radio online

programas04cv05 copy

   Escuchar ahora: A los 4 vientos

Robo de más de 4.000 euros en una peluquería de San Felices

30 Oct 2017
2068 veces
Sandra García junto al cristal roto Sandra García junto al cristal roto

Una peluquería de San Felices de Buelna ha sido la última en sufrir la visita de ladrones en el valle, un robo que se ha saldado con la desaparición de más de 4.000 euros, una televisión, un portátil y secadores de pelo, además de otros objetos de un establecimiento que abrirá sus puertas este martes sobreponiéndose a una situación que dejó en "shock" a la propietaria, Sandra García Marcano. Fue en la madrugada del sábado al domingo y todo apunta a que las mismas personas cruzaron la carretera que llega a Tarriba tras haber robado ante en los almacenes de una compañía de autobuses, en este caso parece que escaso dinero en metálico. En la misma tanda se accedió a otra peluquería que lleva tiempo cerrada y vacía.

Al mediodía del domingo Sandra García pasaba por las cercanías de su peluquería cuando vio los cristales rotos de la ventana del aseo. Con preocupación abrió la puerta principal de su establecimiento y comprobó que alguien había entrado rompiendo el doble acristalamiento lo suficiente como para meter la mano y abrir la ventana con la manecilla. Desde luego se tuvo que utilizar un elemento contundente como un martillo que podrían haberse traído los autores de su estancia previa en la nave de autobuses.

Lo primero que comprobó Sandra fue que la caja registradora estaba abierta y vacía, más de 4.000 euros que había reservado para hacer pagos y preparar la campaña de Navidad con un nuevo escaparate con productos de belleza. También habían desaparecido secadores de pelo, una televisión y su portátil. "Me vine abajo y entré en shock", reconocía ayer lunes, recordando lo sucedido mientras hacía limpieza del local para prepararlo para reabrir sus puertas el martes "y seguir trabajando".

Lo más sorprendente fue la parsimonia del robo. Por lo que parece, a los autores les dio tiempo a inspeccionar el resto de salas e incluso comerse unos dulces que había en el establecimiento. No se dejaron ver cerca del escaparate que da a la calle principal, porque de allí no falta nada.

Todo ello se lo relató Sandra García a la Guardia Civil el domingo a mediodía, tras comprobar el robo que había sufrido.

Ayer los vecinos especulaban al conocer la noticia. Algunos reconocieron haber oído un "estruendo" pero lo achacaron a que a alguno de los habitantes del inmueble se le había caído una cristalería en el interior de su piso.

Valora este artículo
(4 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)