia

La iglesia parroquial San Vicente Mártir de Los Corrales de Buelna cuenta desde hace unos días con una nueva joya artística entre sus muros, un cuadro de Victorio Macho donado por un vecino de la localidad que ha preferido quedar en el anonimato. Así lo ha avanzado el párroco, Francisco Lledías, encantado con poder unir esa pieza a las obras de arte que completan lo que de por sí es otra joya, en este caso arquitectónica, un templo catalogado Bien de Interés Cultural por su marcado estilo montañés. Solo él sabe quién es el artífice del magnífico regalo y, cual secreto de confesión, no tiene ninguna intención de desvelar ese misterio.

El cuadro donado tiene una doble importancia para la parroquia y para el municipio. En primer lugar por ser una obra de uno de los artistas castellanos más importantes del pasado siglo, Victorio Macho. Por otro lado, por ser un estudio previo de una de las mejores y más importantes piezas escultóricas de ese mismo artista, el Cristo que se puede ver en una capilla lateral de la iglesia corraliega, paradigma de la escultura religiosa del siglo XX español. Pero también supone un reclamo para los interesados en el arte religioso, que tienen estos días una oportunidad única de poder ver ambas piezas juntas por primera vez tras abandonar el estudio del escultor palentino, a principios del siglo pasado.

Una vez recibido el cuadro la cuestión era donde exhibirlo al público. Francisco Lledías tenía claro que debía ser junto al Cristo, por formar parte de los bocetos que se hicieron para plasmar después esa obra en bronce. Pero el dibujo también invitaba a cierto pudor. Es un carboncillo del busto y extremidades de un Cristo completamente desnudo "por lo que la exposición era mejor hacerla de forma recatada para que pueda verse sin herir ninguna sensibilidad", reconocía el párroco. Y así se ha hecho. Mientras la pieza escultórica se puede ver de frente a los pasillos laterales del templo, el cuadro se expone en la misma capilla pero en uno de sus lados, con lo que hay que entrar en ella para ver la obra, justo encima de la puerta que comunica con el altar principal.

Tampoco se sabe cuánto ha tenido que desembolsar el generoso vecino por esa obra. El mismo párroco ha relatado que ese feligrés vio por Internet que se iba a subastar una obra de Victorio Macho, muy conocido en Los Corrales de Buelna por ser autor del Cristo que se expone en la iglesia. Enseguida comprobó que se trataba de un estudio previo de esa escultura religiosa y tuvo claro que iba a participar en la subasta. Lo hizo, aunque no esperaba, así lo reconoció, que el precio subiera tanto. Prácticamente estaba a punto de tirar la toalla pero decidió hacer un esfuerzo económico más y tuvo su recompensa, esa última puja cerró la subasta y pudo hacerse con el cuadro. Solo se sabe que su satisfacción por hacerse con la pieza y poder donarla a su iglesia fue tanta como la del sacerdote al recibirla. Y es que tan bueno es regalar como recibir regalos. Una costumbre, en este caso, divina.

Visto 2075 veces