radio online

programas04cv05 copy

   Escuchar ahora: A los 4 vientos

El coordinador de Ciudadanos (Cs) Valle de Buelna, Nicolás Campuzano, ha alertado sobre el hecho de que la inminente demolición del puente Ranero va a provocar el corte total del tráfico rodado y peatonal durante al menos, ha dicho, seis meses, no tres como se había anunciado, algo que, ha criticado, "va a afectar directamente a los vecinos del Barrio Penías y a los trabajadores que utilizan a diario el parking público de la zona". Por esa razón "ha exigido" que haya un compromiso de ejecución, en el que se detalle la planificación de la obra con el objetivo de reducir al máximo el tiempo de cierre del puente.

Nicolás Campuzano ha insistido en que "muchos vecinos del barrio Penías no disponen de otro medio más allá del paso peatonal para acceder a Los Corrales", por lo que la formación naranja ha presentado una instancia ante el Ayuntamiento "exigiendo" al equipo de gobierno que "asuma sus responsabilidades" y medie ante la Consejería de Obras Públicas y Urbanismo del Gobierno de Cantabria "para que se propongan alternativas", ha dicho, "como la disponibilidad de un medio de transporte que sirva de lanzadera mientras duren las obras".

"Pese a que el nuevo Puente Ranero fue un proyecto que se adjudicó con la condición de permitir su construcción sin necesidad de demoler el actual,  y evitar así la necesidad de tener que cortar la carretera al tráfico durante las obras, la improvisación y a las erráticas actuaciones en el desarrollo de las obras han acarreado esta desagradable novedad", ha subrayado el coordinador de Cs Valle de Buelna, que ha llamado la atención acerca de los 6.000 automóviles que atraviesan esa infraestructura cada día, n millar de ellos vehículos pesados.

Por último, Nicolás Campuzano se ha referido a la preocupación existente entre los usuarios de parking público abierto junto al río, donde decenas de trabajadores estacionan sus vehículos para llegar caminando a las empresas de la zona. En este sentido, ha apostado porque el Ayuntamiento "aproveche la buena relación que mantiene con Trefilerías Quijano" para habilitar como parking provisional la zona en desuso de las antiguas oficinas mientras duren las obras, "una medida a través de la que se eliminaría", en su opinión, "un punto negro de seguridad vial en la rotonda de esta empresa y aledaños".

 

El coordinador de Ciudadanos Valle de Buelna, Nicolás Campuzano, ha exigido al Gobierno de Cantabria que "dé las oportunas explicaciones acerca de por qué se han paralizado las obras de construcción del nuevo puente Ranero por parte de la Confederación Hidrográfica". Campuzano ha criticado que "después de que el consejero José María Mazón, a preguntas de Cs en el Parlamento de Cantabria, reconociera públicamente que la ejecución del PSIR de Buelna había sido desestimada y confirmara que la necesaria ronda de circunvalación no era una de sus prioridades, ahora nos encontramos con que otra obra estrella peligra en su ejecución".

Campuzano incidió en que "el valle de Buelna parece ser el campo perfecto para la improvisación del Gobierno de Cantabria", subrayando que "las erráticas actuaciones del Ejecutivo son la causa de la profunda decepción que se hace evidente entre los vecinos".

El portavoz de Cs Valle de Buelna ha mostrado su preocupación por que "al cabo de unas pocas semanas de que comenzasen los trabajos de la infraestructura las obras han sido paralizadas", algo "inaudito" dijo al asegurar que "si no fuese porque es real y sucede en nuestro Valle, parece más una actuación de Pepe Gotera y Otilio".

Insistió en que "es hora de que alguien dé explicaciones y asuma responsabilidades", puesto que, en su opinión, "gestionar lo público exige un mínimo rigor y responsabilidad". Asimismo, ha pedido "respeto y compromiso hacia los vecinos, que se merecen no sólo una explicación, sino una solución real lo antes posible, con responsables y fechas de ejecución".

Por último, Nicolás Campuzano ha apuntado que "todo esto sucede a 450 metros de lo que se puede denominar un monumento al absurdo y mala gestión como es el paso subterráneo de la Estación, en la CA170A, una construcción que, mientras alguien no lo solucione, quedará para las próximas generaciones como muestra de uno de los mayores ridículos realizados en la obra pública".

El coordinador de Ciudadanos (Cs) Valle de Buelna, Nicolás Campuzano, ha criticado la “falta de transparencia” del Ayuntamiento en relación a las obras del Puente Ranero tras anunciarse hace días el reinicio de los trabajos, “algo que no ha ocurrido”, según Campuzano, y que está generando “incertidumbre” entre los vecinos del Barrio Penías, que se enteraron “sin previo aviso” de que se iba a cortar el tráfico durante tres meses, cuando en el proyecto original “no se decía nada al respecto”.
“Es otro de los proyectos estrella de este equipo de Gobierno que ha terminado estrellado”, ha subrayado el coordinador de Cs Valle de Buelna, “al igual que los referidos al alumbrado público, el PSIR o la ronda de circunvalación”. En este sentido, ha indicado que “todo se debe a la improvisación y a las erráticas actuaciones a las que nos tiene acostumbrados este Ayuntamiento”, que “debería velar por los intereses de los vecinos”, algo que “desafortunadamente no está haciendo”.
En su opinión, “la desinformación está siendo la tónica habitual” y los vecinos “ya están cansados” de no saber cuándo se van a iniciar los trabajos del Puente Ranero ni para cuándo está prevista la finalización de esa obra, además de “qué consecuencias va a tener en su día a día”. Nicolás Campuzano ha alertado de que “muchos vecinos del Barrio Penías no disponen de otro medio más allá del paso peatonal para acceder a Los Corrales de Buelna”, por lo que ha exigido al Ayuntamiento “que informe acerca de si se va a cortar esta vía y proponga alternativas”.
Por último, Campuzano ha trasladado también la “preocupación” de los usuarios del parking público existente en el Barrio Penías, que estacionan en este punto sus vehículos para llegar caminando a las a las empresas en las que trabajan.

La UTE Obrascón Huarte Lain-Cannor Obras y Servicios Cantabria, encargada de construir en los próximos cinco meses el nuevo puente sobre el río Besaya entre Los Corrales y San Felices de Buelna, ha dado ya el primer paso obligado para empezar la ejecución de esa estructura, demoler el viejo puente del Matadero, desescombrar el cauce del río y preparar el terreno para continuar con la obra.

Entre una cosa y otra tiene poco más de una semana para levantar la pasarela peatonal provisional que permitirá a los 78 vecinos del barrio de Penías atravesar ese río en dirección al centro de Los Corrales sin dar largos rodeos. En su comparecencia ante los habitantes de ese barrio el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, apuntó al 20 de julio como fecha aproximada para abrir esa pasarela que permitirá el paso de peatones y bicicletas. Y es que es una zona muy transitada no solo por los vecinos de Penías, sino especialmente por caminantes y ciclistas que aprovechan esa ruta para dar una vuelta completa al valle. Estos días con parada obligada para ver cómo avanzaban las obras de demolición.

Entre tanto, sigue funcionando el transporte gratuito reforzado por Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna y Consejería de Obras Públicas. Mazón también explicó a los vecinos que se han reforzado las líneas de transporte de viajeros, fijando 15 frecuencias entre Penías y Los Corrales y San Felices, ida y vuelta. El Ayuntamiento de Los Corrales completa ese servicio con su vehículo particular para casos excepcionales y para otras circunstancias los vecinos pueden pedir un taxi, todo a costa del Gobierno regional.

El nuevo puente sustituirá a una estructura que se terminó de construir en agosto de 1931. Se levantará sobre el río Besaya, siguiendo el trazado actual de la carretera autonómica que une Los Corrales con San Felices, una vía que soporta a diario un tráfico intenso, en su mayoría grandes transportes con dirección a las muchas factorías que se levantan a ambos márgenes del río y que dan empleo a más de un millar de trabajadores. Los cálculos hablan de unos 6.000 vehículos por día, de los cuales cerca de un millar son grandes transportes (un 16%).

Las aceras que incluye darán seguridad a las muchas personas que a diario pasan caminando o en bicicleta por él, personas que se han estado jugando la vida en los últimos años en un puente que apenas daba para que se cruzaran dos vehículos. Tendrá una longitud real de unos 300 metros, entre los accesos a la planta Nissan Cantabria y la parada de autobús de la recta de la Agüera, que se desplazará hacia el norte. El entorno tendrá una nueva señalización horizontal y vertical y se repondrán los cierres de las parcelas que resulten afectadas por las obras.

El Gobierno de Cantabria construirá una pasarela peatonal provisional durante la ejecución de las obras del nuevo puente sobre el Río Besaya tal y como ha anunciado esta tarde a los vecinos de Los Corrales de Buelna y San Felices de Buelna el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón.

En el encuentro, abierto a todos los vecinos, celebrado esta tarde en el Centro Social La Rasilla, Mazón ha explicado que su departamento construirá una pasarela peatonal provisional, junto al puente actual aguas arriba, que estará dispuesta mientras duren las obras y el puente Ranero sea demolido, algo que comenzará a llevarse a cabo a partir de este lunes, día 2 de julio.

Tal y como ha explicado Mazón, la pasarela ya se ha comenzado a replantear y a trabajar en los desbroces y se ha alcanzado un acuerdo con la Confederación Hidrográfica. Si los trabajos siguen su curso normal, la pasarela estaría operativa en tres semanas, hacia el 20 de julio, tras colocarse las bases y llevar a cabo el montaje de la misma.

En esas tres semanas se reforzarán, según ha explicado el consejero, las frecuencias de autobuses, que pararán en el Barrio de Penías, que es el que presenta más movimiento de vecinos a Los Corrales de Buelna. Para ello, además, tal y como ha explicado José María Mazón, su departamento se hará cargo del coste extra del transporte, que será gratuito para los vecinos, para lo que se ha llegado a un acuerdo con la empresa concesionaria de la línea.

Desde este mismo lunes, se reforzará especialmente el transporte en días laborales, con 15 frecuencias diarias desde 7:00 horas; los sábados, cinco frecuencias al día y los domingos, cuatro. El trayecto tiene una duración de 7 minutos.

Además, el consejero de Obras Públicas ha explicado a los vecinos que se tratará de acortar al máximo el plazo de ejecución de la obra, de 5 meses.

De esta forma, tal y como el consejero ha trasladado a los vecinos, el Gobierno de Cantabria trata de garantizar que los habitantes de San Felices y Los Corrales de Buelna cuenten con conexión peatonal segura y adecuada y no se vea afectada su vida cotidiana.

Por espacio de una hora, José María Mazón ha respondido a las cuestiones planteadas por los vecinos y ha explicado los detalles del proyecto y de todas las medidas alternativas dispuestas por su departamento mientras dure la obra.

Esta reunión es la segunda en la que la Consejería convoca para escuchar sus necesidades y sugerencias. En ellas han estado también presentes la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, y el regidor de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares.

La portavoz municipal del PP en Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio, ha mostrado su satisfacción por el compromiso del Gobierno de Cantabria de acometer la construcción del nuevo puente Ranero, aunque ha lamentado que dicho compromiso "llegue tarde". "Tenemos que conformarnos con que la obra se haga, esperemos, el próximo año, aunque ya estaba incluida desde 2014 en el Plan de Carreteras para que se llevara a cabo entre los años 2015 y 2016".

En su intervención recordó que en el ejercicio 2015 se aprobó el proyecto presupuestado en 1.838.723 euros, cantidad que debería haberse consignado en el Presupuesto del Gobierno de Cantabria para 2016. "¿Cuál ha sido la realidad? Pues que hemos tenido que hacer presión desde nuestros grupos municipal y parlamentario, ya que el Gobierno de Cantabria se había olvidado de esta obra".

Incidió en que a principios de este año, el equipo de gobierno de socialistas y regionalistas de Los Corrales de Buelna rechazó una propuesta del Partido Popular para solicitar a la Consejería de Obras Públicas que habilitase la partida económica necesaria para acometer la construcción del puente Ranero en los presupuestos para 2016 "ya que inexplicablemente, y a pesar de estar incluida en el Plan de Carreteras para ejecutar entre 2015 y 2016, si bien en 2015 se aprobó el proyecto en 2016 el gobierno regional dejó fuera del presupuesto la partida necesaria para cumplir el plazo".

"Si el actual Gobierno de Cantabria hubiera seguido el cronograma marcado por el anterior ejecutivo regional, el puente Ranero estaría ya casi terminado, y el resto del proyecto de ronda de circunvalación se ejecutaría de forma integral entre 2017 y 2019, tal y como recoge el vigente Plan de Carreteras", afirmó.

En opinión de Mercedes Toribio, la actuación realizada por los socialistas y regionalistas de Los Corrales de Buelna respecto a la construcción de ese puente "evidencia su absoluta despreocupación de los intereses del municipio".

El grupo popular en el Ayuntamiento de los Corrales de Buelna ha mostrado su "profunda preocupación" ante la situación de paro en las obras de ejecución del nuevo puente Ranero. Una "parálisis", dicen desde el PP, que se une a la "ausencia de información al respecto" que para los populares "evidencia la lamentable gestión" del Gobierno de Cantabria, y "en definitiva el desinterés" de socialistas y regionalistas por esa infraestructura.

"Nos tememos que, como en ocasiones precedentes, la obra haya sido paralizada ante algún incumplimiento normativo por parte del Gobierno, aunque dada la opacidad de la Consejería, desconocemos tal extremo, aseguran, añadiendo que "por todo ello, exigimos al Gobierno de Cantabria que ponga interés por esa infraestructura, y que reinicie de inmediato la ejecución del puente Ranero". Además, "exigen" que se lleve a cabo, también con la "mayor premura posible", los trámites necesarios para ampliar la zona industrial del valle y ejecutar la "tan necesaria y demandada" ronda de circunvalación".

El PP recuerda en su nota de prensa que el Plan de Carreteras aprobado por el Parlamento de Cantabria en el año 2014 preveía la construcción del nuevo puente entre los años 2015 y 2016. En el ejercicio 2015 el Ejecutivo regional del PP aprobó el proyecto, presupuestado en 1.838.723 euros, cantidad que debería haberse consignado en el Presupuesto del Gobierno de Cantabria para 2016.

Sin embargo dicha obra se dejó fuera del presupuesto regional, "a pesar de ser fundamental su realización sobre todo por temas de seguridad", dice el PP. Por esa razón en su momento el grupo parlamentario popular solicitó en sesión plenaria, vía enmienda, requerir a la Consejería de Obras Públicas y Vivienda a que procediese a habilitar la partida económica necesaria para acometer la construcción de esa infraestructura. Sin embargo dicha enmienda fue rechazada por socialistas y regionalistas vinculándolo a la ronda de circunvalación.

El PP afirma que "por desgracia, tal y como es de todos conocido, el Gobierno de Cantabria ha anunciado que desiste del proyecto de ronda tal como estaba concebido, y ha iniciado la ejecución del puente, que sin embargo lleva ya varios meses paralizado sin que se haya ofrecido explicación alguna al respecto".

Por tal motivo, el grupo municipal popular "lamenta, una vez más, la nefasta gestión del Gobierno regional para con los intereses de los corraliegos".

Falta de mantenimiento en las calles

También ha habido crítica para el gobierno local. El concejal del PP, Alfredo Casanova, la lamentado la "dejadez y abandono" en el mantenimiento de diversas calles del municipio "tras recibir quejas de vecinos y comprobar su lamentable estado".

Casanova señaló que en la última reunión de la Comisión de Obras y Urbanismo el equipo de gobierno "informó del gran trabajo que dicen estar haciendo en cuanto al asfaltado de las calles de nuestro municipio, afirmación que no puede sostener nadie que haya pisado nuestras calles".

Según el concejal del PP "lo que es cierto es que solo hace falta darse un paseo por el pueblo para comprobar la cantidad de baldosas levantadas que se encuentran los vecinos cada vez que salen a la calle, o la cantidad de baches y socavones que encontramos en calles y carreteras".

Casanova puso algunos ejemplos como el estado de la plaza del Conde Mansilla, junto a la estatua de Corocota, "donde faltan cantidad de losas y hay baches frente a la calle Altamira que impiden el paso de los vecinos". Habló de "cantidad de socavones que encontramos por las carreteras de nuestro municipio como los que hay en la Avenida de Cantabria o el lamentable estado en el que se encuentran aceras y carreteras de la calle Juan XXIII, muy criticadas por los vecinos por la total falta de mantenimiento".

Casanova afirmó que el equipo de gobierno PSOE-PRC "presume de sus grandes obras que llevan un gran periodo de demora y no vemos que finalicen, caso del puente Ranero, cuya parálisis ya hemos denunciado varias veces, o las que se están realizando en el complejo deportivo, y que también nos han llevado a reiterar en varias ocasiones que llevan un ritmo muy bajo de ejecución cuando no directamente están paralizadas".

"Por todo ello desde el grupo Popular pedimos al equipo de gobierno que se dé un paseo por el municipio y que den solución a estos problemas que nos demandan los vecinos, que se pongan las pilas y agilicen de una vez las obras para poder dar respuesta a los vecinos, que además son contribuyentes y no están viendo que sus impuestos se estén destinando siquiera a lo más básico, como es mantener las calles en un estado aceptable", concluyó.

El puente del Matadero, en Los Corrales de Buelna, no ha llegado a cumplir 87 años de existencia. Este miércoles sucumbió al trabajo de maquinaria pesada y ante la necesidad de levantar una nueva estructura que de salida al intenso tráfico pesado que soporta el valle a ambos lados del río Besaya, además de suponer la primera piedra de la futura ronda de circunvalación. Primero se retiró el asfalto, después las barandillas y el resto fue picar por ambos lados del puente para que fueran cayendo las plataformas que sustentaban los pilares, los últimos en ser retirados.

La demolición ha puesto en marcha el cronómetro: cinco meses para levantar una pasarela peatonal provisional y construir el nuevo viaducto, una cuenta atrás que terminará el 30 de noviembre, fecha en la que se espera poder abrir ya ese nuevo paso, más amplio, más seguro, más cómodo.

Contrariamente a lo que suele suceder con las obras, la actuación está marcada por fechas concretas: cierre de la carretera, 2 de julio; demolición, 4 de julio; apertura de la pasarela, 20 de julio; nuevo puente, 30 de noviembre. Un plazo de cinco meses para todo que en la Consejería de Obras Públicas y Vivienda esperan que se pueda reducir, como reconoció el propio José María Mazón ante los vecinos del barrio de Penías, mirador excepcional hacia las obras.

Cinco meses también para soñar con un casco urbano de Los Corrales de Buelna más amable. En el Ayuntamiento están convencidos que ese puente y la posterior ronda de circunvalación no solo sacará del centro el tráfico pesado, sino buena parte del tráfico habitual, permitiendo diseñar más calles peatonales, más zonas verdes y de paseo. Así lo ha asegurado el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa, defensor a ultranza de la nueva estructura viaria desde hace 20 años, cuando por primera vez el PRC planteó la necesidad de construir una ronda de circunvalación, como recordó esta semana.

Cinco meses para cerrar los trámites que permitirán modernizar otro puente, ahora paso obligado en una de las variantes abiertas para salvar el cierre de la carretera entre Los Corrales de Buelna y San Felices de Buelna, entre la Avenida Quijano y la recta de la Agüera. Un puente, el de San Andrés, con cien años de historia para el que se ha diseñado un proyecto de poco más de 50.000 euros para reforzarlo y ampliarlo.

Lo cierto es que nunca ha soportado tanto trasiego de vehículos como ahora, un tráfico duplicado al menos que se nota en el barrio y en la conocida como M30, muy transitada también por ciclistas y peatones, de ahí el sobre nombre de la Ruta del Colesterol.

Cinco meses para que los estudiosos se pongan de acuerdo sobre el nombre real del puente ya derribado, con la esperanza de que el nuevo siga manteniendo la denominación histórica. Tan histórica que se pierde en el tiempo. ¿Es puente Ranero o Renero? Ha sido Ranero en los últimos años, hasta que los buceos por documentos antiguos han abierto la puerta a las dudas y ahora apuntan a puente Renero. A pesar de que el puente es conocido como del Matadero o Ranero, en todas las actas municipales del siglo XIX hay apenas unas cinco o seis referencias al nombre del puente y en ningún momento se habla de puente Ranero, sino de puente Renero, según un historiador local, José Francisco López Mora. Hasta la Corporación de Los Corrales de Buelna ha debatido sobre ese tema. Un debate que ahora está en la calle.

Ajenos a esas disquisiciones, en la UTE Obrascón Huarte Lain-Cannor Obras y Servicios Cantabria miran el reloj y el calendario. Se hicieron con la obra con un plazo de ejecución de 12 meses y los cambios en el proyecto han reducido a menos de la mitad ese plazo. Incluso el precio fue a la baja. La obra salió por dos millones de euros y se adjudicó en 1,5 millones.

El nuevo puente sustituirá a una estructura que se terminó de construir en agosto de 1931. Se levantará sobre el río Besaya, siguiendo el trazado actual de la carretera autonómica que une Los Corrales con San Felices, una vía que soporta a diario un tráfico intenso, en su mayoría grandes transportes con dirección a las muchas factorías que se levantan a ambos márgenes del río y que dan empleo a más de un millar de trabajadores. Los cálculos hablan de unos 6.000 vehículos por día, de los cuales cerca de un millar son grandes transportes (un 16%). Las aceras que incluye darán seguridad a las muchas personas que a diario pasan caminando o en bicicleta por él, personas que se han estado jugando la vida en los últimos años en un puente que apenas daba para que se cruzaran dos vehículos. Tendrá una longitud real de unos 300 metros, entre los accesos a la planta Nissan Cantabria y la parada de autobús de la recta de la Agüera, que se desplazará hacia el norte. El entorno tendrá una nueva señalización horizontal y vertical y se repondrán los cierres de las parcelas que resulten afectadas por las obras.

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda estudia dar una solución a la paralización de las obras del nuevo puente Ranero sobre el río Besaya en Los Corrales de Buelna, ordenada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico. Aunque aún no se ha dado con una respuesta técnica definitiva, lo cierto es que el consejero, José María Mazón, ha reconocido que la situación planteada por el organismo estatal obliga a cambiar el proceso constructivo tal y como se había planteado.

El consejero afirmó estar "preocupado" y avanzó que "se estudia una solución pronta para no eternizar la obra". "Ahora mismo no sabemos aún cuál será el remedio definitivo pero sí tenemos claro que no podemos continuar con el proceso constructivo tal y cómo lo habíamos planteado hasta el momento".

Explicó que las exigencias actuales de la Confederación Hidrográfica impiden trabajar en esta época del año, lo que evita continuar con la ejecución de un proyecto que también ha tenido que retroceder en algunos puntos, como una escollera que se había levantado en el margen derecho del río y que ya se ha retirado. "Estamos buscando soluciones porque evidentemente no se puede seguir así", dijo Mazón.

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda adjudicó en junio de este año a la UTE Obrascón Huarte Lain-Cannor Obras y Servicios Cantabria la construcción del nuevo puente Ranero de Los Corrales de Buelna, una obra esperada en el valle que se firmó con un presupuesto de 1.472.401 euros y un plazo de ejecución de un año.

La pasarela sobre el río Besaya que sustituirá provisionalmente al puente Renero en Los Corrales de Buelna se abrirá definitivamente a los paseantes el miércoles a las ocho de la mañana. Antes se instalará el último tramo de plataforma que resta, el más próximo al barrio de Penías y a ras de la actual carretera, y se acometerá una rampa con la menor pendiente posible al otro lado del río, donde el inicio de la plataforma se levanta unos dos metros sobre la carretera, muy próximo al acceso a la planta Nissan Cantabria. Así lo adelantó el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, en su enésima visita a la zona, una visita que tenía la esperanza de aprovecharse para estrenar esa pasarela. Varios "imprevistos" han retrasado su puesta en servicio, reconoció al explicar que, principalmente, se han debido a los días de fuertes lluvias y a las complicaciones generadas al tener que compatibilizar las obras de la pasarela con las del futuro puente, éstas últimas marcadas por un calendario impuesto por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que tiene marcado en rojo como último día el 30 de noviembre, menos ya de cuatro meses.

Mientras el consejero explicaba estas cuestiones, al otro lado del río una decena de vecinos del barrio de Penías pedían explicaciones sobre el retraso en las obras, recordando que desde que hace dos semanas se derribó el puente Renero no tienen forma de acceder andando al centro de Los Corrales de Buelna si no es dando un rodeo de al menos cinco kilómetros. Quedó claro que la paciencia que han tenido hasta el momento no da ya para mucho más. Exigían una fecha concreta para la apertura de la pasarela y el consejero la puso sobre la mesa, día y hora: miércoles 8 de agosto a las ocho de la mañana.

Estará abierta hasta que se pueda utilizar el futuro puente siempre que no se tuerza el verano y los inicios del otoño. No se esperan grandes crecidas o capítulos de lluvias muy intensas pero por si acaso los ayuntamientos del valle se han coordinado con la Consejería y la empresa adjudicataria de las obras para tomar medidas de precaución en caso de que el río Besaya baje con demasiada fuerza. Si en ese tiempo tuviera lugar algún fenómeno meteorológico especialmente adverso que provoque un incremento muy fuerte del nivel del agua la Policía Local de Los Corrales de Buelna advertirá a los usuarios de esa pasarela sobre la imposibilidad de utilizarla. Es una construcción muy segura, pero desde las administraciones creen que más vale prevenir que curar, según reconocían los políticos que acompañaron al consejero.

Entre ellos estuvieron los alcaldes de Los Corrales, Josefina González, y de San Felices, José Antonio González Linares. Los dos agradecieron y destacaron el compromiso del consejero Mazón con la instalación de la pasarela para los vecinos y la construcción del puente para el valle. Una obra adjudicada en un millón y medio de euros que marcará el inicio de la futura ronda de circunvalación del valle de Buelna, algo que no dejan de recordar los alcaldes, escoltados ayer por buena parte de sus equipos de gobierno.

Mientras, los vecinos esperan. Lo hacen a sabiendas que poco más pueden hacer sobre la pasarela y reconociendo también que las líneas de autobuses para acceder al centro de Los Corrales de Buelna están funcionando bien, cada hora. Pero también  han recordado que hace dos semanas pidieron por escrito al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna información sobre los teléfonos a los que tenían que llamar para concretar un traslado excepcional, sin recibir respuesta, decían, hasta el momento.

La pasarela peatonal que conectará el barrio de Penías con el centro de Los Corrales de Buelna entrará en servicio el lunes 6 de agosto a las 12.30 horas. Una estructura metálica y provisional sobre el río Besaya que ya se está terminando de construir muy próxima al lugar que hasta hace unos días ocupó el puente Renero, demolido para levantar un nuevo viaducto que mejore las comunicaciones por tráfico entre las dos zonas industriales que se levantan a ambos lados del río, así como los municipios de Los Corrales y San Felices de Buelna.

La destrucción de ese puente dejó a los 78 vecinos del barrio de Penías sin comunicación directa con el casco urbano. Un paseo que antes era de unos 500 metros andando pasó a un mínimo de cinco kilómetros, por lo que reclamaron una solución. El propio consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, reconoció su queja y puso en marcha los mecanismos necesarios para levantar una pasarela que él mismo estrenará el próximo lunes, junto a los alcaldes de los dos municipios del valle, Josefina González y José Antonio González Linares.

Lo cierto es que el calendario marcado para las obras fijó la fecha de inauguración el 20 de julio. No pudo ser y ese mismo día el consejero volvió a Los Corrales de Buelna para asegurar que a principios de agosto entraría en servicio la pasarela.

Desde el pasado martes las obras han acelerado considerablemente. Primero fueron los andamiajes de los tres tramos de la pasarela. El jueves se levantó una de las torres de sustentación y el viernes la segunda, momento en el que comenzó la instalación de los tramos de pasarela, todo para que el lunes se pueda inaugurar con todas las garantías.

El consejero de Obras Públicas y Vivienda reconoció en su visita a la zona que el mal tiempo había marcado el desarrollo de las obras, provocando un retraso se espera no lastre el discurrir de la construcción de un puente definitivo que tendrá que estar abierto al tráfico el 30 de noviembre. Afirmó que "la consejería y la empresa estemos haciendo un esfuerzo importante para acortar los plazos "al máximo posible" y pidió paciencia a los vecinos durante la construcción de una "gran obra" para ambos ayuntamientos "que solucionará el problema de seguridad que presentaba la antigua infraestructura", en relación al puente Renero.

Nuevo puente

Los técnicos explicaron que para que la nueva infraestructura pueda contar con totales garantía de seguridad se está llevando a cabo la sustitución del antiguo puente por uno nuevo de 60 metros de longitud y dos carriles con una anchura de 3,25 metros cada uno, plataforma que incluye también dos aceras de más de dos metros a cada lado.

En total, serán 12 metros de calzada para agilizar el tránsito en un punto que sufre a diario un tráfico muy elevado, donde se incluyen un alto número de vehículos pesados debido a la conexión con los polígonos industriales de Barros y de la recta de La Agüera. 

El proyecto también incluye nueva señalización vertical y horizontal de la carretera, reponiéndose todos los cierres de aquellas parcelas que se hayan visto afectadas por las obras.

Vídeo del montaje del primer tramo de la pasarela peatonal

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna gestionará en los próximos días una solución para evitar que los vecinos del barrio de Penías queden aislados cuando la semana que viene se derribe el puente del Matadero, su conexión directa con el centro del pueblo. La alcaldesa, Josefina González, se reunió con los vecinos concentrados frente a la Casa Consistorial para explicar que se habilitará un microbús para aquellas personas mayores, sin vehículo o con movilidad reducida que precisen trasladarse al casco urbano. Además, para citas específicas como las del médico, se podrá solicitar el transporte y el conductor del propio Ayuntamiento, pidiéndolo con un día de antelación.

La alcaldesa explicó además que ya se han mantenido encuentros con los servicios de emergencia o la Guardia Civil para estudiar vías alternativas que permitan una respuesta lo más rápida posible en caso de necesidad.

En cuanto a otra de las peticiones vecinales, la posibilidad de levantar una pasarela provisional como las empleadas por el ejército, Josefina González aclaró que no es competencia del Ayuntamiento pero que han trasladado esa petición al Gobierno regional.

Para ofrecer las explicaciones pertinentes sobre la demolición del viejo puente y el proyecto de construcción del nuevo paso la cita será el lunes 25 a la una del mediodía en el centro social La Rasilla, donde comparecerá el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, y técnicos de su departamento para responder a cualquier duda que planteen los vecinos, invitados a que acudan a esa cita.

«Para responder a las dudas técnicas sobre el proyecto está la Consejería de Obras Públicas, para facilitar la calidad de vida de nuestros vecinos estamos nosotros, y eso es lo que hemos estado haciendo hasta ahora», dijo la alcaldesa. Añadió que «a partir de las soluciones que hemos planteado ya iremos estudiando posibles inconvenientes que vayan surgiendo para dar la respuesta posible en cada caso».

Tras reunirse el jueves en la entrada del barrio, los vecinos se concentraron a primera hora de la mañana del viernes en el Ayuntamiento, preocupados por la demolición del puente Renero el próximo miércoles. ‘Queremos soluciones, no demoliciones’, rezaba una de las pancartas que esgrimieron bajo el despacho de la Alcaldía. En la otra se podía leer ‘Tirados igual que el puente’.

Un grupo de vecinos registraron un escrito dirigido a la Alcaldía y varios se reunieron con la alcaldesa en su despacho. También estuvieron el primer teniente de alcalde, Luis Ignacio Argumosa, o el concejal de Deportes y Festejos, Javier Conde. Tras una hora de reunión, Josefina González trasladó a todos los concentrados las soluciones propuestas por el Ayuntamiento.

En cualquier caso dejó claro que serán los técnicos quienes den explicaciones sobre método y plazos de ejecución pero adelantó que no se podrá retrasar el inicio de la obra como han pedido algunos vecinos.

Corte el 27 de junio

La construcción de un nuevo puente sobre el río Besaya tendrá como principal consecuencia el corte de la carretera durante cinco meses, del 27 de junio al 30 de noviembre. El paso quedará totalmente cerrado, tanto para el tráfico rodado como para el peatonal.

El consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, recorrió durante la mañana de este miércoles el entorno de las obras de construcción de un nuevo puente sobre el río Besaya en Los Corrales de Buelna, junto al barrio de Penías. Lo hizo para estudiar con los técnicos de la consejería y de las empresas adjudicatarias del proyecto una solución que evite el aislamiento de los habitantes de ese barrio, que tienen en el puente que se pretende demoler y sustituir por uno nuevo la vía de conexión directa con el centro del pueblo. El consejero no quiso adelantar posibles soluciones pero sí apuntó que "se han iniciado contactos con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico al más alto nivel". Lo cierto es que ya se maneja con fuerza la posibilidad, cada vez más real, de instalar una pasarela provisional que permita a los vecinos del barrio cruzar el río andando mientras duran las obras de construcción de la nueva estructura, obras que se alargarán hasta el próximo invierno. Dos cuestiones marcarán esa decisión. La primera el permiso de la Confederación Hidrográfica, que habría que agilizar porque de lo contrario suele tardar meses. La segunda, encontrar el lugar idóneo para la instalación de esa pasarela. En cualquier caso las márgenes del río aguas arriba y abajo cuentan con caminos paralelos que facilitarían esa tarea.

El alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, lo solicitó expresamente en la reunión mantenida esta semana con los vecinos, con el beneplácito también de la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González. Incluso el consejero reconoció en esa reunión que se habían mantenido contactos con el Ejército para saber su disponibilidad. Pero esa opción se ha descartado, así que se trabaja en la colocación de una pasarela que se ceñiría al paso de peatones o vehículos de dos ruedas como mucho.

Entre tanto los vecinos, algo más tranquilos, siguen expectantes ante lo que será la solución definitiva. Siguen optando por mantener abierto el puente actual mientras se ejecutan las obras pero, ante el hecho de que parece difícil que eso pueda ser posible con la intención de acabar las obras durante este verano, se conforman al menos con una pasarela que les permita trasladarse a pie hasta el casco urbano de Los Corrales de Buelna.

José María Mazón ya adelantó parte de estas circunstancias ante un centenar de vecinos del barrio de Penías el pasado lunes. En esa reunión se comprometió a estudiar de manera urgente la posibilidad de modificar las obras de construcción del nuevo puente, en cualquier caso antes de la demolición del actual viaducto, derribo que puso en pie de guerra a los habitantes de ese barrio la semana pasada.

De cualquier forma, Mazón también avanzó que se pondrá a disposición de los vecinos una línea de transporte público gratuita que, en caso de cortar el tráfico directo con el casco urbano, garantice el traslado de los habitantes de ese barrio al centro del pueblo, ya sea para hacer la compra, para ir a trabajar o al médico.

El consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, confirmó este viernes en Los Corrales de Buelna que la pasarela que salvará el río Besaya a la altura del barrio de Penías entrará en vigor el último día de julio o el primero de agosto. Una estructura metálica y provisional que permitirá a los vecinos de ese barrio y los usuarios de esa vía acceder al centro de Los Corrales de Buelna de una forma directa mientras se ejecutan las obras de construcción del nuevo puente de Ranero.

En cuanto al desarrollo de las obras, Mazón ha señalado que “avanzan a buen ritmo” a pesar los problemas que han ido surgiendo y los pequeños retrasos respecto al plan inicial debido a las intensas lluvias de los últimos días.

El consejero ha reiterado el “gran esfuerzo” de todas las partes implicadas para acortar los plazos “al máximo posible” y ha pedido paciencia a los vecinos durante la construcción de una “gran obra” para ambos ayuntamientos que solucionará el problema de seguridad que presentaba la antigua infraestructura.

José María Mazón ha estado acompañado en la visita por los alcaldes de Los Corrales de Buelna, Josefina González, y de San Felices, José Antonio González Linares; el director general de Obras Públicas, José Luis Gochicoa; así como concejales de ambos ayuntamientos y técnicos e ingenieros de las empresas que están desarrollando los trabajos.

Nuevo puente

Los técnicos explicaron que para que la nueva infraestructura pueda contar con totales garantía de seguridad se está llevando a cabo la sustitución del antiguo puente por uno nuevo de 60 metros de longitud y dos carriles con una anchura de 3,25 metros cada uno, plataforma que incluye también dos aceras de más de dos metros a cada lado.

En total, serán 12 metros de calzada para agilizar el tránsito en un punto que sufre a diario un tráfico muy elevado, donde se incluyen un alto número de vehículos pesados debido a la conexión con los polígonos industriales de Barros y de la recta de La Agüera. 

El proyecto también incluye nueva señalización vertical y horizontal de la carretera, reponiéndose todos los cierres de aquellas parcelas que se hayan visto afectadas por las obras.

El consejero de Obras Públicas, José María Mazón, ha adelantado al alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, que la intención de la Consejería es afrontar la ejecución del proyecto de mejora del puente Ranero que comunica con Los Corrales de Buelna el año próximo.

Mazón explicó que el proyecto ya se encuentra redactado por parte de la Dirección General de Obras Públicas, y que la obra la afrontaría en su totalidad el Gobierno de Cantabria, con una inversión prevista de 1,5 millones de euros.

Compartió con el alcalde la opinión de que el actual es "un puente muy peligroso", con una antigüedad de más de cien años.

Para González Linares esa infraestructura "soporta mucho tráfico pesado que afecta a las múltiples empresas asentadas en esa zona", que espera también la ejecución de la ronda de circunvalación del valle. "A la espera de la ronda, la obra de mejora del puente es esencial para las empresas y los vecinos", dijo el regidor.

El alcalde también recordó que la reforma de esa estructura ya se proyectó hace ocho años, también con Mazón como consejero.

Además, aprovechó la visita para presentar ante el consejero de Obras Públicas y Vivienda el proyecto de construcción de un tanatorio municipal, una vez que el pasado mes de agosto ambas partes firmaron un acuerdo  de colaboración mediante el cual la Consejería cedió gratuitamente al Ayuntamiento una parcela de 6.389 metros cuadrados que irá destinada a la construcción de esta instalación.

En este sentido, Mazón ha avanzado la intención de su departamento de incluir la ejecución de este proyecto, que supondría una inversión de 400.000 euros, dentro de las peticiones municipales para que pueda ser ejecutado a lo largo de la presente legislatura.

La parcela, propiedad del Gobierno de Cantabria, está calificada en el Plan General de Ordenación Urbana como de dotación pública para equipamiento municipal. El terreno se encuentra colindante con la carretera autonómica CA-170, Los Corrales de Buelna-Puente Viesgo. Además, la extensión de su superficie ofrece la posibilidad de ejecutar, junto con el tanatorio, una amplia zona de aparcamiento público.

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda ha aplazado la demolición del puente del Matadero en Los Corrales de Buelna a la espera de una decisión definitiva sobre el método de construcción del futuro viaducto, evitando el perjuicio que suponía para el centenar de vecinos del barrio de Penías cerrar su conexión directa con el centro del pueblo. El consejero, José María Mazón, ya avanzó en su comparecencia del lunes ante los habitantes del barrio que los técnicos de su departamento y de las empresas adjudicatarias del proyecto están estudiando la posible modificación de las obras de construcción de un nuevo puente sobre el río Besaya entre Los Corrales y San Felices de Buelna y que esa decisión llegará en todo caso, dijo, antes de la demolición del actual viaducto, que estaba prevista a partir de este miércoles.

Al conocer la noticia los vecinos mostraron su satisfacción, valorando positivamente la decisión de la consejería "y la esperanza que con ello nos transmite de que finalmente sean tenidas en cuenta nuestras demandas". Incidieron en que "las condiciones en que se nos dejaba con el corte del acceso peatonal al pueblo eran francamente preocupantes, y la sensación de abandono desesperante". Destacaron "de manera especial el cumplimiento de la palabra dada por el señor consejero para atender nuestra solicitud y esperamos que acabe de manera satisfactoria para todos la obra del puente". Los vecinos señalaron para finalizar que "ponen toda su esperanza en que esa decisión evite tener que seguir tomando medidas de protesta", opciones, dijeron, que "solo se mantendrán en caso imprescindible, porque estamos dispuestos a ir donde haga falta en defensa de nuestros derechos".

Un respiro general que también comparte el comercio del valle. Antes de conocerse la noticia del aplazamiento de la obra la Asociación de Comerciantes y Empresarios del Valle de Buelna había sido clara al hablar del derribo del puente, asegurando que "va a suponer un gran perjuicio para el comercio". En una nota dirigida a todos los comerciantes, la directiva de la asociación afirmaba que los vecinos de San Felices de Buelna y la zona este de Los Corrales que tengan que utilizar la CA-170, variante del polígono de Barros, "encontrarán tan alejadas nuestras propuestas comerciales que en gran número continuarán por la autovía dirección Torrelavega o Santander para efectuar sus compras".

Terminaba afirmando que "tener cortado ese vial, tan importante para la vida del municipio, durante cinco meses es una barbaridad, sobre todo porque se debería haber dado antes una solución que aminorara, al menos, este problema que se nos avecina".

Los vecinos también fueron claros en la reunión con el consejero el lunes, quieren el nuevo puente pero que se construya sin tirar el actual, para mantener su conexión con el casco urbano. En su defecto, han propuesta una alternativa con la que están de acuerdo los alcaldes y el propio comercio, una pasarela provisional que permita poder hacer el trayecto a pie sin tener que dar un rodeo de unos cuatro kilómetros en el mejor de los casos.

Página 1 de 2