radio online

programas01fa copy

   Escuchar ahora: F.Auto.Digital

El esqueleto de la piscina climatizada de Los Corrales de Buelna está mostrando un panorama de deterioro que ni los técnicos que están desmantelando ese edificio se esperaban. Con apenas 14 años de vida la madera está completamente podrida, los clavos se pulverizan al tocarlos y la estructura se viene abajo cada vez que se retira un amarre. Van con cuidado, porque ya se han caído algunas vigas y el techo presenta huecos que hacen temerse lo peor. La información de los técnicos ha llevado al equipo de gobierno a acercarse a comprobar el estado de las obras que está acometiendo Siec. No quieren más sorpresas y la alcaldesa, Josefina González, ha anunciado que desde el Ayuntamiento se hará un "seguimiento exhaustivo" de las obras que se están realizando, comprobando el estado que presentan los materiales y el desarrollo del desmontaje de toda la cubierta. "Se ha pedido a cuantos participan en el proceso de reconstrucción que detallen cada paso pormenorizadamente para saber en qué situación está la estructura", dijo. De momento lo que se ha hecho por los servicios técnicos es un informe sobre cómo estaba el edificio antes de comenzar las obras, del que dará fe la secretaria municipal. Luego, se ha encargado de nuevo a la Universidad Politécnica de Madrid que redacte otro informe de situación, como ya hizo en diciembre de 2015, cuando tuvo que cerrarse las instalaciones. Para ello ya se han separado algunas de las piezas extraídas en el desmontaje

María Bustamante y Luis Ignacio Argumosa, concejal de Obras e Infraestructuras, han coincidido en que las advertencias de los informes técnicos sobre el riesgo de colapso de la instalación "saltan ahora a la vista".

La alcaldesa recordó en ese sentido que el Ayuntamiento ha pedido responsabilidades al redactor del proyecto y se espera poder llegar a un acuerdo. En caso contrario será la Justicia la que determine esas responsabilidades.

En cuanto al cierre de la instalación, Argumosa ha incidido que "en su momento cerramos la piscina no por capricho, sino porque los informes dejaron claro que había que sustituir la cubierta al no tener reparación y porque se podía producir un colapso de la estructura, con lo que tomamos la decisión pensando en trabajadores y usuarios, no hemos tenido en cuenta otra cosa sino su seguridad".

Afirmó en que "los informes concretaban la causa de los daños en un doble origen, la incorrecta elección de la cubierta y un insuficiente cálculo de las estructuras, algo que evidenciaba que el proyecto no era el adecuado".

A partir de ahí, "con los informes previos y la situación que nos revela ahora el mal estado de la estructura es evidente que no es necesario ningún tipo de comisión de investigación", señalaron desde el equipo de gobierno, para añadir que "todos los informes técnicos sobre el estado del edifico iban en la misma dirección, aconsejando el cierre de la instalación y su urgente reparación, algo que con las primeras actuaciones es más que palpable".

Josefina González también señaló que "si lo que se quiere es depurar responsabilidades políticas, habrá que empezar por determinar quién y por qué abandonó en un cajón los informes técnicos que antes de las pasadas elecciones ya advertían de la grave situación del edificio sin hacer nada al respecto. Algo que a la vista de lo que nos estamos encontrando tendría que hacer reflexionar a más de uno".

La portavoz del PP en Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio, ha mostrado su preocupación e "indignación" por la situación de la piscina cubierta del municipio, cerrada desde hace once meses "y sin ningún tipo de mantenimiento, lo que está deteriorando las instalaciones, a pesar de los informes técnicos que advirtieron de la necesidad de tomar medidas inmediatamente".

Sobre la caída de una viga, afirma que "no han llevado a cabo ningún tipo de actuación para revertir una situación que ha generado el actual equipo de gobierno con su total inacción".

Según recuerda la portavoz del PP, había ya un informe técnico de 2015 que aconsejaba llevar a cabo trabajos de rehabilitación y mejora de la instalación "que fue ignorado por la alcaldesa a pesar de la insistencia del coordinador de las instalaciones deportivas municipales".

"En diciembre de 2015 sacan el informe, alertan del estado de la piscina, encargan otro informe más, que les aconseja cerrar para rehabilitar, en ningún caso clausurar definitivamente la instalación, pero sin embargo no se ha hecho absolutamente nada".

Para Toribio, tras el cierre "manu militari" de la instalación " se ha dejado en estado de total abandono, y además se escudan en más mentiras para justificar su inacción".

Sobre la baja de la arquitecta municipal el PP señala que la situación de la piscina se ha alargado durante los últimos once meses.

También incide en que no se haya asegurado el perímetro del edificio, "máxime teniendo en cuenta que es zona de paso y que siempre hay niños en el entorno". Añade que "aunque aceptemos que esa viga se haya caído , eso no demuestra el peligro que había hace casi once meses, cuando se cerró la piscina. El edificio se ha deteriorado gravemente todo este tiempo sin mantenimiento ni obra alguna para mejorar su estado".

Afirma que la situación del edificio "no era tan grave hace once meses cuando ha resistido temporales de agua, de viento, cambios de temperatura, a pesar de mantener la piscina cerrada, sin ningún tipo de mantenimiento, ni ventilación y, aunque resulte incomprensible, con el vaso lleno de agua, generando humedad, hongos, y bacterias gravemente perjudiciales para la madera y posiblemente creando un problema fitosanitario".

Según Toribio "es evidente que todo esto obedece a una clara estrategia para justificar su actuación y que la piscina se deteriore aún más, y todo ello haciendo oídos sordos a las advertencias del coordinador de instalaciones deportivas y los consejos de los técnicos, que han redactado los informes que han servido a la alcaldesa únicamente para clausurar el edificio, sin tomar ninguna otra medida".

Hace referencia al último informe, de principios de 2016, para apuntar que "puso de manifiesto que se encontraban funcionando los aparatos de climatización y que estos eran fundamentales para evitar las condensaciones, ya que estabilizan la humedad relativa interior". "Sin embargo estos sistemas ahora no están activados con lo que no pueden corregir la condensación, pero es que además no se ha vaciado el vaso para evitar la proliferación de microorganismos". Insistió en que los técnicos "fueron muy claros, había necesidad de rehabilitar el edificio y hacerlo rápidamente".

La portavoz del PP subraya que el informe alerta de que en caso de que los plazos para iniciar los trabajos de rehabilitación se sigan retrasando, "la pudrición de la estructura seguirá avanzando, haciendo más difícil la recuperación de los elementos estructurales, pudiendo llegar finalmente a un colapso de la estructura". En el mismo tono añadió que "parece que es lo que busca la alcaldesa, que está dejando pasar los meses con la triste intención de que el tiempo acabe de deteriorar el edificio y justificar así su lamentable actuación. Y no le han importado ni los trabajadores ni los usuarios con tal de dañar al anterior equipo de gobierno. Esto es política basura".

"Todo esto para tapar que la causa clara del estado de la piscina son las obras que en 2006 llevó a cabo el equipo de gobierno de socialistas y regionalistas tapando el problema en vez de repararlo", concluyó.

La portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio, ha solicitado la creación de una comisión de investigación para evaluar la "responsabilidad en los daños producidos en la piscina municipal cubierta". La concejala popular ha registrado un escrito en el que se pregunta el porqué no se ha hecho partícipe a la oposición en el expediente abierto para determinar esas responsabilidades, así como el porqué no se ha abierto "una comisión de investigación  al igual que se hizo con el derrumbe de la pared de las antiguas escuelas".

"Toda vez que creemos que el asunto tiene la suficiente importancia y gravedad, y dado que no entendemos ni cómo se ha gestionado ni la demora en la búsqueda de una solución" Mercedes Toribio ha solicitado la apertura de esa comisión de investigación.

Los presupuestos del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna para 2016 han entrado en vigor este martes tras superar la fase de alegaciones sin que se presentara ninguna reclamación. Con los presupuestos se aprueba también definitivamente la plantilla de personal municipal para este año, con una relación detallada de las muchas vacantes que quedan en las categorías de funcionarios y laborales y la intención del gobierno local de reforzar esa plantilla para mejorar el servicio de atención al público o el parque de obras.

Uno de los datos significativos de las cuentas, que ascienden a 7,2 millones de euros, es la anotación de dos partidas con destino a posibles indemnizaciones. Por una parte se asienta una cantidad de 100.000 euros para posibles indemnizaciones por el cierre de la piscina cubierta, una decisión basada en los daños estructurales del edificio que se tomó a finales del mes de noviembre del año pasado. Por otra parte, consigna 200.000 euros para cubrir las reclamaciones que, vía judicial, puedan hacer los trabajadores de los últimos planes de empleo, tras las sentencias que están obligando a los ayuntamientos a complementar los sueldos que recibieron en su día. Las últimas previsiones marcan que si reclamaran los cerca de 200 trabajadores que han pasado por esos planes la cantidad a pagar se acercaría a los 1,2 millones de euros.

Por lo demás, los presupuestos incluyen 310.000 euros en Inversiones Reales para reparaciones y mejoras de dos puentes, en Barros y Coo, la reparación del edificio municipal del Matadero o para la cubierta de la pista polideportiva del complejo deportivo municipal.

De todas formas, el presidente de la Comisión de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, ya ha dejado claro que hasta el mes que viene no se sabrá de forma definitiva la cantidad real que se pueda dedicar a inversiones.

Informes técnicos pendientes, piscina y escuelas

El Ayuntamiento espera poder concretar la cifra definitiva de inversiones en el mes de marzo, coincidiendo con la recepción de los informes sobre los motivos del derrumbe de las antiguas escuelas o la situación estructural del complejo que alberga el gimnasio y la piscina cubierta del Estadio Municipal de Deportes.

El concejal señaló además que esas cuentas "están a la espera de conocer el remanente de tesorería que nos quede de 2015, así que no sabemos aún cuánto podremos gastarnos este año".

La Corporación de Los Corrales de Buelna, con la abstención del PP e IU, ha aprobado el acuerdo entre Ayuntamiento y la empresa que gestiona el complejo público que alberga la piscina y gimnasio municipales, Serviocio, sobre la situación de los trabajadores de las instalaciones y las compensaciones económicas a determinar por el cierre del edificio en diciembre del año pasado. Un "paso más", según el concejal de Obras y Urbanismo, el regionalista Luis Ignacio Argumosa, en la resolución de una situación surgida a raíz de un informe técnico que advertía del mal estado de la estructura y el riesgo que suponía mantener abierto el edificio para usuarios y trabajadores. Algo que puso en duda la portavoz popular, Mercedes Toribio, al asegurar que el cierre se había sustentado en "mentiras". También la portavoz del IU, Elsa Salas, achacó al equipo de gobierno una "mala gestión" que podría terminar afectando, apuntó, a las arcas municipales.

Argumosa incidió en que se están dando "los pasos adecuados para resolver la cuestión" atendiendo a las indicaciones de los sucesivos interventores municipales, y recordó que hace unos días se había aprobado una modificación de créditos de 500.000 euros para la reparación de la instalación. Pero especialmente alabó el acuerdo alcanzado con Serviocio por resolver la situación de los trabajadores de las instalaciones, que estarán en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo hasta febrero del año que viene, momento en el que el complejo debería volver a la actividad.

"El hecho es que nos encontramos con un informe sobre la peligrosa situación del edificio y reclamamos a la Universidad Politécnica de Madrid un estudio del edificio que nos advirtió de la necesidad de cerrarlo, no ha sido un capricho".

La alcaldesa socialista, Josefina González, también resumió el último año, señalando que "cuanto tuve constancia del informe sobre la mala situación de la piscina reclamé a los servicios técnicos que agilizarán las gestiones para conocer en detalle su estado y todo ha concluido en esa advertencia de la Universidad Politécnica que nos llevó al cierre de las instalaciones por seguridad".

Como había hecho en anteriores ocasiones, la portavoz del PP y anterior alcaldesa, Mercedes Toribio, insistió en que los informes estaban a disposición de los servicios técnicos, "los que supuestamente nosotros habíamos escondido" y afirmó que se tenía que haber resuelto la situación sin llegar a cerrar el edificio, "la piscina no se ha rehabilitado porque el equipo de gobierno no ha querido", aseguró. "El tiempo terminará aclarando todas las dudas".

La piscina cubierta de Los Corrales de Buelna ha comenzado a caerse a pedazos. Trece años de filtraciones de agua y diez meses cerrada por riesgo de "colapso" han sido suficientes para que se venga abajo la primera viga de uno de los laterales acristalados de un edificio con fecha de caducidad. La alcaldesa, Josefina González, ya ha adelantado que si todo va conforme a lo previsto, habrá nueva piscina en mayo del año que viene. Mientras, permanecen las dudas sobre el futuro de los trabajadores, se incrementan las preguntas de los usuarios sobre el tiempo de espera y se recrudecen las críticas de la oposición, convencida de que no se ha actuado con la urgencia debida.

Lo cierto es que la caída de esa viga y los cristales ajados han sido motivo suficiente para que el equipo de gobierno de Los Corrales de Buelna haya insistido en el "grave peligro" que representa el estado actual de la piscina climatizada. "Esos desprendimientos son la triste respuesta a quienes aún ponen en duda las razones por las que se cerró el edificio", señaló la alcaldesa, Josefina González. En su explicación del cierre de la instalación, criticado por PP e IU, volvió a incidir en que "la seguridad de los usuarios y las personas que trabajan en ese edificio está por encima de cualquier consideración, y la tozuda realidad nos ha dado la razón", dijo, en alusión al desprendimiento de la viga sobre la zona de entrada al vaso de esa piscina, para insistir en "el daño que podría haber causado mantener abierta la piscina en el estado que se encontraba".

Pleno del pasado viernes

En la última sesión plenaria celebrada por la Corporación hubo más preguntas sobre ese edificio por parte de usuarios y trabajadores.

Los usuarios preguntaron cuándo podrán volver a utilizar las instalaciones, y González ha adelantado que "si todo va bien, podríamos inaugurar la nueva piscina cubierta en mayo, confiamos en ello y seguimos trabajando para que así sea", declaró.

Los trabajadores de la empresa adjudicataria del servicio fueron más allá y requirieron información sobre la licitación del nuevo proyecto de piscina que sustituirá a la actual. Hasta ahora la falta de un arquitecto municipal ha retrasado la aprobación del proyecto para su publicación en el Boletín Oficial de Cantabria de cara a su licitación, pero desde el Ayuntamiento se ha adelantado que se espera dar solución a ese problema esta misma semana. Así las cosas, a finales de año se resolvería el proceso de adjudicación sobre la empresa elegida para afrontar la obra y, con un plazo de ejecución de cinco meses, el nuevo edificio podría abrirse en mayo del año próximo.

"Ya tenemos nuevo proyecto, que amplía el espacio del gimnasio y evita el problema de filtraciones de agua que sufría la anterior, además de mejorar el aislamiento térmico del edificio", decía la alcaldesa, para ratificar las intenciones del gobierno municipal.

En ese punto surge otra pregunta. Qué pasará con los trabajadores entre febrero y mayo. Hasta febrero del año que viene los trabajadores de esa instalación estarán dentro de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. A partir de ahí, no hay nada decidido.

Precisamente ese ERTE ha sido protagonista de la última modificación de créditos aprobada por la Corporación, una ampliación presupuestaria en la que se incluye una cantidad para atender ese expediente y no dejar sin cobertura a unos trabajadores que dependen de la empresa Serviocio, adjudicataria de la gestión de la piscina cubierta y gimnasio cerrados por orden del Ayuntamiento, motivo por el que las arcas municipales asumen ese gasto.

La inclusión de esa partida motivó un nuevo debate entre gobierno y oposición sobre esas instalaciones. IU y PP criticaron la tardanza en dar una solución al cierre de la piscina y la situación de desempleo de los trabajadores, mientras desde PSOE y PRC avalaron los pasos dados paralelamente en las negociaciones con la empresa adjudicataria, la posible determinación sobre la responsabilidad por daños en la elección y ejecución del sistema de cierre del edificio y la realización del proyecto de rehabilitación.

Nueva cubierta

Respecto a ese proyecto, la intención es reponer toda la cubierta de un edificio que cambiará su original fisonomía en forma de iglú por una "más práctica", según explicó el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal. María Bustamante, concejal del gobierno municipal, detalló que la inversión será de 495.000 euros y el plazo de ejecución de cinco meses. El proyecto plantea en primer lugar la demolición de la estructura a la vista de la piscina actual, aprovechando la cimentación, forjados e instalaciones del edificio. Se mantendrá la fachada norte, incluido el actual gimnasio de la primera planta. Esa fachada marcará el punto más alto de la instalación, punto de partida de una cubierta inclinada a un agua apoyada en pórticos de madera y acero verticales, pendiendo las curvas del edificio original. La nueva estructura recta permitirá ampliar la primera planta y con ello el gimnasio.

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna tiene en sus manos un primer borrador sobre el gasto que supondrá remodelar íntegramente el complejo público que alberga la piscina y gimnasio municipales, un edificio cerrado en diciembre del año pasado tras ratificar los informes técnicos que alertaban sobre el mal estado de su estructura. En principio, "si no hay más sobresaltos", como reconocía la alcaldesa, Josefina González, el Ayuntamiento tendrá que preparar más de 560.000 euros para afrontar esa reparación.

El borrador establece que solo para desmontar la estructura actual se tendrán que invertir 74.000 euros, casi un 20% del presupuesto total. La nueva estructura está presupuestada en unos 174.000 euros (un 44% del presupuesto) y la futura cubierta en otros 127.000. Entre trabajos previos y normativa de seguridad y salud se irán otros 14.000 euros.

Tras recibir lo que es un primer borrador el equipo de gobierno se ha puesto manos a la obra para hallar una solución para financiar ese gasto, pero el calado de las obras y el montante del presupuesto hace pensar que la piscina continuará cerrada aún unos meses.

Es el segundo informe que la Universidad Politécnica de Madrid remite al Ayuntamiento sobre la piscina y gimnasio cubiertos. El primero detallaba los graves daños de la estructura, avisando de que ese deterioro obligaba a retirar toda la cubierta y derribar los dos laterales acristalados del edificio.

Un estudio provisional ya había alertado de esa situación, lo que llevó al gobierno local a cerrar el complejo a principios de diciembre, pero ahora, con el informe de la Universidad Politécnica de Madrid en las manos, ya no cabe ninguna duda sobre la necesidad de acometer obras de calado en el edificio.

Y como ha sucedido con el derrumbe de las antiguas escuelas, la alcaldesa ha adelantado que también se estudiarán las posibles responsabilidades sobre el mal estado de la estructura de un edificio con apenas 13 años de existencia.

(En el reproductor intervención plenaria de Josefina González).

La Corporación de Los Corrales de Buelna ha aprobado por unanimidad una ampliación presupuestaria que permitirá inyectar 500.000 euros en la reconstrucción de la piscina cubierta y gimnasio municipal de la localidad. Un acuerdo plenario que devolvió la tranquilidad a los trabajadores de esas instalaciones, 16 familias que esperaban una solución definitiva a su situación laboral y por eso estuvieron presentes en el salón de plenos. Pero también a los más de 2.000 usuarios de piscina y gimnasio, en dique seco desde que en diciembre pasado se cerraron las instalaciones por deficiencias estructurales que no garantizaban la seguridad de unos y otros.

Ahora la intención es agilizar la tramitación administrativa para licitar cuanto antes la obra y poder terminar antes del inicio del año que viene. A ser posible en febrero de 2017, cuando expirará el Expediente de Regulación de Empleo que afecta a la plantilla de la piscina.

Remodelación completa

Algo que quedó también claro es que la fisonomía del edificio cambiará sustancialmente cuando se desmonten los laterales y la cubierta, porque perderá su peculiar forma actual para convertirse en un edificio más convencional pero con garantías de futuro. La inversión, 500.000 euros, afrontará el presupuesto principal de la obra, unos 300.000 euros, más los elementos necesarios para su funcionamiento que haya que renovar y posibles imprevistos en la ejecución de lo que será, prácticamente, un nuevo edificio.

En el debate plenario la portavoz de Izquierda Unida, Elsa Salas, fue la primera en hablar para criticar la "dejadez" del equipo de gobierno como causante del "retraso" en hallar una solución definitiva. Terminó señalando que "solo esperamos que las prisas no nos lleven a otra chapuza, y poder contar con instalaciones duraderas que cumplan con la normativa" dijo, para desear que "todo vuelva a la normalidad cuanto antes".

La portavoz del principal partido de la oposición, la popular Mercedes Toribio, coincidió con lo dicho por Salas, añadiendo la necesidad de que "se tengan en cuenta todos los parámetros en la reforma, desde la cubierta a los elementos interiores", "que se piense en el interés de trabajadores y usuarios" y que "se adopten todas las medidas necesarias para agilizar el procedimiento". También aseguró que la llegada de un nuevo interventor "conocedor del tema, ha permitido desmontar todas las críticas que este gobierno hizo a mi gestión en este caso".

Desde el equipo de gobierno, el concejal regionalista de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, puso énfasis en que la modificación presupuestaria suponía "un paso decisivo en la solución final", y la alcaldesa socialista, Josefina González, incidió en que se han seguido las pautas marcadas por los técnicos "hasta la aprobación, como se había anunciado, de la modificación en el mes de julio". También abogó por un pronto y "necesario" acuerdo con la empresa concesionaria, Serviocio.

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna cerrará temporalmente el complejo público que alberga el gimnasio y la piscina cubierta atendiendo a las recomendaciones de los técnicos de la Escuela Politécnica de Madrid, que han alertado sobre el mal estado de la estructura de ese edificio, llegando a decir que "no entienden como las fachadas este y oeste aún están en pie", como explicó la alcaldesa, Josefina González. Así se lo comunicó este viernes a la empresa adjudicataria, Serviocio, remarcando que hasta que no se tenga sobre la mesa el informe definitivo de los técnicos no se podrán reabrir las puertas de un complejo que cuenta con cerca de 2.000 socios. González remarcó que la seguridad de los usuarios y las 15 personas que trabajan en ese edificio está por encima de cualquier consideración y explicó que hasta que no se tengan más datos no se tomará una decisión definitiva sobre los siguientes pasos a dar por parte del Ayuntamiento.

El adelanto de ese informe definitivo ya señala los problemas que causan la entrada de agua en la cubierta y apuntan a la falta de mantenimiento en esa instalación. También señalan que los nudos de los empotramientos están podridos y que aunque llevan solución hay que actuar cuanto antes. Pero inciden especialmente en la situación de las fachadas este y oeste, las que sustentan los grandes lucernarios de la instalación, asegurando que "no se explican cómo aún están en pie".

Tras informar a la empresa del cierre temporal, sine die, de la instalación, la alcaldesa dijo estar "francamente enfadada" al recordar que ya había un informe técnico, presentado a finales del pasado año que alertaba del posible riesgo de "colapso" de la instalación. González afirmó no entender "el por qué se guardó un informe así en el cajón durante la pasada legislatura", con la popular Mercedes Toribio al frente del Consistorio.

También criticó la falta de mantenimiento en la instalación durante los ocho años de mandato de Toribio, "ocho años en los que el dinero lo ha sido todo para lograr la estabilidad presupuestaria, acusándonos a los socialistas de derrochadores mientras el PP ha puesto el ahorro por encima de la seguridad de los vecinos".

La regidora recordó que los técnicos marcan tres condiciones para que se caiga un edificio, un mal diseño, "que es el caso", una mala ejecución, "marcada por las prisas por las elecciones de 2003", y mala suerte, "y desde luego este equipo de gobierno no quiere seguir tentando la suerte que hemos tenido hasta ahora".

En referencia al PP apuntó que "ya se les cayó un edificio en el centro del pueblo, dejando una situación que nos está llevando mucho tiempo intentar solucionar, y ahora me encuentro con una situación tan o más complicada que la anterior, lo que nos obligará a buscar una solución más a la herencia que nos han dejado, chapuzas en edificaciones, falta de previsión, de mantenimiento y de seguridad, todo para ahorrar".

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna cerrará el próximo lunes el complejo público que alberga el gimnasio y la piscina cubierta para que técnicos de la Universidad Politécnica de Madrid analicen la estructura de un edificio puesto en duda por los últimos informes. La alcaldesa, Josefina González, recordó que el último informe llegado al Ayuntamiento, a finales de la pasada legislatura, habla de un "posible riesgo de colapso" por las deficiencias de la estructura de un edificio con apenas trece años de vida y que da servicio a cerca de 2.000 socios en la actualidad.

En principio el lunes se cerrará el edificio para preparar el terreno a los técnicos y "aunque no podemos dar una fecha para su reapertura", dijo González, se espera poder abrir las puertas de nuevo "como mucho el lunes 14, siempre que los técnicos no nos digan otra cosa". Detalló que el lunes 7 de diciembre se realizarán las primeras actuaciones preparatorias para despejar la base del edificio, la unión de las vigas con el suelo, para poder comprobar el estado de los ensamblajes. Los expertos de la Universidad Politécnica llegarán el miércoles 9 y se encargarán de hacer todas las pruebas pertinentes para evaluar el estado de la instalación. A partir de ahí elaborarán un informe que se presentará en el Ayuntamiento "para que tengamos clara la situación real de la estructura y actuar en consecuencia". Tras la marcha de los técnicos de nuevo personal municipal se encargará de dejar la instalación lista para reabrir sus puertas, algo que se espera pueda ser, como muy tarde, el lunes 14 de diciembre, pero la regidora quiso aclarar que "no podemos poner fecha fija, porque si podemos abrir la piscina el fin de semana previo lo haremos, pero siempre atendiendo lo que nos recomienden los técnicos".

La alcaldesa señaló que en cuanto en el equipo de gobierno tuvieron conocimiento de la posibilidad de que la estructura principal del complejo estuviera dañada se procedió "con urgencia" a buscar empresas especializadas en estructuras de madera laminada para que analizarán esos posibles daños y su alcance, más cuando ese informe apunta a que la entrada de agua está deteriorando de forma importante y progresiva el edificio.

De momento, en lo que todos coinciden, la empresa adjudicataria, Serviocio, y el Ayuntamiento, es que el deterioro se debe a un fallo de climatización que provoca exceso de condensación y genera goteras interiores. A eso se suma la entrada de agua desde el exterior, con lo que, en conjunto, el temor es que el agua termine dañando irreparablemente la estructura de madera, algo que se pretende frenar desde ya. Por eso desde Serviocio se ha pedido al Ayuntamiento que adopte "lo antes posible las medidas necesarias de reparación de la cubierta exterior para frenar la entrada de agua y sus consecuencias futuras".

La respuesta ha ido más allá, pidiendo a técnicos en estructuras laminadas que evalúen en profundidad el edificio.

En realidad no es algo nuevo, ya que desde la apertura de la instalación en el año 2003, Serviocio viene informando al Consistorio de los «problemas de goteras que presenta el edificio, derivados de deficiencias de construcción iniciales». En  2006 se acometió una importante obra que consintió en la proyección de poliuretano en el interior de la cubierta y en la instalación de un sistema de extracción de aire en la cumbre del tejado. Pero la medida no resulto efectiva, el problema persistió e incluso se incrementó.

La empresa Siec ha comenzado este lunes el desmontaje de la cubierta de la piscina climatizada de Los Corrales de Buelna, iniciando unas obras que tienen un plazo de ejecución de cinco meses y un presupuesto de 413.000 euros para reconstruir paredes y cubierta del edificio. Las obras han comenzado por dos zonas, el lateral acristalado de la zona este del inmueble y el frontal del edificio, retirando uno de los grandes paneles de cristal para, con una pluma, ir desmantelando el gimnasio municipal, sacando los 26 aparatos gimnásticos del primer piso de ese complejo deportivo. En este caso es la empresa Mudanzas Torrelavega la que se está encargando de vaciar el gimnasio y trasladar y custodiar esas máquinas, una labor que se rematará esta semana.

El Ayuntamiento había desalojado el resto de salas con lo que la empresa Siec ya tiene el camino despejado para levantar toda la estructura y comenzar la reconstrucción de un complejo que terminará teniendo una imagen bien distinta de la actual, líneas rectas para sustituir a las actuales curvas en forma de iglú. Una reforma que permitirá ganar metros cuadrados en la primera planta, destinada a gimnasio, dejando como está la planta baja.

Las obras ya habían obligado hace una semana a cerrar los accesos a las inmediaciones de la piscina climatizada y ocupar buena parte del aparcamiento al norte del edificio. De todas formas se ha dejado un pasillo para que los vecinos puedan atajar en el trayecto entre el centro de Los Corrales y el barrio del Bardalón atravesando el Estadio Municipal de Deportes, bordeando el campo de fútbol de hierba artificial por el lado de las gradas.

Hoy martes el complejo que albergaba la piscina climatizada y el gimnasio municipal de Los Corrales de Buelna cumple 15 meses cerrado para disgusto especialmente de los trabajadores del servicio, actualmente en Expediente de Regulación Temporal de Empleo, y los 2.000 usuarios de la instalación pública. A unos y otros les queda aún un tiempo de espera, porque solo si todo va bien el edificio se podrá reabrir a finales de verano.

El concejal de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, Luis Ignacio Argumosa Abascal, espera poder resolver este mismo año dos de los escoyos más importantes de la legislatura, la situación de las antiguas escuelas y de la piscina cubierta, unas en ruina en el centro del pueblo, la otra cerrada desde diciembre por riesgo de derrumbe. La situación de esas instalaciones deportivas, con trabajadores en paro y más de 2.000 usuarios en el dique seco "hace que la solución en este caso tenga prioridad sobre las escuelas, aunque debo reconocer que si tengo una espina clavada del primer año de legislatura es no haber podido tirar los viejos muros que afean el centro del pueblo"

Según Argumosa, en ambos casos ya hay proyectos para levantar nuevas edificaciones en el caso de las escuelas y recomponer el complejo de piscina y gimnasio municipal, y también en los dos asuntos se esperan, dijo, "acuerdos inminentes entre todas las partes implicadas".

Reconoció que la situación de las antiguas escuelas ya contaban con tener que afrontarla pero que el estado de la piscina cubierta fue "una sorpresa sobrevenida que no esperábamos". Pero también aseguró que "las cosas están como están y hay que dejar de lado sorpresas para encontrar soluciones".

La primera llegará para otro edificio también cerrado, los vestuarios y oficinas del campo de fútbol del Estadio Municipal de Deportes. En este caso con acuerdo entre Consejería de Deportes y Ayuntamiento para afrontar la inversión necesaria para reabrir ese edificio en agosto, antes de que comience la próxima temporada.

Piscina cubierta

Sobre la situación de la piscina el concejal afirmó que es un tema "que ha ido más lento de lo que deseábamos, pero se ha hecho un avance importante en las últimas semanas y esperamos una pronta solución". Se refirió a la aprobación de una modificación de créditos de 500.000 euros que permitirá afrontar la obra de reedificación del complejo, un asunto que pasará por pleno esta misma semana. Insistió en que la recuperación de ese edificio es "más acuciante que las escuelas por la situación de los trabajadores y usuarios". Explicó que el cierre de la instalación fue una decisión tomada a raíz de un informe técnico "demoledor" que hablaba de riesgo de derrumbe y posibles responsabilidades debido a la mala elección de la estructura que cubría el edificio. En un primer momento se optó por determinar primero esas responsabilidades para saber a quién correspondía el desembolso de las obras "pero la llegada de un nuevo interventor al Ayuntamiento ha tenido como consecuencia un nuevo plan de actuación que acelerará la solución". Se seguirá determinando esas responsabilidades pero de forma paralela se afrontará la obra de reconstrucción del edificio mientras, también, se mantienen conversaciones con la empresa concesionaria del servicio que se ofrecía en esas instalaciones, Serviocio. Argumosa aseguró que la "ilusión" del gobierno municipal es terminar las obras a finales de este año o comienzos del siguiente para reabrir el complejo "lo más pronto posible pero sin prisas, que se han demostrado en este caso que no son buenas consejeras".

Antiguas escuelas

Sobre las antiguas escuelas también apuntó a un posible acuerdo "inminente" entre la empresa adjudicataria de la obra, servicios técnicos y Ayuntamiento, asegurando que "el final de este viaje está cerca". Ante la llegada de la Vuelta Ciclista a España el 1 de septiembre a Los Corrales de Buelna afirmó que "nuestra esperanza es poder tirar los viejos muros en ruina antes, aunque todo dependerá de cuándo firmemos ese acuerdo con todas las partes implicadas, que creo que es inminente", pero, añadió, "lo lento de la burocracia no nos deja ir más allá en cuanto a previsiones".

La Corporación de Los Corrales de Buelna ha aprobado en Comisión Especial de Cuentas una modificación de créditos que permitirá sumar a los presupuestos municipales de este año una cantidad de 500.000 euros con los que dar respuesta al proyecto de reparación del complejo del gimnasio y piscina cubierta de la localidad, cerrado desde diciembre de 2015 por problemas en la estructura del edificio que hacían temer por la seguridad de trabajadores y usuarios. El alcalde en funciones, Luis Ignacio Argumosa Abascal, explicó tras la reunión que es "el primer paso importante para alcanzar una solución definitiva que permita dar respuesta a la preocupación de los trabajadores de la instalación y a los cerca de 2.000 usuarios de ese complejo municipal". El responsable de Obras y Urbanismo en el Ayuntamiento corraliego no quiso adelantar plazos, pero si mostró su "ilusión" de que "tal y cómo van ahora las cosas, podamos ver terminadas las obras a finales de este año o comienzos del año que viene".

De forma paralela se ha ido avanzando, dijo, en la recuperación del edificio, solicitando la redacción de un proyecto que, a la postre, supondrá una reducción en cerca de un 50% del coste previsto inicialmente. De los 600.000 euros en los que se había cuantificado la reparación del edificio en un primer momento, el nuevo proyecto reduce ese gasto a los 300.000 euros. La razón principal para esa reducción presupuestaria se debe a que la empresa que ha redactado el proyecto está especializada en esas construcciones y cuanta con material propio para afrontar las obras.

Aun así, Argumosa explicó que desde el Ayuntamiento no quieren que haya "problemas que retrasen más la solución", por lo que ante posibles imprevistos se ha decidido llevar la inversión municipal hasta los 500.000 euros. En caso de que sea necesario un añadido se contará con él, si no, ese dinero se empleará en otras cuestiones, avanzó. "No sabemos qué ocurrirá cuando quitemos la cubierta de ese edificio, así que para estar preparados para cualquier contingencia hemos decidido tener un margen de actuación, para no retrasar más la reapertura de las instalaciones y para saber que el resultado será bueno, que la obra quedará bien de una vez por todas".

También explicó el por qué no se ha avanzado más hasta ahora en una solución definitiva. Argumosa señaló que el nuevo interventor ha planteado un nuevo plan de acción que permitirá afrontar la obra mientras, de forma paralela, se espera la resolución de posibles responsabilidades por los defectos encontrados en la estructura del edificio.

Terminó pidiendo "un poco más de paciencia" a trabajadores y usuarios, reiterando su deseo de que "cuanto antes" puedan reabrirse las instalaciones.

(En el reproductor, resumen de las declaraciones de Bustamante y Argumosa a los informativos de Radio Valle de Buelna)

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ya tiene el proyecto de reconstrucción de la piscina cubierta, cerrada desde diciembre del año pasado por riesgo de derrumbe. Se repondrá toda la cubierta de un edificio que cambiará su original fisonomía en forma de iglú por una "más práctica", según explicó el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal. María Bustamante, concejal del gobierno municipal, detalló que la inversión será de 495.000 euros y el plazo de ejecución de cinco meses. El proyecto plantea en primer lugar la demolición de la estructura a la vista de la piscina actual, aprovechando la cimentación, forjados e instalaciones del edificio. Se mantendrá la fachada norte, incluido el actual gimnasio de la primera planta. Esa fachada marcará el punto más alto de la instalación, punto de partida de una cubierta inclinada a un agua apoyada en pórticos de madera y acero verticales, pendiendo las curvas del edificio original.

El proyecto es de Sinergia Desarrollos de Ingeniería y, tras la supervisión de los servicios técnicos municipales, saldrá "a la mayor brevedad posible" a licitación, como apuntó Argumosa al afirmar que "hemos trabajado mucho para superar todos los inconvenientes que nos hemos ido encontrando y ahora esperamos que sea la solución adecuada para los 2.000 socios de la instalación que esperar su reapertura cuanto antes, lo mismo que los trabajadores que dependen de la empresa que hasta ahora ha gestionado ese servicio".

Bustamante habló del por qué se ha optado de nuevo por una cubierta de madera, explicando en primer lugar que la elección de la madera para el proyecto original no fue la causa de las filtraciones de agua que afectaron a la estructura. Al contrario, apuntó que la madera es el material que mejor aguanta la corrosión del vapor de agua y el cloro. Pero también había otra cuestión, la intención de mantener en lo posible cimentación y forjados impedía poner más peso sobre esa estructura, caso del hormigón o incluso el acero. Incluso apuntó que en caso de un incendio la madera se comporta mejor ante el fuego.

Respecto a la elección de paredes verticales, dijo que se ganará espacio, especialmente en la planta primera, lo que permitirá ampliar el gimnasio. Y señaló que el presupuesto incluye una partida alzada para imprevistos a la hora de reabrir el servicio.

Finalizó explicando que la inversión la asumirá en principio el Ayuntamiento, añadiendo que "es triste que en 13 años los vecinos tengan que pagar dos piscinas". Pero, junto a Argumosa, detallaron que no se ha descartado reclamar las responsabilidades pertinentes a los técnicos que diseñaron el proyecto original. Al pedir un informe especializado sobre las causas del mal estado del edificio se determinó un insuficiente cálculo de la estructura, asegurando la Universidad Politécnica que no se habían realizado las suficientes comprobaciones, lo que tuvo como consecuencia deformaciones entre las placas del recubrimiento que favorecieron la entrada de agua desde el exterior. Los servicios jurídicos municipales tramitarán de forma paralela al proyecto de reconstrucción la reclamación de esas posibles responsabilidades.

El concejal de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, Luis Ignacio Argumosa Abascal (PRC), ha adelantado los pasos que el gobierno local prepara para recuperar el complejo público que alberga la piscina climatizada y gimnasio municipal, cerrado desde diciembre del pasado año por defectos en la estructura. Argumosa ha recordado que la reforma del edificio se ha cuantificado en unos 600.000 euros y se quiere dar una solución cuanto antes al cierre del edificio para salvaguardar los puestos de trabajo de esa instalación y el servicio que prestaba a cerca de 2.000 socios de todo entorno. De momento ha adelantado que el primer paso a dar será acordar con la empresa adjudicataria del servicio la resolución del contrato, como se ha explicado a los propios trabajadores por parte de los técnicos municipales. Mientras, el PP ya ha pedido afrontar las obras de reparación cuanto antes y se adopten medidas de seguridad en el entorno del edificio.

Desde el gobierno municipal Argumosa detalló que en la actualidad se está valorando con el Servicio de Intervención qué pasos dar, pero de momento los presupuestos de 2016 ya recogen una partida de 300.000 euros para posibles indemnizaciones y el Ayuntamiento ha dejado parte del superávit de 2015 para afrontar las obras que requiere ese complejo con el objetivo de volver a abrir sus puertas.

De momento, el primer paso será resolver el contrato que liga al Ayuntamiento con la empresa Serviocio para la gestión de la instalación. El gobierno intentará negociar con esa empresa un acuerdo por el perjuicio que se ha causado al cerrar el edificio por los graves daños de la estructura, deterioro que obligará a retirar toda la cubierta y derribar los dos laterales acristalados del edificio. De forma paralela se planteará una reclamación de daños y perjuicios contra la empresa que realizó el proyecto, acogiéndose al informe de la Universidad de Madrid, que alude al "insuficiente cálculo de la estructura", explicando que no se realizaron las suficientes comprobaciones y eso ha tenido como consecuencia deformaciones entre las placas del recubrimiento que han favorecido la entrada de agua desde el exterior.

Una vez dados esos pasos, se elaborará un plan de viabilidad para encontrar la mejor solución de cara al futuro de la instalación. En ese plan de futuro se baraja como una de las opciones posibles la adjudicación de la reforma incluyendo la concesión de la explotación del servicio por un tiempo determinado.

Argumosa reconoció que es un proceso largo que se quiere agilizar por la preocupación que genera en el gobierno los trabajadores y socios de la piscina y gimnasio.

La contestación desde la oposición ha llegado desde el PP y su portavoz, Mercedes Toribio, quien ha instado al gobierno local a que, aprovechando las últimas ampliaciones presupuestarias con cargo a los tres millones de euros de ahorro, "comiencen ya todos los trámites para llevar a cabo a la mayor brevedad la reparación de la piscina cubierta, a fin de garantizar los puestos de trabajo y los servicios a los usuarios".

También criticó la política de "tierra quemada" de la alcaldesa socialista, Josefina González, con la piscina municipal y lamentó que su posible reapertura "está aún lejos de producirse por la dejadez de la alcaldesa y su equipo de gobierno".

Calificó de "cacicada" el cierre de la instalación, basado, dijo, en "una lamentable demagogia, unas irresponsables acusaciones, y lo que es peor, unas mentiras imperdonables" y, añadió, "sin informar a la corporación municipal, ni a la empresa adjudicataria de la gestión de la piscina".

Para la portavoz del PP "lo que clama al cielo es que el cierre se llevara a cabo sin adoptar ninguna medida de seguridad". Afirmó que "tras repetir en todos los medios que la piscina corría riesgo de caerse, la alcaldesa no toma decisión alguna para asegurar el recinto que ni ha sido cerrado, ni señalizado el supuesto peligro, ni se ha adoptado ninguna medida en ese sentido".

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ha licitado el primer gran proyecto de la legislatura, la reconstrucción de la piscina cubierta, una inversión que parte con un presupuesto de 499.112 euros y un plazo de ejecución de cinco meses. Desde hoy las empresas tendrán 26 días para presentar sus propuestas pero ya durante las primeras horas y en los días previos algunas ya han mostrado su interés por quedarse con la obra.

Lo que no va a cambiar la licitación son las previsiones de inaugurar el nuevo edificio en mayo del año que viene, como destacó la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, al explicar ayer las bases de una licitación que, dijo, "es un paso firme y concreto ya hacia el final de una situación que a nadie nos ha gustado".

A principios de diciembre se cerrará el plazo para presentar ofertas y se intentará determinar la propuesta más favorable a lo largo de ese mes para iniciar las obras cuanto antes. Con un plazo de ejecución de cinco meses, mayo sigue siendo el mes previsto para finalizar la reconstrucción.

En cuanto a los criterios de adjudicación se tendrá en cuenta la oferta económica, en un 70%, la ampliación del plazo de garantía un 10% y la mejora en relación al sistema de refrigeración y deshumidificación del gimnasio otro 20%

"Ya tenemos nuevo proyecto, que amplía el espacio del gimnasio y evita el problema de filtraciones de agua que sufría la anterior, además de mejorar el aislamiento térmico del edificio", decía la alcaldesa, para ratificar las intenciones del gobierno municipal.

El proyecto plantea en primer lugar la demolición de la estructura a la vista de la piscina actual, aprovechando la cimentación, forjados e instalaciones del edificio. Se mantendrá la fachada norte, incluido el actual gimnasio de la primera planta, que se ampliará al cambiar la fisonomía del actual edificio en forma de iglú por paredes verticales. Esa fachada marcará el punto más alto de la instalación, punto de partida de una cubierta inclinada a un agua apoyada en pórticos de madera y acero verticales.

Página 1 de 2