radio online

Artículos por fecha: Viernes, 14 Junio 2019

El PRC y el PP han firmado un acuerdo de gobierno para los próximos cuatro años en Los Corrales de Buelna, un acuerdo que hará que Luis Ignacio Argumosa Abascal sea el primer alcalde regionalista de la localidad. El acuerdo se firmó con el candidato popular, Julio Arranz, que será primer teniente de alcalde en un gobierno que mantendrá el mismo reparto de concejalías de la legislatura que termina este sábado.

Tras un largo proceso de negociaciones, el acuerdo se ha logrado cerrar este viernes, una vez la dirección regional de ambas formaciones ha dado el visto bueno a una alianza que contará con nueve concejales (cinco del PRC y cuatro del PP) en una Corporación de 17 ediles, una mayoría absoluta que deja fuera del gobierno a la actual alcaldesa, Josefina González y sus cinco concejales socialistas. También estarán en la oposición la concejala de IU y el de Vox.

Luis Ignacio Argumosa Abascal reconoció que "hasta el día de hoy hemos dado pasos con prudencia, respetuosos con el resto de formaciones y atentos al pacto autonómico, nos hemos reunido con las dos formaciones, PSOE y PRC, hasta el último día y tras valorar todos los puntos, hemos decidido firmar un acuerdo para la gobernabilidad de Los Corrales de Buelna con el PP". De hecho el PRC mantuvo una reunión a primera hora de la tarde del viernes con el PSOE y otra con el PP a última hora, definitiva a la postre.

Argumosa señaló como motivo principal el ofrecimiento por parte de los populares de "una Alcaldía por la que el PRC lleva luchando muchos años, y por primera vez en la historia de este pueblo lo hemos logrado, los militantes no se merecían que renunciáramos a esa oportunidad".

También apuntó como parte importante la "formación" de los cuatro concejales del PP, "gente joven y preparada que puede dar otro aire al Ayuntamiento".

En la última reunión hubo acuerdo también sobre el reparto de responsabilidades, manteniendo las seis concejalías actuales. Para el PP serán las de Obras y Urbanismo, Servicios Municipales y Medio Ambiente y la de Economía, Hacienda, Comercio e Industria. Para el PRC las de Deportes y Festejos, Educación, Cultura y Ciudadanía y la de Personal, Empleo y Seguridad.

Las dos formaciones estarán en la Junta de Gobierno y se repartirán cuatro tenencias de Alcaldía, la primera y tercera para el PP y la segunda y cuarta para el PRC.

Por otra parte se ha acordado la liberación de una concejala del PP a tiempo parcial sin descartar ampliar ese punto "porque el movimiento de este Ayuntamiento es enorme, hay que ir por esa vía para el buen gobierno de municipios de este calado, es mucho trabajo y son muchas horas las que hay que dedicar", dijo Argumosa.

En cuanto a la parte programática, sin renunciar a las propuestas de cada partido, se arranca con cuatro puntos prioritarios. El primero, la continuidad de la ronda de circunvalación con la construcción de un nuevo puente y la conexión con la rotonda de Barros, eliminando el tráfico pesado del casco urbano y permitiendo la puesta en marcha de proyectos que hagan del centro "un lugar más amable con el ciudadano".

Como segundo punto habló de la ampliación del polígono de Barros, en una legislatura en la que la industria será "un eje importante de nuestro gobierno".

La construcción de la bolera cubierta es otro de los puntos de acuerdo programáticos, un edificio multifuncional que se convertirá en una referencia de la próxima legislatura. Por último se ha acordado la mejora del complejo deportivo Luis Andrés Samperio.

"Tenemos ideas, ganas, ilusión y un equipo preparado para poner en marcha proyectos esenciales para el futuro del municipio, base fundamental de este acuerdo", dijo Argumosa. "Hemos tenido un pacto muy bueno con el PSOE y hemos hecho cosas muy importantes, pero no podíamos desaprovechar la posibilidad de acceder a la Alcaldía, los votantes no nos lo habrían perdonado".

Arranz agradeció en nombre de los dos "el apoyo de las direcciones de nuestros partidos, entendiendo y asumiendo las necesidades y requerimientos del electorado de Los Corrales de Buelna". "Estamos muy ilusionados con esta etapa que comenzamos, tanto como comprometidos con un Ayuntamiento y un municipio al que dedicaremos nuestro máximo esfuerzo".

Publicado en Últimas noticias

Los afectados por el corrimiento de tierras de San Mateo de Buelna ya pueden respirar tranquilos. Tras casi cinco meses de penuria, ayer pudieron escuchar de primera mano la solución que el Gobierno regional ha preparado para dar por terminado su sufrimiento, para que unos puedan volver a sus casas, otros duerman en ellas sin sobresaltos y, los propietarios de los terrenos afectados se quiten de encima una losa económica que apenas les dejaba vivir. Una solución "definitiva" que pagará la Administración pública y que podría permitir el regreso de casi una decena de familias a sus hogares del barrio del Calero para finales de este año.

Los vecinos salían de la reunión "alegres tras escuchar las palabras que llevábamos meses esperando", dijo Ana Quevedo, una de las portavoces. Ninguno soltaba los móviles, hablando con el resto de familiares, vecinos, amigos, para trasladarles "una solución justa y a largo plazo" que da respuesta, decía, "a nuestras peticiones y atiende lo que hemos dicho desde el principio, la importancia de las aguas subterráneas en ese problema".

Los consejeros en funciones de Presidencia y Justicia, y de Obras Públicas y Vivienda, Paula Fernández Viaña y José Luis Gochicoa, respectivamente, explicaron a los vecinos  el plan de actuación ante el deslizamiento del terreno provocado por las inundaciones del pasado mes de enero.

La intervención a realizar tendrá un coste de 180.000 euros, financiados por el Gobierno cántabro y el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, y se ejecutará en dos fases, que podrían estar concluidas antes de que finalice el año.

Paula Fernández y José Luis Gochicoa traladaron a los afectados las conclusiones de un informe geotécnico y otro jurídico encargado por el Ejecutivo cántabro que establecen que, al tratarse de un problema de fuerza mayor, la solución excede del deber de conservación de los vecinos y, por ello, aunque la competencia es municipal, el Gobierno de Cantabria puede apoyar al Ayuntamiento en la ejecución de la solución.

Gochicoa dijo confiar en que la intervención, que tendrá un plazo de ejecución "no superior a un par de meses", pueda iniciarse cuanto antes, previsiblemente en octubre o noviembre, para lo que el Gobierno tratará de agilizar la tramitación todo lo posible.

La reunión tuvo lugar en la sede de la Consejería de Obras Públicas y en ella también estuvieron presentes el director general de Administración Local, Pedro García Carmona; el director general de Obras Públicas, Manuel del Jesus; la alcaldesa de Los Corrales, Josefina González, el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, y varios vecinos afectados.

La alcaldesa expresó su "satisfacción total por haber logrado dar solución a un problema complejo", permitiendo, dijo, "que los vecinos puedan recuperar la normalidad cuanto antes". "Se ha abierto jurídicamente la puerta a que las administraciones nos hagamos cargo de la obra y solucionar el problema de manera definitiva", añadió, para apuntar que "somos pioneros, hemos logrado abrir un cauce que permitirá una actuación inmediata en casos similares en un futuro". "Hoy es un gran día para todos", afirmó.

Por parte de los afectados, José Manuel Ceballos, propietario de una de las viviendas del Calero e hijo de otros vecinos del barrio, agradeció el esfuerzo del Gobierno, dijo, añadiendo que "con saber que vamos a poder volver a nuestras casas y que los dueños de las fincas van a poder descansar nos damos por satisfechos".

Ana Quevedo insistió en que "aún no tenemos el informe técnico pero el geólogo nos ha explicado que todas las aguas que pasan por las fincas vienen de la parte de arriba de la Peña y por lo tanto influyen en la situación de esa ladera, convirtiendo el problema en causa de fuerza mayor". "Ahora hay que tener paciencia porque hay que cumplir los trámites legales, pero ya tenemos la solución sobre la mesa".

Solución proyectada

Gochicoa explicó que los trabajos se van a ejecutar en dos fases. Una primera, en la parte baja del terreno, es la que requiere "mayor trabajo técnico y más medios, al ser la más importante por evitar el riesgo de las viviendas". En esa zona se va a proceder a la instalación de carriles de acero hincados en el terreno y atados con vigas de hormigón para que, una vez finalizada la actuación, pueda ejercer como pantalla y evitar cualquier otro deslizamiento. Una actuación para la que ya se cuenta con proyecto y presupuesto, unos 90.000 euros.

En la segunda fase se realizará una zanja integrada por grava y geotextiles para facilitar el drenaje y el filtrado del agua interior hacia el río. 

A su finalización, los propietarios del terreno podrán reconstruir el paisaje y tendrán la garantía de que la medida adoptada evitará cualquier tipo de alteración en el interior de la ladera que pudiera provocar un nuevo deslizamiento.

 

Publicado en Últimas noticias