La declaración de La Vijanera de Silió como Fiesta de Interés Turístico Nacional empieza a dar sus frutos. El primer paso se presentó este sábado en forma de nueva campaña publicitaria que bajo el lema ‘La Vijanera te llama’ pretende llegar a todos los medios de comunicación en todas las áreas posibles. Así lo explicó la alcaldesa de Molledo, como promotora de la idea. Estuvo acompañada por el director general de Turismo, José Carlos Pedrosa, quien destacó la importancia patrimonial, cultural, histórica y turística de la fiesta. El elemento principal de la campaña es un spot realizado por Isabel Giménez para Vigía Films. La periodista cántabra es además autora del documental ‘La Vijanera, la caza del Oso’, rodado sobre las últimas ediciones de la fiesta de Silió. Además del anuncio, se presentaron distintos elementos promocionales de la fiesta, desde marcapáginas a folletos informativos, carteles o roll-up. Todos sobre la imagen principal de la campaña. La Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera estuvo presente y, a través de César Rodríguez, aprovecho el acto para presentar otro trabajo, titulado ‘La Vijanera dentro del ciclo de mascaradas de invierno europeas’, la relación con otras muchas fiestas europeas. Y habló del presente y futuro de la celebración. Para finalizar, ante el mucho público que llenó el centro cultural ‘Evaristo Silió’ de Molledo, se mostraron algunas de las imágenes presentados al VI Concurso fotográfico Vijanera 2011.

Representantes de las entidades públicas y privadas que dan forma a la asociación se reunieron ayer en Asamblea General en el centro cívico de Molledo. Allí estuvieron alcaldes de más de una decena de municipios y responsables de otra decena de asociaciones, analizando el balance de actuaciones de 2011 y preparando las que llegarán en 2012.

De momento han puesto en marcha 91 expedientes, de los que una tercera parte han sucumbido a los malos tiempos. Aún así, el gerente de la asociación, Ignacio Rodríguez Amor, aseguró que la situación del colectivo es de «estabilidad presupuestaria» y progresión en cuanto a proyectos e ideas. Y aunque la crisis echa para atrás muchas de esas ideas, insiste en las posibilidades de las ayudas del plan Feader Cantabria y otros aportes presupuestarios que maneja la asociación, como los Fondos de Desarrollo Endógeno de Zonas Rurales, ayudas que permiten llegar a proyectos que quedan fuera del Feader «pero que son igualmente interesantes».

Así que el mensaje es claro: cualquier promotor que tenga una idea que primero pase por la asociación, «que pregunte y a partir de ahí, si se puede, de una forma u otra, nosotros colaboraremos para poner en marcha su idea».

La asamblea aprovechó su reunión de Molledo para ratificar la expansión de la asociación hacia el norte. Con sede en Campoo, quiere incrementar la presencia en Iguña, Anievas y Cieza y para ello desde 2012 abrirá una oficina en Arenas de Iguña. Estará abierta los martes y jueves de nueve de la mañana a tres de la tarde. Un técnico del grupo estará en esa oficina para dar información «cercana y precisa» a todos los promotores de la comarca que se acerquen a ella.

En cuanto al año próximo, Ignacio Rodríguez explicó que se avanzará en muchos proyectos, principalmente de iniciativa privada, y verán la luz otros, como un nuevo albergue en Valderredible o una empresa tecnológica con ordenadores de abordo en Campoo.

Proyectos en la zona central

También avanzarán otros proyectos que han protagonizado 2011 en la comarca central. Sin duda, entre los más destacados, una explotación vitivinícola en Cieza; la recientemente puesta en servicio estación hidroeléctrica de Arenas de Iguña; también la expansión y divulgación de La Vijanera, en Molledo; o la próxima rehabilitación de un edificio como tanatorio en Bárcena de Pie de Concha.

La Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera ha convocado la séptima edición del concurso de fotografías Vijanera 2012, con el objetivo de "premiar la creatividad y abrir una puerta a la participación de los amantes de la fotografía con el fin de poner en valor la extraordinaria riqueza etnográfica de la fiesta a través de su fuerza visual". Podrán participar en este concurso todas las personas que lo deseen, profesionales o aficionados a la fotografía, plasmando momentos de la fiestas del próximo 8 de enero. Cada autor podrá presentar hasta un máximo de 20 fotografías, reveladas en papel o en formato digital. Para las fotografías reveladas en papel, el tamaño será de un mínimo de 15x20 centímetros, a color o blanco y negro (en todas sus variaciones). Para la entrega en soporte digital se requerirá preferentemente un CD que contenga las fotografías presentadas a concurso, con una resolución mínima de 300 ppp. No se admitirán fotomontajes. El plazo de admisión de las fotografías a concurso finaliza el 28 de febrero de 2012 y el fallo tendrá lugar en marzo de 2012. Para la concesión de los premios se valorará la calidad técnica de las fotografías, calidad del conjunto del trabajo presentado por cada autor, originalidad y creatividad. Los participantes no podrán obtener más de un premio. El primer premio será de 500 euros, el segundo de 150, se otorgará un accésit de 75 euros y un premio al mejor fotógrafo del valle de Iguña también de 75 euros. Una vez conocido el fallo del jurado, las obras ganadoras, conjuntamente con una selección de las mejores puntuadas, quedarán publicadas permanentemente en www.vijanera.com.

Un de los atractivos de esta fiesta es el momento del canto de las coplas. Les ofrecemos las correspondientes a la edición del 8 de enero de 2012. Tendrán acceso al contendio escrito de las coplas y a otras informaciones de la fiesta en este enlace.

La Vijanera 2011 de Silió en los telediarios de TVE.

El año en el que la mirada de expertos internacionales estaba puesta en la Vijanera, camino de su declaración como Patrimonio de la Humanidad, la ancestral mascarada de Silió (Molledo) se superó a sí misma, rompiendo records y moldes por igual, con más personajes y visitantes que nunca mientras incorporaba a la jornada mujeres recreando la leyenda de los amoríos entre zarramacos y pandereteras.

Desde temprana y gélida primera hora miles de personas invadieron el pequeño pueblo para disfrutar de la primera mascarada de invierno en Europa y una de las fiestas cántabras con más repercusión en todo el mundo, como acreditaron las muchas personas llegadas de fuera de las fronteras regionales y nacionales para poder ver en directo una comitiva única en esta edición por su número y vistosidad.

Lo cierto es que la organización ya lo había previsto. Un largo fin de semana, con margen por medio tras las fiestas navideñas, y el buen tiempo auguraban una celebración multitudinaria, y eso fue lo que pasó. A ratos incluso agobiante por la cantidad de gente que atestaba las calles dejando poco margen a seguir la comitiva. Pero prevenir antes que curar tuvo resultado en los más de 10 terrenos habilitados (gratis) para poder aparcar cómodamente. Aun así la cola a ambos márgenes de la carretera desde la salida de Silió llegaba al pueblo de Molledo.

Nadie se fue decepcionado, porque pudieron contemplar en vivo una Vijanera con más participantes que nunca, cerca de 170, lo que permitió sacar más trajes, algunos renovados, la mayoría espectaculares, con especial mención a los que representaban la Naturaleza. Una edición especial que dio mayor protagonismo al futuro, a los muchos niños que forman parte ya de la Asociación de Amigos de La Vijanera y que se entregaron en cuerpo y alma sábado y domingo a una fiesta que se sigue agarrando a su pasado ancestral para demostrar su inquebrantable tirón de futuro.

Especial también la edición porque se alargó durante todo el día, con vijaneros por el pueblo hasta la caída del sol a ritmo de cantos y pandereteras del valle, unidas este año a la celebración con intención de quedarse para siempre.

Y en una invasión en toda regla no puede faltar el desembarco, en esta ocasión de representantes de todo el arco parlamentario, del Gobierno, con su presidente, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, al frente, junto a varios consejeros, la alcaldesa de Molledo, Teresa Montero, y regidores y ediles de muchos municipios. También destacaba una amplísima representación de los responsables de las mejores mascaradas ibéricas, devotos del santuario que escenifica cada enero una fiesta encumbrada a lo más alto en los últimos años gracias a personas como César Rodríguez, uno de los exponentes de la organización. Un eslabón más en la vieja apuesta por declarar esas celebraciones como Patrimonio Innaterial de la Humanidad.

Coplas  Vijaneras

El mundo entero lo sabe; ha vuelto la Vijanera; la que a ninguno se debe; y que de todo se entera.

Dicen que Mataporquera; se está frotando las manos, porque un loco quiere hacer; un muro a los mexicanos.

Ni Kioto ni París; se derriten los dos polos; dónde quedan ya los tiempos; de toquillas y pololos.

Los ingleses se marcharon; por miedo a la inmigración; mejor Camila que Merkel; dijo el Reino de la 'Unión'.

Para acoger refugiados; Europa diz que 'no hay perras'; mientras gastan los millones; en bombardear sus tierras.

La rosa pierde el color; y el PSOE se marchita; resultó ser gaviotón; el ratón de Susanita.

Traperos de cabalgata; y cortas la carretera; Carmena lo que tú tienes; son ganas de Vijanera.

De la Serna tien cartera; y se ha ganao buen sillón; tras el éxito rotundo; de su plan de 'ordenación'. Y ahora le dará la mano; encantao el del bigote; pa juntos traernos el AVE; y jodernos más el monte.

De Reinosa a Torlavega; ya no hay donde trabajar; o te agarras fuerte a un ERE; o te aguantas sin cobrar.

Pa promocionar Cantabria; en el año lebaniego; traeremos a Enrique Iglesias; a cantar al Sardinero.

Nuestro iguñés más notable; tiene su estatua escondida; merece el gran inventor; una vía concurrida.

No hay carteles pa Silió; ni luz pa la autovías; solo señales azules; que asustan las muy jodias.

Tenemos buena pareja; en Cantabria los punteros; y fue la de nuestro pueblo; una feria sin piteros.

Hoy por fin reconocidos; se arregló nuestro local; estrenamos más campanos; y pronto bien cultural. De Campoo, de Iguña y Soba; de Liébana y Polaciones; unidos pa dar más fuerza; a las nuestras tradiciones. Echen al bolsillo el móvil; que no somos Pokemones; y rebusquen unas perras; pa estas viejas tradiciones.

Que siga estando muy dentro; y el sentimiento no muera; viva el pueblo de Silió; y viva su Vijanera.

Tocaban las campanas a mediodía cuando gritos, cohetes y campanos anunciaron el desenfreno que supone la Vijanera. Salida, por una parte, de las antiguas escuelas, sede renovada gracias al Gobierno de Cantabria, y, por otra, de lo alto de Santa Marina para confluir ambas comitivas muy cerca de la iglesia románica, principio y fin de la fiesta.

Este año poco se podía hacer para seguir el desfile ante la cantidad de gente que llenaba las rutas que tomaban los vijaneros. En la raya, dos veces pidieron guerra para, a la tercera, declarar la paz con el recuerdo del encuentro antaño con otras comitivas. Sorteando calles estrechas y gente cuerpo a cuerpo con los vijaneros, el grupo fue mostrando su particular singularidad: el amo, los traperos, la pepona, la madama o el mancebo, la gigante giralda, los danzarines, la preñá, la gorilona o las gilonas, además, por su puesto, del oso o los zarramacos.

De ahí regreso, paradas incluidas, a la campa donde se concentraron las miles de personas que fueron fieles a la cita. Coplas, canciones y parto de un nuevo año hicieron regresar sobre los pasos a unos y otros, protagonistas e invitados, hacia la iglesia, monumento a la divina justicia que empujó a los guerreros del bien, los zarramacos, a acabar con el oso, símbolo del mal.

Después, ya por la tarde y en una cierta intimidad, interacción entre participantes y pandereteras para continuar con la esencia de la Vijanera, una fiesta que no deja indiferente a nadie, entre otras razones porque su caótico desarrollo permite que, siendo lo mismo y en el mismo lugar, nunca sea igual.

Fotos y vídeos

Disponibles en este enlace.

La Asociación Cultural Amigos de la Vijanera de Silió ha lamentado el “desinterés” del Ayuntamiento de Molledo “por su fiesta más conocida internacionalmente”. Uno de los motivos que alegan es el requerimiento por parte del Ayuntamiento para que ese colectivo asuma las tareas de seguridad, costeando y gestionando la presencia tanto de Protección Civil como la de una ambulancia con servicio vital, “ambos aspectos irrenunciables dada la aglomeración de visitantes prevista para el día de celebración de la mascarada”. “Queremos manifestar nuestra sorpresa, al tratarse de tareas y gastos asumidos anteriormente por la Corporación, tal y como establece el protocolo de seguridad elaborado a tal efecto”. Añade la asociación de Silió que la situación “es aún más extraña” al existir una partida en los presupuestos, aprobados hace cuatro meses, que contempla 3.100 euros para gastos de seguridad de festejos. Especialmente importante consideran la gestión del tráfico el día de la fiesta, tarea desarrollada por Guardia Civil y Protección Civil “que debe estar suficientemente planificada, dadas las limitaciones que presenta la única entrada al pueblo”, algo que, denuncian, no se está haciendo. En consecuencia, la asociación “se exime de cualquier tipo de responsabilidad que pueda acarrear la decisión adoptada por la Corporación de no gestionar y costear la seguridad del evento”. Por último, dejan constancia de que “nuestro fin es puramente cultural y en ningún momento vamos a asumir competencias que consideramos como un mínimo exigible a las instituciones, más si cabe, cuando desde hace años vienen jactándose de los logros conseguidos por la asociación atribuyéndoselos como propios”. Termina la asociación deseando que “este incidente desemboque felizmente en una organización a la altura de nuestra celebración. Pese a todas las trabas interpuestas, el próximo 8 de enero, nuestra Fiesta de Interés Turístico Nacional volverá a erigirse como una de las muestras etnográficas más sobresalientes del continente europeo”.

 

Silió se prepara para celebrar este domingo una Vijanera especial, más madrugadora, más larga, con más personajes y renovada vestimenta. Así cumplirá sus 30 años en Silió, ediciones a las que se suma la primera, que se vivió en Anievas hace más de tres décadas. Afrontar así su tercera edición como Fiesta de Interés Turístico Nacional, con todo preparado para dar cabida a una de las comitivas más cumplida de los últimos años, cerca de un centenar de personajes, de los que 20 sin niños, el "orgullo" de la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera, organizadora del primer carnaval que se celebra en el viejo continente. La mascarada comenzará antes que otros años, así que los visitantes y vijaneros tendrán que madrugar. Sobre las 11 de la mañana bajarán ya los primeros integrantes de la comitiva desde los barrios altos, acompañados por uno de los protagonistas principales, el Oso. Medio hora más tarde está prevista la salida del gran grupo, desde la sede de la asociación, las antiguas escuelas de Silió.

Ya entonces se podrá disfrutar de renovados trajes, este año con especial cuidado a los que recrean la Naturaleza y, entre ellos, uno nuevo, hecho a base de brezo. A partir de ahí, habrá que derrochar buena forma para seguir a la comitiva. Los dos grupos, el que baja de Santa Marina y el principal se unirán tras la iglesia en la primera parada de La Vijanera, la ‘Caza del Oso’ por los zarramacos. Ya unidos, se dirigirán todos hacia el límite con el pueblo vecino, la ‘Raya’, donde los vijaneros pedirán ‘Guerra o Paz’. Ya de regreso, se dirigirán a la campa de la iglesia, estrenada hace dos años. Ahí estará el escenario y se cantarán las coplas, secreto sumarísimo. La actualidad internacional, nacional, regional y local pasará por la crítica y la sátira de La Vijanera.

En el mismo escenario tendrá lugar el ‘Parto de la Preñá’, el augurio del año que empieza. Si el parto es bueno y fructífero, así será el año. Y de ahí a la plaza de la Reguera, detrás de la iglesia, donde los zarramacos darán muerte al oso y pondrán fin al sufrimiento de los hombres, como mejor preludio del año. Pero no acabará ahí la fiesta, porque este año se alargará hasta la puesta del sol, como sucedía en las ediciones de preguerra. Tras un descanso merecido para reponer fuerzas, continuarán los vijaneros con distintas comedias, recorrido por el pueblo y más coplas, recopilación de los últimos 30 años de historia e incluso alguna de preguerra.

 

La Vijanera vistió su mejor máscara para encandilar a los miles de personas que se acercaron a Silió para celebrar una Fiesta de Interés Turístico Nacional enraizada en los ritos ancestrales de Cantabria. La Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera quería ofrecer en esta edición una nueva imagen y el resultado fue espectacular, como ratificaron tanto quienes ayer se estrenaron en la mascarada de Silió como los más habituales, que se dejaron sorprender por más personajes, nuevos escenarios y una apuesta decidida por acercarse cada vez más y mejor al origen de la fiesta. Por todo ello quizás fue ayer una de las más nutridas vijaneras que se recuerdan, miles de personas desde primera hora recorriendo Silió, siguiendo de cerca a la comitiva, aplaudiendo cada parada, riendo con las coplas satíricas, rendidos a una representación única. Entre ellos, el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti y el director general de Turismo, Francisco Agudo Martín, además de diputados, como el anterior responsable del área, Francisco Javier López Marcano, o Francisco Mañanes, y concejales de corporaciones de todo el entorno. Pasadas las 11,30 comenzó el gran espectáculo en dos lugares distintos. Una pequeña comitiva se dejaba ven en las laderas que bajan de Santa Marina a Silió, y el gran grupo salía de las antiguas escuelas, sede de la asociación organizadora. Este último trasladó en una jaula al Oso hasta el cruce con la carretera a Santa Marina. Ahí se escapó y se fue al monte, donde, para el asombro de todos, los zarramacos subieron a darle caza. Los guerreros del Bien hicieron su trabajo y pusieron en manos del Húngaro al animal que representa todos los males de la tierra. Las dos comitivas unidas callejearon hacia la plaza principal, haciendo honores a la ermita que acoge el centro de interpretación de La Vijanera, donde ayer había que hacer cola para entrar. Y de ahí a la Raya, la frontera entre Silió y Santián, lugar elegido, como es tradición, para pedir Guerra o Paz. En ningún momento cesó la danza y, con ella, el sonido de los campanos que portan los zarramacos. El largo recorrido hasta esa raya permitió disfrutar del centenar de integrantes de la comitiva, especialmente de los renovados trajes que recrean la Naturaleza, otra de las apuestas de este año, con mención especial al regreso del Árbol. Con ellos, el amo, los traperos, la pepona, la madama o el mancebo, la gigante giralda o las gilonas, también recuperadas este año, todos envueltos en trajes de marcado corte rural, hechos con elementos propios de las labores cotidianas y la naturaleza de la zona o de restos de telas y sacos. En su tercer año como Fiesta de Interés Turístico Nacional, el primer carnaval de todo el viejo continente regresó sobre sus pasos hacia la plaza de Santiago y de ahí a la campa donde se había instalado el escenario que acogió el canto de las secretas coplas. En el mismo escenario tuvo lugar el Parto de la Preñá, premonitorio de un año de bienes. Y para finalizar, sorteando a los miles de espectadores agolpados en la campa, la victoria del Bien sobre el Mal, la culminación de la fiesta con los zarramacos abatiendo al oso al pie de la iglesia parroquial, recibiendo su bendición. Ahí acababa en otras ediciones, pero en esta, especial por muchos motivos, la fiesta continuó por la tarde, hasta la puesta del sol. Se recordaron coplas antiguas, se escenificaron sainetes propios de las fiestas populares y poco a poco llegó el cansancio, con la noche, dejando danzas y chanzas para otro año, volviendo a la cruda realidad tras el más bello y multitudinario sueño de los 31 años de vida de La Vijanera.

Adjuntamos las coplas de esta edición.

Algunas fotos de este día, disponibles en este enlace.

La Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera estará el próximo 19 de marzo en la reunión convocada para explicar el proceso que se pretende abrir para conseguir la declaración de las más importantes marcadas de la península Ibérica como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. César Rodríguez, miembro de la asociación, explicó en la presentación de las perspectivas de futuro de la fiesta ancestral de Silió, en Molledo, que se abren muchos frentes para potenciar La Vijanera y que intentarán estar a la altura de las circunstancias. De momento, este sábado representantes de fiestas de España y Portugal se concentrarán en Zamora para adelantar los preparativos de lo que será el expediente que se presentará a la UNESCO. Una de las cuestiones previa es la constitución, en esa reunión, de la Red Ibérica de la Máscara. Rodríguez explicó que el colectivo Promoción para el Desarrollo Turístico (Prodestur) es el promotor de la idea y para lograr su objetivo lleva años trabajando en el documento inicial, además de haber mantenido ya contactos con instituciones y entidades de España y Portugal, aún sin cerrar la puerta a otros países. La intención es unir las mascaradas de invierno a la dieta mediterránea o el flamenco, las dos últimas declaraciones reconocidas en ese ámbito en España. El concepto nació en 1990 como alternativa a la declaración de Patrimonio de la Humanidad, que ampara determinados aspectos culturales. Pero la decisión final estará en manos de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que nació en 2003 y es el organismo que estudia las solicitudes y, en su caso, las aprueba. Y mientras, César Rodríguez adelantó que, por tercer año consecutivo, La Vijanera será embajadora de Cantabria en Portugal en el mes de mayo. Volverá a hacer las maletas para traspasar fronteras, como invitado destacado al VI Desfile de Mascara Ibérica que se celebrará en Lisboa (Portugal), fiesta declarada de Interés Turístico Internacional.

La Vijanera se prepara para adelantarse a todos los carnavales del viejo continente y dar la bienvenida al año nuevo. Pero no lo hará, como es habitual, en el primer domingo del año, 1 de enero, sino que, para dejar descansar el personal propio y extraño, se retrasa la fiesta para el día 8, segundo domingo. Un cambio que lleva haciéndose desde 1989 y que está dando mucho trabajo a los miembros de la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera, responsable de su recuperación y organización, y este año de la aclaración del traslado de la gran fiesta de Silió, en el término municipal de Molledo. Organizadores que, por otra parte, han calificado esta edición como «muy especial y con muchas novedades».

Silió celebrará una fiesta declarada hace dos años de Interés Turístico Nacional con la mayor comitiva de los últimos años, cerca de un centenar de personas. Algunas vestirán trajes de estreno, tras recuperarlos de la tradición más antigua. Y todos alargarán la fiesta hasta que el cuerpo aguante. Y es que otras de las novedades de este año es que la fiesta no terminará con la muerte del Oso. Habrá, también como antiguamente, más escenificaciones «hasta que la luz se ponga en los montes de Molledo», según explicaron David González y César Rodríguez, presidente y tesorero de la asociación.

Resaltaron de esta edición dos cuestiones más, la expansión de la asociación, convirtiendo su sede en un lugar de encuentro para todos los vecinos de Silió durante todo el año, y la implicación de los más jóvenes vecinos. De hecho este año un tanto por ciento elevado de participantes serán niños y jóvenes. Por último, la asociación adelantó que su intención es difundir el año que viene la fiesta con más exposiciones y conferencias, como ya han comenzado a hacer este año. Uno de los primeros objetivos son los alumnos del valle, los del colegio público Leonardo Torres Quevedo. César Rodríguez y David González coincidieron en señalar que esperan que el año 2012 sea el de la declaración de las mascaradas de la península ibérica como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, como ha sido recientemente declarado el flamenco o la dieta mediterránea. Tras el primer impulso dado desde Portugal en 2011, la iniciativa del colectivo que agrupa esas mascaradas llega a España, en concreto a Asturias, muy interesada en llevar a buen término un proceso en el que La Vijanera es la «punta de lanza» en España y una de las más completas de Europa, señalaron.

Los que ya la han vivido, saben lo que les espera. Para aquellos que nada saben sobre esa fiesta, la asociación organizadora la define como un ritual ancestral cuyo elemento principal consiste en una mascarada, un rito estacional que se celebra (casi siempre) cada primer domingo del año según marca la tradición milenaria. Una comitiva de unas 100 personas, este año, ataviadas con trajes que recuerdan las labores tradicionales y recrean la Naturaleza, recorre las calles de Silió, al ritmo de los campanos de los zarramacos, principales protagonistas y sufridores ya que esos campanos llegan a pesar unos 40 kilos.

Medio centenar de fiestas de España y Portugal han dado forma este fin de semana a la Red Ibérica de la Máscara, como organismo encargado de tramitar ante la Unesco la solicitud de declaración, en conjunto, de fiestas semejantes a La Vijanera de Silió, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La primera reunión tuvo lugar el sábado en Zamora, con asistencia de una representación de la fiesta cántabra, el primer carnaval de invierno que se celebra en Europa. La iniciativa partió de Promoción y Desarrollo de Turismo Ibérico, Prodestur, cuyo responsable, Helder Ferreira, presidió el encuentro. Entre las decisiones adoptadas está la de crear un grupo de trabajo que se encargará de dar forma a un expediente sobre la situación actual de cada mascarada. El grupo estará formado por 14 representantes de instituciones y asociaciones españolas y portuguesas, como Turismo Zamora, la Diputación de Zamora, el Ayuntamiento de Montamarta o una asociación de Pobladura de Aliste, así como delegados de Orense, Cantabria, Asturias, Burgos o Cáceres, mientras que por la parte lusa estarán Valongo, Mira o municipios de la región de Tras os Montes. El colectivo se ha marcado un plazo de dos años para lograr dar la mayor exhaustividad al expediente y aunar todas las mascaradas posibles de las 150 que se celebran en la península. Helder Ferreira señaló que el objetivo es “presentar una candidatura fuerte y seria que pueda conseguir el reconocimiento de patrimonio de la humanidad por parte de la Unesco». Para ello dejó abierta la posibilidad de unirse a la red a lo largo de los próximos meses. En ese tiempo se prepararán informes para que las comunidades autónomas se unan a la candidatura que se presentará ante el Ministerio de Cultura, organismo que finalmente deberá iniciar el expediente de solicitud ante la Unesco. La cuestión está en que únicamente se presentan dos candidaturas al año, por lo que no se quiere dejar ningún cabo suelto. Este año todo apunta a que las opciones elegidas se acercarán más a candidaturas de conjuntos históricos, por lo que se estima como mejor momento ya el del 2012. Otro aspecto tratado este fin de semana hace referencia a la apuesta por las nuevas tecnologías para logar el objetivo final: creación de una página web, blogs, participación en redes sociales, etc. Y la inmediatez de esas nuevas tecnologías se quiere trasladar al grupo de trabajo, para estar en la red ya antes de la Semana Santa. Y como paso necesario, se deberá dar forma a unos estatutos que establezcan derechos y obligaciones de los integrantes de la nueva red. Tras ese primer encuentro la mira está puesta en la declaración el año pasado como patrimonio de la humanidad a los castellers, aliciente principal para pensar que las mascaradas también pueden lograrlo.

Silió será escenario este sábado del primer Desfile de Máscaras de Invierno que se celebra en Cantabria dentro de las actividades promovidas por la Red Ibérica de la Máscara. Organizado por la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera, los protagonistas principales de la primera edición serán Los Sidros y las Comedias de Valdesoto, Asturias, representantes de una de las fiestas ancestrales más importante del Principado. El desfile comenzará a las 12,30 horas y se desarrollará por las calles de Silió, con una veintena de integrantes de la fiesta asturiana, junto a música de la tierra.

Según adelantó César Rodríguez, uno de los integrantes de la asociación organizadora de La Vijanera, serán ellos los únicos protagonistas, por dar relieve a su fiesta y por la proximidad de la celebración de una nueva edición de la fiesta de Silió. Dos son los objetivos del desfile, que se organiza con intención de continuidad: el primero la difusión de las mascaradas, dentro de las actividades programadas por la Red Ibérica de la Máscara. El segundo, más cercano, potenciar un fin de semana que culminará el domingo con la feria ganadera de Silió. Y con ese carácter de continuidad, ya se piensa en una segunda edición, el año próximo, con presencia de otro grupo que podría llegar desde Galicia.

César Rodríguez detalló que la jornada comenzará con el desfile, continuará con una comida de hermandad entre las dos asociaciones y terminará con una magosta para todos. Recordó que ya el año pasado tuvo lugar un encuentro con los representantes de la fiesta asturiana pero sin desfile. Ahora se quiere potenciar el encuentro llevando a los visitantes otra forma de mascarada, distinta de una de las más importantes de Europa como es La Vijanera, pero siempre al más alto nivel. Un paso más en la reivindicación de las mascaradas dentro del largo proceso de declaración de esas fiestas ancestrales como Patrimonio de la Humanidad.

(En el reproductor, César Rodríguez explica los detalles de la jornada)

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Eduardo Arasti, ha mantenido una reunión de trabajo con el alcalde  de Molledo, Dámaso Tezanos, distintos proyectos de su municipio.

El consejero manifestó el apoyo de su departamento a través de la Dirección General de Turismo a la Vijanera, primer carnaval de invierno del año relacionada con ritos  de expulsión del año viejo, fiesta declarada de interés turístico nacional, y que es una de las grandes citas etnográficas y culturales de Cantabria.

Otra de las peticiones que ha sido abordada es la que hace mención a las carreras  que se celebra el 10 de septiembre, con motivo de las fiestas patronales,  y que cuenta ya con más de 70 ediciones.

En este sentido Arasti le manifestó el inicio de trabajos para declararla de interés regional ya que, al margen de reunir a más de 8.000 personas en cada edición, es un acontecimiento al que se puede dar esta categoría como  “un buen reclamo para acercar visitantes”.

Igualmente en el encuentro se abordó la situación del suelo industrial en el municipio.

La Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera hizo ayer balance de la última edición, sumándose a las voces que han destacado este año como uno de los mejores y más espectaculares de la reciente historia de la mascarada cántabra. César Rodríguez, uno de los motores culturales de la fiesta de Silió (Molledo), reconoció que el nivel de esta edición será difícil de repetir, un nivel de trajes muy bueno, renovado espectáculo y con la gente muy implicada. Los cambios han sido muy bien acogidos por los mayores del pueblo y eso deja muy buen sabor de boca a los actuales organizadores: los dos grupos con salidas distintas, la captura del oso, su viaje en carro, han gustado y nos hacen seguir adelante.

Sobre la cantidad de público que se acercó a Silió señaló que ya esperábamos mucha gente pero no tanta y tantos elogios, es para nosotros un honor porque lo hemos preparado todo con especial mimo desde hace tiempo para que saliera como ha salido. Lo mejor de esta edición, apuntó, ha sido la implicación de pequeños, grandes y mayores para hacer La Vijanera lo mejor posible y ese trabajo ha saltado a la vista. Lo peor, el eterno problema, la falta de aparcamiento, los tapones de una única carretera de entrada y salida, te frustra que haya gente que no pueda llegar al pueblo. De momento es algo que va a seguir pasando pero intentamos que en un futuro próximo todos tomemos conciencia de que la gente no puede andar ocho kilómetros para disfrutar de la fiesta, de que las colas de coches lleguen hasta Molledo y Bárcena de Pie de Concha, no puede ser y habrá que trabajar en su solución. También afirmó que alargar la fiesta fue todo un acierto.

Después de los actos fuertes de la mañana, la tarde fue magnífica, hay trajes que por su peso no pueden aguantar, pero el espectáculo de los cinco zarramacos que han aguantado ha sido impresionante. La gente decía que no entendían como se puede soportar así de seis de la mañana a seis de la tarde. Reconoció que fueron momentos para el recuerdo, creando otro ambiente, con menos gentes por las calles pero igual de implicada que en la mañana, acercándose a los orígenes de la fiesta. Son cosas que recompensan el trabajo hecho.

Camino a la UNESCO

Pero hay otro motivo de satisfacción para la asociación. Este domingo estuvo en Silió el máximo exponente de la Red Ibérica de la Máscara, Helder Rui Ferreira, el promotor de la idea de lograr que la UNESCO declare mascaradas como La Vijanera Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y Pablo Canal, miembro de la Asociación Cultural por la Recuperación de los Sidros y les Comedias «El Cencerru» de Valdesoto, que este año gestionará la continuidad de esa tramitación. Un camino que, pese a la escasa hasta ahora implicación de las autoridades cántabras, sigue el camino iniciado en 2009. Además, en este año, tras el liderato portugués de esa red, ahora le toca a Asturias.

De momento este domingo un grupo de vijaneros viaja al concejo de Siero, para disfrutar de Los Sidros de Valdesoto, otra de las mascaradas de invierno del norte de España. Unos días más tarde, la Red Ibérica de la Máscara se reunirá, en concreto los días 11, 12 y 13 de febrero, en la localidad sierense de Valdesoto por primera vez desde su creación, el 19 de marzo de 2011. La plataforma surgió con el objetivo de que las organizaciones relacionadas con las máscaras ibéricas tradicionales pudieran conocerse y compartir conocimientos e información, saber los problemas que tiene cada colectivo y buscar, en conjunto, una solución. Eso, además de la intención de lograr la incorporación de todas las máscaras ibéricas al patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.

Lo que no habrá este año, en principio, es viaje a Lisboa para participar en el Desfile de Máscara Ibérica. Este año, por muchas razones, toca descansar.

(En el reproductor, César Rodríguez habla para los informativos de Radio Valle de Buelna)

Página 1 de 2