radio online

Los vecinos de San Mateo aseguran que la tierra se sigue moviendo en el Calero

29 May 2019
1042 veces
Ana, María y Francisco, vecinos del barrio del Calero Ana, María y Francisco, vecinos del barrio del Calero

«Y, sin embargo, se mueve». Siglos después, los afectados por el corrimiento de tierras en San Mateo de Buelna coinciden con Galileo Galilei, aunque su afirmación está más ceñida a un problema concreto, la tierra de la ladera sobre la que se levantan sus viviendas sigue agrietándose, aparecen nuevas fisuras y las grietas crecen, a pesar de las declaraciones que apuntan a la estabilidad del terreno.

Crecen las grietas como crece su preocupación por un problema que cumple cuatro meses sin solución a la vista; como crece su preocupación por los propietarios de un terreno que sigue sin ver la luz sobre quién asumirá el coste de su reparación; y crece, especialmente en los últimos días, porque algunos de los vecinos que llevan meses fuera de casa empiezan a sufrir en su salud el exilio.n

Los afectados inciden en que el terreno dañado ha sufrido «una gran transformación» en el último mes, apareciendo «multitud de nuevas grietas» y acentuándose «enormemente» las ya existentes.

Además, aseguran que toda la superficie afectada «ha cambiado su relieve, pasando a encontrar montículos y ondas donde el suelo era llano». Esos movimientos se han visto también reflejados en la carretera cercana a las casas afectadas, «ya que, donde antes había ya un bache, ha aparecido un desnivel en el asfalto que rodea la tubería que transporta el agua a la ciudad de Torrelavega, tubería que cruza también por los terrenos afectados».

Añadido a todo esto, los vecinos del barrio del Calero aseguran que destaca «el descubrimiento de un nuevo argayo a escasos metros de las fincas afectadas y que haría que la suma de argayos ocurridos en los terrenos comunales, anexos al que aquí nos ocupa, llegue a tres». Además, los afectados han comprobado como «hasta en días soleados todo ese monte comunal aparece lleno de charcas y aguas estancadas». Suman ese hecho a que «se tienen noticias de que cuatro días antes de que se produjera el corrimiento de tierras de enero, las vías naturales que el monte tenía para desaguar se secaron, lo que induce a pensar que toda la ladera sufre algún fenómeno que no le permite evacuar el agua recogida».

Entre tanto están a la espera de conocer el contenido de un nuevo informe realizado sobre el terreno, en el que esperan que aparezca reflejada la existencia del manantial de Santa Leocadia y la incidencia que pudo tener en todo lo sucedido. Algo crucial en una de las vías de posible solución, ya que abriría la puerta a que la administración pública se hiciera cargo de las obras de asentamiento del terreno, sin cargar ese coste a los propietarios de los terrenos afectados. La segunda consecuencia sería la aceleración de esas actuaciones y el regreso de las nueve familias que viven fuera de sus hogares desde finales del mes de enero, tras el temporal que hizo visibles las grietas del terreno.

En esa búsqueda de soluciones, también están pendientes de la llegada de técnicos de la Consejería de Medio Rural, que según les ha informado el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, van a realizar un informe sobre la posibilidad de que la construcción de pistas forestales y el estado del monte ‘la Peña’ pudieran ser los causantes de lo ocurrido. Como en el caso del manantial, la administración se haría cargo de la reparación, coste incluido.

Otra de las vías abiertas de la que se está a la espera en San Mateo es la presentación de un informe jurídico por parte de la Dirección General de la Administración Local sobre los pasos a seguir por el Ayuntamiento en un proceso administrativo que de momento no ha encontrado una salida al problema que supone que las dos familias propietarias de los terrenos afectados tengan que asumir el coste de una reparación que se ha cuantificado en unos 250.000 euros. Se manejan ya algunas soluciones, pero aun no hay informes técnicos que las den validez.

6.144 firmas de apoyo

Hace dos semanas los afectados por el corrimiento de tierras de San Mateo decidieron dar un paso más y palpar el apoyo popular, poniendo en marcha una campaña de recogida de firmas que ha concluido el jueves de la semana pasada, día en el que han presentado ante el Registro de la Delegación del Gobierno en Cantabria un total de 6.144 firmas, «conseguidas en el corto espacio de tiempo de 12 días». Una demostración, aseguran, de apoyo popular con la que quieren solicitar a las administraciones de la Comunidad Autónoma «que colaboren para conseguir esclarecer las causas que provocaron el conocido argayo».

Durante las semanas anteriores a las elecciones, representantes de los afectados se han ido reuniendo con las diferentes formaciones políticas que concurrían a los comicios locales, y tienen la intención de seguir manteniendo contactos con todos los grupos políticos electos en el municipio, así como con la Administración regional «a fin de seguir buscando soluciones» para la pronta vuelta a sus hogares de las nueve familias todavía desalojadas, pidiendo para ello «la realización de una obra fiable y segura y, que sin salirse de la legalidad vigente, no repercuta el coste de esas obras a los propietarios de los terrenos».