radio online

Barriopalacio de Anievas, Pueblo de Cantabria 2019

04 Oct 2019
642 veces
El alcalde y vecinos de Barriopalacio festejando el galardón El alcalde y vecinos de Barriopalacio festejando el galardón

Barriopalacio de Anievas es conocido por muchas cuestiones: su fiesta Un Pueblo de Leyendas, la Mitocasuca, el único museo sobre la mitología de Cantabria, sus historias sobre indianos. Pero sobre todo, es conocido por sus gentes, apenas un centenar de vecinos de los de antes, de puertas abiertas y mesa puesta. Basta con acercarse y hablar con ellos para que en menos de cinco minutos ya te hayan invitado a comer en su casa. Más cuando están felices por ser Pueblo de Cantabria 2019, un premio que, como reconocía el alcalde, Agustín Pernía, se debe fundamentalmente a ellos, a su unión y empuje, a su generosidad y su simpatía. Todos a una, como Fuenteovejuna, pelearon por el premio y ya lo tienen en su mano.

La aventura comenzó en 2017, cuando el alcalde decidió apostar por ese galardón. El mismo reconoce que la idea se la dio «un buen amigo», José María Mazón, entonces consejero de Obras Públicas. A partir de ahí, han sido tres candidaturas muy trabajadas. El año pasado quedó en segundo lugar y este año se ha llevado el premio gordo.

«Es un logro no del Ayuntamiento, sino de los vecinos, los de antes y los de ahora. Nosotros podemos repercutir en la limpieza y en obras, pero el tipo de vida, el cuidado y el calor humano viene dado por los vecinos de antes y ahora», decía el alcalde, ferviente defensor de un pueblo «que tiene muchas ganas de vivir, una calidez excepcional que notas cada vez que te acercas y ves las chimeneas echando humo, ahí sientes la calidad de hogar, de un lugar que te acoge desde el primer momento».

Pernía insistía en que «es un espaldarazo que nos pone en valor acompañado por una  inversión importantísima para seguir siendo pueblo bonito muchos años». Adelantó que los 130.000 euros de premio irán destinados a mejoras urbanas, arreglo de calles, plazas y rincones que recibirán a los muchos visitantes que se acercarán ahora a Barriopalacio. «El objetivo es ahora preparar un valle para el futuro, un futuro seguramente sin ganadería, con lo que hay que darle otras alternativas. No convertir el pueblo en un museo, sino darle una seña especial de identidad, y desde luego haciendo la vida más cómoda a los vecinos».

Junto a Agustín Pernía estaba una mujer que tiene mucho que ver con el éxito conseguido, la presidenta de la Asociación Dos Valles, precursora de la Fiesta de Interés Turístico Regional Un Pueblo de Leyendas, Elena Gutiérrez. Para ella el premio es la consecución de «mucho esfuerzo, de mucho empuje de los vecinos». Ahora, dijo, «son muchas las cosas que nos identifican, que nos ponen en valor, y eso tendrá repercusión también en otros proyectos y en la fiesta de la mitología». «Todo lo que hemos trabajado en los últimos años se concentra en este premio». De su mano han ido anjanas, trasgos, ojáncanos y trastolillos, engrosando las filas de los vecinos que se enorgullecen de que su pueblo saque la cabeza y se reconozca como uno de los marcos urbanos rurales más cuidado de la región.

Con ellos estaba el que fue el primer alcalde de Anievas en el actual periodo democrático, Prudencio Saiz Venero, seguro de que «no hay pueblo más bonito por sus gentes y por su entorno natural».

Los vecinos opinan lo mismo. Eufemia González nació y vivió en Barriopalacio, tuvo que salir pero ha vuelto. «Volvemos, cogemos casas viejas y las restauramos para vivir otra vez en el pueblo, es una alegría». Felicidad García habla de «un pueblo muy acogedor, un laberinto de calles típicas entrañable». Crisanta Marcos Cuevas es el adalid de la «simpatía» del pueblo, «acogemos a todo el mundo como si fueran de la familia». Eva Terán Diez vuelve a Barriopalacio siempre que puede. «Es un pueblo donde los vecinos todavía se ayudan entre sí, como antes, además de tener la naturaleza a la mano».

Poco a poco caía la tarde de lluvia ligera y Barriopalacio iba poniendo los pies en el suelo. Pero eso no impedía a los vecinos seguir presumiendo de cualidades, enumerarlas a ver quién decía una más: casas de indianos, iglesias con historia, una bolera de primera categoría, calles con solera y un entorno natural delimitado por los dos ríos que dan cobertura al pueblo y las laderas de las montañas que llegan a las calles del casco urbano.

La Mitocasuca, la fiesta, las gentes, y los hórreos típicos del valle, catalogados en los anales de esas estructuras como únicos. De hecho, uno de los proyectos de la Corporación es recuperar uno de los cinco que hubo en Barriopalacio para mostrarlo al mundo como una muestra de arquitectura popular y propia. Todo ello en el kilómetro 0 de la región, el centro geográfico de la comunidad autónoma, muy cerca de Barriopalacio, en Calga.

Entrega del premio

Además de la cuantía económica de 130.000 euros con la que se dota el premio, Barriopalacio recibirá una placa conmemorativa que será entregada sobre el terreno por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, la próxima primavera, tal y como ha anunciado ayer el consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa.  El consejero destacó que Barriopalacio de Anievas ha sido la candidatura que “mejor” ha sabido adaptarse a los objetivos del certamen, mediante la realización de pequeñas actuaciones “año a año” para mejorar un núcleo “compacto, agradable y muy interesante de visitar”.

Además, ha felicitado especialmente a los vecinos por su “gran implicación” en un proyecto que, “sin duda”, propiciará que el pueblo de Barriopalacio de Anievas sea conocido por más ciudadanos.

Además, el jurado de esta XII edición ha decido también otorgar los dos accésits, valorados en 10.000 euros cada uno, a los pueblos de Cicera en Peñarrubia y Loma Somera de Valderredible como segundo y tercer clasificado.

Pero lo cierto es que Barriopalacio, una pequeña y cuidada aldea del valle de Anievas, partía con una gran ventaja en la lucha por ser el pueblo más bonito de Cantabria. Anjanas, trasgos, ojáncanos y trastolillos jugaban de su parte y engrosaban las filas de los vecinos que se enorgullecen de que su pueblo saque la cabeza y se reconozca como uno de los marcos urbanos rurales más cuidado de la región. El escenario sobre el que se celebra una fiesta entorno a la mitología que ha sido clave a la hora de decidirse a participar en el concurso organizado por el Gobierno regional.

Así lo reconoce el alcalde, Agustín Pernía, que presume del aval de vecinos, asociaciones y colectivos, unidos para "vender" los valores naturales, arquitectónicos y sociales de un pueblo que acoge cada verano la Fiesta de Interés Turístico Regional Un pueblo de leyendas.

Barriopalacio tienen los pies en el suelo pero eso no le impide presumir de cualidades: casas de indianos, iglesias con historia, una bolera de primera categoría, calles con solera y un entorno natural delimitado por los dos ríos que dan cobertura al pueblo y las laderas de las montañas que llegan a las calles del casco urbano.

Y los hórreos típicos del valle, catalogados en los anales de esas estructuras como únicos. De hecho, uno de los proyectos de la Corporación es recuperar uno de los cinco que hubo en Barriopalacio para mostrarlo al mundo como una muestra de arquitectura popular y propia. Todo ello en el kilómetro 0 de la región, el centro geográfico de la comunidad autónoma, muy cerca, en Calga.