radio online

Limpieza a fondo del río Los Llares para evitar inundaciones

17 Jun 2019
954 veces
Limpieza del cauce del río Los Llares a la altura de Las Fraguas Limpieza del cauce del río Los Llares a la altura de Las Fraguas

La empresa Tragsa se afana estos día en limpiar a fondo el río Los Llares, en Arenas de Iguña, especialmente en su desembocadura con el Besaya, una confluencia que en época de crecidas siempre da más de un susto a los vecinos de la zona. La limpieza ha sido más que bien recibida por el alcalde, Pablo Gómez, uno de los más reivindicativos de Cantabria en cuanto a la necesidad de mantener los cauces de los ríos en buenas condiciones.

En el tablón de anuncios del Ayuntamiento ha colgado las muchas peticiones que ha venido dirigiendo a todos los departamentos estatales para que afronten la limpieza de los cauces "porque entiendo que los vecinos, ante la falta de respuesta, piensen que no lo hago". Pablo Gómez ha enviado a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico varios escritos en los que explica que la vegetación y los cantos rodados obstaculizan laterales e incluso el centro del cauce, con "riesgo", en caso de fuertes lluvias, "de desbordamientos y daños en los pueblos ribereños". También señala que la vegetación reduce el ancho del cauce y las piedras lo elevan, combinación más que peligrosa a la hora de aguantar una crecida. Pero sus constantes reivindicaciones han sido atendidas y en estos días se está acometiendo una limpieza exhaustiva del río Los Llares.

En esta ocasión se ha redactado un estudio técnico sobre la necesidad de actuar en ese cauce y en el río Besaya. Y con ese informe en la mano han comenzado las tareas de retirada de piedras y vegetación en el último tramo del río Los Llares, cerca de su desembocadura con el Besaya, bajo los puentes de la carretera y las vías del tren y a la altura de Las Fraguas. A partir de ahí se irá limpiando el río aguas arriba para que la intervención permita "al menos unos pocos años de tranquilidad", decía el alcalde.

Bien es cierto que el caucel del río Los Llares presenta algunas particularidades que lo convierten, en los meses de lluvias, en un torrente prácticamente irrefrenable que arrastra todo lo que encuentra, causando daños siempre considerables. El cauce es muy ancho y hay zonas que el agua no toca durante buena parte del verano, con lo que crecen todo tipo de plantas a gran velocidad. Por experiencia los vecinos saben que cuando llega la época de lluvias esas piedras y vegetación, árboles incluso, son arrastrados por el fuerte caudal y provocan inundaciones en toda la ribera, desde San Cristóbal a Las Fraguas.

El regidor ponderaba este lunes las labores de limpieza que acomete la empresa Tragsa pero también reconocía que a él le gustaría que se profundizara más, aumentando el fondo del cauce para alargar en el tiempo la solución.

También ha hablado de las piedras que arrastra el río y terminan acumulándose en la zona que ahora se está mejorando, canto rodado que se quiere aprovechar en obras en distintos lugares del municipio. Incluso se está cargando en camiones para levantar una escollera en otro municipio, un aprovechamiento que, por otra parte, reduce el coste de la actuación.

Recién estrenada su tercera legislatura como alcalde, el regionalista Pablo Gómez sigue insistiendo en la importancia de una limpieza adecuada de los cauces de los principales ríos que surcan el municipio para "limitar cuando menos o eliminar en lo posible" el riesgo de inundaciones y "el daño que sufren los vecinos".

Artículos relacionados (por etiqueta)