radio online

programas04cv05 copy

   Escuchar ahora: A los 4 vientos

Barriopalacio opta a ser el pueblo más bonito de Cantabria

10 Jul 2017
645 veces
Ayuntamiento, colectivos y vecinos resaltan su potencial natural y patrimonial sobre la base de la Fiesta de Interés Turístico Regional de Un Pueblo de Leyendas Ayuntamiento, colectivos y vecinos resaltan su potencial natural y patrimonial sobre la base de la Fiesta de Interés Turístico Regional de Un Pueblo de Leyendas

Barriopalacio de Anievas optará a ser el pueblo más bonito de Cantabria en 2017. El kilómetro 0 de la región, el centro geográfico de la comunidad autónoma, se ha animado a presentar su candidatura con el aval del apoyo vecinal y corporativo, de asociaciones y colectivos que se han unido para "vender" los valores naturales, arquitectónicos y sociales de un pueblo que acoge cada año una Fiesta de Interés Turístico Regional, Un pueblo de leyendas, basada en la mitología cántabra. Ni leyenda, ni mitología, el alcalde, Agustín Pernía, quiere que la candidatura sea tangible, y para ello prepara proyectos que demostrarán la implicación vecinal e institucional en el "remate del trabajo hecho en Barriopalacio en los últimos años".

Son muchos los alicientes de un marco urbano digno de visitarse. Casas de indianos, iglesias con historia, una bolera de primera categoría, calles con solera y un entorno natural delimitado por los dos ríos que dan cobertura al pueblo y las laderas de las montañas que llegan a las calles del casco urbano. Y los hórreos típicos del valle, catalogados en los anales de esas estructuras, únicos. De hecho, uno de los proyectos de la Corporación es recuperar uno de los cinco que hubo en Barriopalacio para mostrarlo al mundo como una muestra de arquitectura popular y propia.

En cuanto a edificios, el pueblo se prepara para abrir ya un Centro de Interpretación de la Mitología de Cantabria, aprovechando la reciente rehabilitación de las antiguas escuelas. Fue el detonante de la decisión de presentarse a ese concurso, como reconoce el alcalde. El consejero José María Mazón inauguró el restaurado edificio y no pudo sustraerse al cuidado con el que se ha mantenido Barriopalacio. ¿Por qué no?, pensó el alcalde. Y dicho y hecho. "Lo cierto es que podríamos haber presentado cualquiera de los pueblos del valle, pero hemos aprovechado el tirón de la fiesta de interés regional para decantarnos por Barriopalacio".

Entre una cosa y otra desde el Ayuntamiento se han puesto manos a la obra para preparar planes de actuación que dejen en perfecto estado de revista el pueblo. Mejorar el área recreativa y el templete de la bolera, la propia cancha de juego, mimetizar los contenedores, soterrar la línea eléctrica o poner en marcha un interesante proyecto de voluntariado para reforestar los montes con castaños, un proyecto del que espera mucho el actual gobierno de Anievas.

En la candidatura hay que remarcar tres ámbitos. Uno de ellos el valor natural y patrimonial, y de eso en Barriopalacio están sobrados. No hay más que acercarse al pueblo y comprobar que está bordeado por montes, ríos y praderas, pegados a un casco urbano de calles cuidadas en las que la vista se va una y otra vez a casonas señoriales, miradores montañeses, geranios coloreando fachadas clásica de la tierra, aperos de labranza, madera bien cortada esperando el invierno en muchas esquinas.

En las cumbres, arqueología que recrea el paso de cántabros y romanos en los albores de la era;  en el valle, iglesias que hablan de la llegada del cristianismo; casonas con muchas leyendas alrededor que recuerdan tiempos de ventas de parada y fonda obligada; en el casco urbano, los indianos que regresaron dejando su huella en forma de edificios señoriales.

Además de la riqueza natural y patrimonial hay que demostrar lo hecho antes, ahora y después. Sobre los proyectos, mucho queda dicho. De lo ya realizado, además de la restauración de las antiguas escuelas o de una de las ermitas tradicionales del valle, destaca la limpieza de caminos y entornos de grandes edificios públicos, nuevos parques para niños, abrevaderos o escolleras en las que la implicación de los vecinos fue imprescindible. Como lo ha sido a la hora de poner Barriopalacio en el mundo, organizando una fiesta que ha resucitado el valor de la mitología cántabra. Ahora, el reto es hacer visible ese bagaje. Y en ello están ya vecinos y políticos.

Valora este artículo
(1 Voto)