radio online

programas01fa copy

   Escuchar ahora: F.Auto.Digital

Artículos por fecha: Jueves, 12 Abril 2018

Cieza ha cerrado el capítulo de deuda municipal con los presupuestos de este año, aprobados en sesión plenaria con el apoyo del gobierno popular, la abstención del único concejal regionalista y el voto en contra del Grupo Municipal Zieza. El alcalde, Agustín Saiz, fue el encargado de explicar que con las cuentas municipales de este año se da por amortizada la deuda pública del Consistorio. No era alta, de hecho se zanja con una partida de poco más de 20.000 euros, pero el gobierno que preside Saiz es de los que piensan que el que paga descansa.

Los presupuestos, que alcanzan los 600.200 euros (un 25% más que el año pasado), tienen otras dos características principales, la reducción del capítulo de Personal y el incremento de las Inversiones Reales. El alcalde anunció hace meses que renunciaba al sueldo que cobraba por ejercer su labor pública, lo que se ha notado en los gastos dedicados a la plantilla municipal. Eso y algo más, porque la partida se ha reducido en más de 40.000 euros. El doble de la cantidad que se ha destinado a amortizar la deuda.

Por otro lado, la colaboración con la Consejería de Obras Públicas y Vivienda ha incrementado más que notablemente la partida destinada a inversiones. Las cuentan anotan en ese apartado una cantidad de 235.900 euros, un 40% de la cifra total. Parte de esa cantidad, 218.353 euros, se destinará a la construcción de las nuevas aceras que unirán el barrio de La Rueda, donde se sitúa el Ayuntamiento de Cieza, con el pueblo de Villasuso, una obra muy demandada que evitará los riesgos de cuantos pasean por esa carretera, actualmente sin ningún tipo de protección. El 70% lo aporta el Gobierno regional y el resto el Ayuntamiento de Cieza.

Por comparar cifras, el año pasado los presupuestos ascendieron a 478.600 euros, con un capítulo de Inversiones Reales de 66.000 euros, un capítulo que se multiplica por cuatro para este año.

En las cuentas municipales para 2018 se prevé un ingreso por impuestos directos, indirectos y tasas de 135.000 euros, un 5% más que el año pasado; en cuanto a las aportaciones de los gobiernos regional y nacional, anota 246.900 euros, 20.000 menos que en 2017; por ingresos patrimoniales espera recaudar 15.000 euros, menos de la mitad que el año pasado; y por transferencias ingresará 204.000 euros.

Publicado en Últimas noticias

Silvia Martínez Mora, vecina de Los Corrales de Buelna afectada por una enfermedad rara, permanecerá frente a la puerta de la sede del Gobierno de Cantabria para "que los políticos hagan lo que deberían haber hecho privadamente, recibirme y escucharme". La intención es que se reconozcan los posibles errores de diagnóstico médico que le han afectado durante los últimos cinco años y se reintegre el dinero que ha gastado hasta ahora en intentar saber qué mal le afecta y hallar una posible solución médica.

Explicaba el jueves ya en Santander que "el motivo principal de mi queja es que, ya que no se puede restaurar mi estado de salud por la dejadez que he sufrido en mi tratamiento, que alguien me escuche dar explicaciones sobre mi historia clínica".

Silvia Martínez relata que ya había sufrido antes varios disgustos al no determinarse qué es lo que le pasaba al estar afectada por lo que ahora sabe que es una enfermedad extremadamente rara. Pero todo se acelera cuando "se me dio un alta forzosa en febrero de 2017 en el hospital de Valdecilla, se me insta a abandonar el  hospital tras más de un mes ingresada sin determinar qué me pasa". En ese momento anuncia a los responsables del hospital que viajará a Navarra "porque mi preocupación, lo que me interesa, es mi estado de salud y no la burocracia".

Al llegar a Navarra le adelantan que le aqueja una enfermedad reumatológica, atendiendo a pruebas anteriores que apuntaban a una vasculitis en el útero, pero también señalan que hay más y durante un año buscan otra vasculitis. Pero no se puede llegar a concretar la enfermedad porque al final el estado de salud de Silvia, muy deteriorado, ya no le permite viajar a Navarra. Por teléfono le instan a que busque un reumatólogo especialista en enfermedades autoinmunes que maneje todos los informes y ordene las pruebas necesarias para saber qué la pasa. Hasta ahora.

En ese proceso se ha gastado, asegura, cerca de 40.000 euros, "tras cinco años de pruebas en las que lo que sacó en limpio es que en muchas ocasiones me tildaron de loca". Añade que "lo he tenido que abonar para saber qué me pasa e intentar sanar, pero entre unas cosas y otras no he podido y ya no me quedan ni fuerzas ni dinero".

Termina diciendo que "he intentado de todas las formas posibles resolver esta situación sin hacerla pública, pero a la vista de que ya nadie quiere recibirme he tenido que plantarme a la puerta de la casa del Gobierno para que al menos me escuchen".

Tras la mañana del jueves, volverá el viernes, a la espera de que la reciban.

Publicado en Últimas noticias