radio online

programas01si02 copy

   Escuchar ahora: Infor. Crónica 10

Artículos por fecha: Lunes, 23 Enero 2017

La oficina de atención al público de los cuarteles de la Guardia Civil de Los Corrales de Buelna y Molledo abrirán un día a la semana, según le han comunicado mandos del instituto armado a la alcaldesa de Molledo, Teresa Montero, en una entrevista en la que estuvo acompañada por el resto de alcaldes de los valles de Iguña y Anievas. En principio, y dentro de las posibilidades que ofrezca el día a día, el cuartel de Molledo abrirá los martes y el de Los Corrales de Buelna los miércoles, en ambos casos de nueve de la mañana a dos de la tarde. Una medida que ha satisfecho a los alcaldes de ambos valles, como aseguró tras el encuentro Montero. "Mantendremos un servicio que teníamos, una día a la semana esa oficina abierta, complementándolo con la apertura del cuartel de Los Corrales, muy próximo a nuestros municipios, una avance notable frente al anunciado cierre de ambas oficinas", señaló la alcaldesa y presidenta de la Mancomunidad de Iguña y Anievas. "Garantizamos un servicio en un mundo rural mal comunicado con los principales centros urbanos, especialmente para la amplia mayoría de nuestra población, con una media de edad alta", añadió, para terminar afirmando que "en caso contrario, habría sido muy complicado para todos poder interponer una denuncia o plantear cualquier cuestión ante los agentes de la Guardia Civil, habríamos perdido el contacto humano y eso es muy importante".

También destacó la importancia de la acción común de todos los alcaldes de los valles de Buelna, Iguña, Cieza y Anievas desde que se conoció la noticia y su posterior entrevista con el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y responsables de la Guardia Civil, un encuentro en el que ya se les avanzó que la intención es abrir esas oficinas una vez a la semana siempre con el objetivo puesto en ampliar la acción de las patrullas de la Benemérita en la calle, con más agentes dedicados a la seguridad ciudadana.

Publicado en Últimas noticias

El incendio de un pajar en Tarriba, San Felices de Buelna, le ha costado la vida a dos vacas y ha acabado con más de 30 rollos de hierba de Miguel Ángel Quevedo, propietario de un caserío "salvado" por la llamada de un vecino al 112 y la intervención de los bomberos del parque de emergencia de Los Corrales de Buelna. Una desgracia en la que "aunque cuesta verlo ahora, hemos tenido suerte, porque el fuego podía haberse extendido al resto del caserío y haber matado a las otras seis vacas que tengo", reconocía Quevedo, acompañado desde primera hora de la mañana por su hijo y amigos. No hubo daños personales porque el fuego se inició de madrugada en un caserío que se utiliza para guardar ganado y hierba, como otros tantos en una zona apartada del pueblo, en la carretera hacia el cementerio y la cueva Hornos de la Peña.

Mientras Quevedo comprobaba los daños, los bomberos continuaban con su labor de extinción. Seis horas después de su primera intervención seguían saliendo llamas de un pajar en el que había que echar mucha imaginación para reconocer los cuerpos totalmente calcinados de las dos vacas.

Sobre las seis de la mañana un vecino atisbó el humo que salía del pajar y avisó al 112. Fue el primer golpe de suerte, porque el casería está muy alejado del pueblo y las nieblas de la mañana podían haberse confundido perfectamente con el humo. Poco después llegaban los bomberos y por el estado avanzado del fuego estimaron que el pajar llevaba al menos dos horas ardiendo. Las vacas estaban ya calcinadas y era imposible salvar los rollos de hierba que se encontraban en el pajar o el techo de madera de las dos plantas de ese edificio, pero si se podía mantener el resto. La primera intervención fue extender un manto de espuma para estabilizar el incendio y después actuar con agua para ir sofocando la fuerza de las llamas. En un primer análisis de las posibles causas se maneja ya un cortocircuito en el cuadro eléctrico de la puerta al pajar como origen del fuego.

La intervención de los bomberos permitió salvar las otras dos estructuras del caserío, otro golpe de suerte porque en ellas se guardan más rollos de hierba, necesarios para las otras seis vacas que tiene Miguel Ángel Quevedo aún en el monten. "Una suerte que no las hayamos guardado aún porque íbamos a hacerlo la semana pasada por el aviso del frío, pero no pudimos y eso las ha salvado". Son tudancas, como una de las muertas por el incendio. La otra era cruzada, "una vaca con la que me había encariñado porque desde pequeña la dio biberón y me seguía como una oveja". Las dos eran especialmente buenas, hasta el punto que habían bajado ellas solas a la cuadra, como contaba Miguel Ángel, el miércoles en concreto, le decía un amigo que con él estaba. La pena es que eso ha provocado su muerte.

Ahora a esperar, "ya veremos cómo me planteo esto, si lo restauro o qué", reconocía desanimado Quevedo, mientras las llamas y el humo continuaban saliendo por el tejado del pajar.

(Nota de prensa remitida por la Oficina de Comunicación del Servicio Emergencias 112 Cantabria)

Santander - 23.01.2017

Bomberos del 112 trabajan en la extinción de un incendio en un pajar en San Felices de Buelna

Han muerto dos vacas y se han visto afectados alrededor de 25 rollos de hierba, aunque no hay que lamentar daños personales

Bomberos del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria trabajan desde primera hora de esta mañana en la extinción de un incendio declarado en un pajar ubicado en el barrio Tarriba de San Felices de Buelna. Han muerto dos vacas y se han visto afectados alrededor de 25 rollos de hierba, pero no hay que lamentar daños personales.

El incidente se ha producido en una edificación aislada utilizada para almacenar pastos y como refugio de los dos animales que han fallecido. Está construida con bloques de hormigón y cubierta de madera, y en su interior cuenta con dos alturas.

Ha sido un vecino de la zona el que ha dado aviso del incidente al Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria minutos después de las 06:00 horas, aunque se estima que el incendio pudiera llevar activo desde horas antes. Hasta el lugar se ha desplazado para atender el suceso a bomberos del propio servicio, pertenecientes al parque de Los Corrales de Buelna.

A su llegada los efectivos del 112 se han encontrado con un incendio completamente desarrollado, que ya había colapsado la cubierta de la construcción. En un primer momento, han bajado la carga de fuego con un colchón de espuma, para posteriormente continuar atacando las llamas con agua.

A estas horas (10,00 h.) el incendio está controlado y se está extrayendo la hierba del interior para completar la extinción, que se estima se extenderá unas tres horas más. Los trabajos están siendo complejos dadas las características confinadas de la edificación.

Publicado en Últimas noticias

Hace 18 años la Asociación Cultural Olna, defensora del patrimonio de los valles de Buelna y Cieza, encargó a un escultor local, Antonio Vuelta, iniciar un proyecto de elaboración de réplicas de las estelas gigantes halladas en la comarca con la intención de poderlas exhibir en un lugar abierto a cualquier visitante. Con el paso del tiempo y el cierre al público del Parque de las Estelas, las réplicas se convirtieron en parada obligada de los turistas en Los Corrales, admirando las copias hasta tal punto de irse, en más de un caso, con la idea de haber visto las originales. Aprovechando ese tirón, el Ayuntamiento ha diseñado un plan de potenciación turística de ese parque y su entorno que financiará la Consejería de Industria y Turismo con un presupuesto cercano a los 60.000 euros. Reponer una de las estelas, dañada por un temporal de viento, adecentar el entorno, ofrecer más información y mejorar el área de aparcamiento serán algunas de las características de un plan que se espera poder acometer este mismo año.

El parque

El parque de las réplicas o Monumento a las Estelas, como se llamó en su día, es de hecho uno de los puntos más visitado de Los Corrales de Buelna, un valle en el que se han encontrado las piedras de culto que se reproducen en esa área. El hecho de que cuatro de las originales estén en Santander y otra encerrada en el Parque de las Estelas lleva a muchas personas a acercarse para ver las copias de las ruedas de Lombera y Barros representadas a escala, repartidas en una amplia franja de terreno entre la zona de aparcamiento de la Casa Consistorial y la Avenida Cantabria, la arteria principal del municipio. Un lugar que muchos eligen para dejar su coche y acercarse bien a las oficinas municipales o al centro de salud, con lo que ya de por sí es un área muy utilizada. El hecho de que las estelas se vean desde la carretera invita a parar y disparar las cámaras y móviles para inmortalizar el encuentro con ruedas de piedra que simbolizan el asentamiento de la cultura prerromana en el valle. Ahí surge la primera necesidad, informar al visitante sobre el hecho de que sean réplicas de las originales y el significado de cada una de las expuestas.

Tan importante como eso es reponer la estela dañada por la caída de un árbol hace apenas un año, en marzo de 2016. Desde ese momento se ha estado en contacto con el escultor, Antonio Vuelta, quien ya contaría con la piedra para elaborar la copia.

El resto sería adecuar el entorno para regularizar la zona de aparcamiento, hoy una explanada de barro que en invierno no invita a dejar el coche, bajo pena de dejar la bota en un charco. Y de paso, limpiar alguna de las grandes ruedas de pintadas realizadas a lo largo de los últimos años.

Un logro de Olna

La Asociación Cultural Olna puso en marcha en 1999 el proyecto de recreación de las estelas, entonces con la idea de colocarlas en el centro del pueblo, en la plaza de la Constitución. A lo largo de una década fue encargando réplicas hasta conseguir las cinco que representan las grandes ruedas halladas en el valle. El 17 de enero de 2003 comenzó la colocación de las estelas en el parque próximo a la Casa Consistorial. Para ello Olna donó al Ayuntamiento la réplica de las tres estelas que tenía en ese momento en su propiedad, las dos de Lombera y la Estela Gigante de Barros. En mayo de 2008 las tres estelas se llevaron a su ubicación actual, en el mismo parque pero más próximas a la Avenida Cantabria, habilitando una zona de paseo y mobiliario e incorporando la réplica de la segunda estela de Barros, las que hoy se pueden ver en esa zona El 11 de enero de 2001 se trasladaba la auténtica Estela Gigante de Barros desde un lateral de la ermita de La Rueda, junto a la antigua nacional 611, al otro, donde se levantaba un Parque de las Estelas que entre unas cosas y otras siempre ha pasado más desapercibido que su copia.

Publicado en Últimas noticias