radio online

La Vijanera se celebrará el segundo domingo del año

20 Dic 2011
1665 veces

La Vijanera se prepara para adelantarse a todos los carnavales del viejo continente y dar la bienvenida al año nuevo. Pero no lo hará, como es habitual, en el primer domingo del año, 1 de enero, sino que, para dejar descansar el personal propio y extraño, se retrasa la fiesta para el día 8, segundo domingo. Un cambio que lleva haciéndose desde 1989 y que está dando mucho trabajo a los miembros de la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera, responsable de su recuperación y organización, y este año de la aclaración del traslado de la gran fiesta de Silió, en el término municipal de Molledo. Organizadores que, por otra parte, han calificado esta edición como «muy especial y con muchas novedades».

Silió celebrará una fiesta declarada hace dos años de Interés Turístico Nacional con la mayor comitiva de los últimos años, cerca de un centenar de personas. Algunas vestirán trajes de estreno, tras recuperarlos de la tradición más antigua. Y todos alargarán la fiesta hasta que el cuerpo aguante. Y es que otras de las novedades de este año es que la fiesta no terminará con la muerte del Oso. Habrá, también como antiguamente, más escenificaciones «hasta que la luz se ponga en los montes de Molledo», según explicaron David González y César Rodríguez, presidente y tesorero de la asociación.

Resaltaron de esta edición dos cuestiones más, la expansión de la asociación, convirtiendo su sede en un lugar de encuentro para todos los vecinos de Silió durante todo el año, y la implicación de los más jóvenes vecinos. De hecho este año un tanto por ciento elevado de participantes serán niños y jóvenes. Por último, la asociación adelantó que su intención es difundir el año que viene la fiesta con más exposiciones y conferencias, como ya han comenzado a hacer este año. Uno de los primeros objetivos son los alumnos del valle, los del colegio público Leonardo Torres Quevedo. César Rodríguez y David González coincidieron en señalar que esperan que el año 2012 sea el de la declaración de las mascaradas de la península ibérica como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, como ha sido recientemente declarado el flamenco o la dieta mediterránea. Tras el primer impulso dado desde Portugal en 2011, la iniciativa del colectivo que agrupa esas mascaradas llega a España, en concreto a Asturias, muy interesada en llevar a buen término un proceso en el que La Vijanera es la «punta de lanza» en España y una de las más completas de Europa, señalaron.

Los que ya la han vivido, saben lo que les espera. Para aquellos que nada saben sobre esa fiesta, la asociación organizadora la define como un ritual ancestral cuyo elemento principal consiste en una mascarada, un rito estacional que se celebra (casi siempre) cada primer domingo del año según marca la tradición milenaria. Una comitiva de unas 100 personas, este año, ataviadas con trajes que recuerdan las labores tradicionales y recrean la Naturaleza, recorre las calles de Silió, al ritmo de los campanos de los zarramacos, principales protagonistas y sufridores ya que esos campanos llegan a pesar unos 40 kilos.