Los trabajadores de Fundiciones Greyco se manifestarán el próximo jueves 12 de marzo en Pamplona, frente a la sede de la dirección de la planta de San Felices de Buelna, Frenos Iruña. Hasta Navarra viajarán más de 130 personas, entre trabajadores y familiares, para trasladar su queda por la situación que atraviesa la factoría, parada desde el 19 de enero, fecha en la que comenzaron una huelga que aún se alargará durante los próximos días, como aseguró el presidente del comité de empresa, Francisco González.

Ayer aseguró que los trabajadores están al "límite, aguantando una situación crítica " en la que se enteran a través de los medios de comunicación de lo que sucede alrededor de la fábrica. "No sabemos nada de nada sobre posibles compradores, contactos con la dirección sobre el pago de los salarios o la venta de la planta". Y en ese contexto ponen en duda los pasos que se están dando "porque que menos que nos digan a nosotros, con lo que estamos pasando, si hay algo de verdad en las propuestas de compra, uno, dos, tres o cuatro compradores y qué pretenden". Y encima, decía González, "vamos al Parlamento y de nuevo nos enteramos de que hay contactos ya con Frenos Iruña sobre el pago de los salarios". En cualquier caso aseguró que "nos parece una falta de respeto con personas que llevamos más de 50 días en la calle, sin cobrar desde noviembre y cansados de tener que enterarnos de segundas de esas cuestiones". "Estamos en manos del Gobierno regional y les pedimos que no solo den los pasos necesarios para alcanzar una solución, también que nos tengan informados de los avances, por nosotros y por nuestras familias".

Sobre el viaje a Pamplona aseguró que ya se ha solicitado el permiso necesario a la Delegación del Gobierno, que se han llenado prácticamente dos autobuses con más de 130 personas y que les acompañarán el líder regionalista Miguel Ángel Revilla, el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, y que han cursado invitación también a la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio. Saldrán de la factoría a las siete menos cuarto de la mañana y se concentrarán frente a la sede de la matriz navarra de 11 de la mañana a tres de la tarde.

Ya habían hecho un viaje previo, los miembros del sindicato CCOO, para aclarar la información que desde Frenos Iruña se estaba trasladando a los operarios en Navarra, "ante la posibilidad de que se estuviera manipulando la información sobre nuestra situación e intenciones". Allí recordarán "la verdad de esta situación, el por qué ellos han crecido como han crecido y a nosotros nos han hundido".

Nueva reunión

El viernes se reunirán de nuevo ante el Orecla con muy pocas expectativas. Pero González si quiso mandar un mensaje a la dirección. "No vienen porque en una de las reuniones les abucheamos, pero eso no quita para que si realmente quieren reunirse nos lo pidan y busquemos un lugar común".

Pero el comité se teme que todo el proceso de desavenencias que se ha vivido hasta ahora sea el camino recto para llegar a la liquidación de la planta y poner las cosas más fáciles para la llegada de un nuevo comprador sin que Frenos Iruña salga dañado en su imagen y economía.

Los trabajadores de Fundiciones Greyco, en huelga desde el pasado lunes, han recibido en la tarde del miércoles un adelanto de la propuesta que la empresa presentará ante el Orecla para desconvocar el paro que está secundando toda la plantilla. La dirección quiere que vuelvan al trabajo el lunes y acaben con la producción que estaba prevista para estos días, asegurando que con la venta de ese resultado se pagarían las nóminas atrasadas. Y asegura que cambiará su política comercial, rebajando sus pretensiones ante los clientes.

A los representantes sindicales les ha olido a cuerno quemado, muchas veces ya quemado. Y han contestado que lo que quieren sobre la mesa es un plan de inversiones serio que garantice la producción y el mantenimiento de la factoría, el pago de los sueldos atrasados y una garantía de futuro.

Por otra parte, esperan poder reunirse en los próximos días con el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, para trasladarle su preocupación por la situación actual de la planta de piezas de automoción de la recta de la Agüera, en San Felices de Buelna. Así lo confirmó ayer el presidente del comité de empresa, Francisco González, al explicar que entre otras cuestiones se planteará la necesidad de que la empresa matriz, Frenos Iruña, explique las inversiones públicas recibidas por la empresa por valor de más de 600.000 euros que "no se han notado" en la factoría cántabra. En principio esa inversión debería haber posibilitado la entrada en la fundición nodular para la producción de frenos con destino a los aerogeneradores que se preveían instalar en Cantabria.

Todo apunta a que continuarán hasta finales de enero concentrados en la entrada a la factoría, secundando como han hecho hasta ahora una huelga convocada por salarios atrasados y falta de inversiones necesarias en el mantenimiento de la planta de piezas de automoción.

La plantilla de Fundiciones Greyco se concentrará este jueves frente a la sede del Gobierno de Cantabria para reclamar una solución a un conflicto que se alarga ya durante 14 meses. A la espera de noticias sobre las opciones reales de compra de la factoría de San Felices de Buelna, los trabajadores han decidido secundar la propuesta del comité de empresa de reclamar información de primera mano el día en el que se reúne el Consejo de Gobierno y la víspera de la fecha límite para encontrar una solución que frene la ejecución de los 53 despidos de toda la plantilla.

La concentración comenzará a las 12 del mediodía, según adelantó el presidente del comité de empresa, Francisco González, "optimista", como dijo, ante el hecho de poder suspender esa concentración si la "esperada" oferta de compra llega en las próximas horas. "Está todo firmado, acuerdos y más acuerdos, con unos y con otros, y solo resta que llegue esa oferta definitiva de compra que nos permita reabrir la factoría", señaló.

Pero entre tanto, han decidido quemar los últimos cartuchos y concentrarse en Santander, a donde se trasladarán en vehículos particulares, invitando a quienes quieran acompañarles en lo que será una nueva reivindicación "para que alguien nos diga de primera mano que hay de cierto en todos los rumores que apuntan a que la solución está cerca".

Ya lo puede estar, porque si no llega este viernes, los administradores concursales tendrán que dar curso a las cartas de despido de todos los trabajadores, sin más aplazamientos posibles.

Los trabajadores de Fundiciones Greyco se han confabulado una vez más para tomar aire y dar un poco más de tiempo a una solución de futuro para la planta de San Felices de Buelna que no acaba de encontrarse. Esta vez han aprobado en asamblea (con una única abstención y un solo voto en contra) poner en marcha un plan de reapertura de la factoría que pasaría por la implicación de los propios trabajadores como inversores, poniendo en marcha la maquinaria como aliciente para encontrar empresarios interesados. "Los trabajadores apuestan por su futuro y por esta línea de participación laboral en la que Sodercan nos está apoyando al cien por cien y en la que creemos como posible salida para Greyco", dijo ayer Daniel San Miguel, secretario general de Industria de CCOO. Ahora hay que definir ese plan y llevarlo a efecto para incrementar las posibilidades de venta de la unidad productiva al completo, con toda la plantilla. De momento la situación aplaza una decisión definitiva hasta mediados o finales de enero, tiempo en el que se espera tener ya la solución al futuro de la factoría. Una situación que según Daniel San Miguel les lleva a tener un "moderado optimismo".

Así lo decidieron los trabajadores en una asamblea celebrada después de reunirse con los administradores concursales y Frenos Iruña, en lo que fue la última reunión del periodo de consultas del ERE de extinción abierto tras la fallida compra por parte de Urdaneta Capital, un proceso cerrado sin acuerdo por parte de los trabajadores, que no aceptan la extinción de sus puestos de trabajo.

Daniel San Miguel, secretario general de Industria de CCOO, aseguró que "ahora sí, los tiempos se agotan y hay que darse prisa en hallar una solución, hay que tomar decisiones rápido". Unas decisiones que se basarán, recordó, en la declaración del Gobierno regional de Greyco como empresa estratégica para Cantabria y, sobre todo, para una comarca del Besaya ya "muy castigada". "El Gobierno va a seguir poniendo toda la carne en el asador para encontrar una solución", afirmó. Una solución que sigue pasando por el grupo de empresas lideradas por el industrial Gómez Panizo, según confirmó el sindicalista. "Sigue interesado en Greyco, pero hace apenas dos meses que entró en liza y no ha tenido tiempo de evaluar su posible participación", dijo.

También habló de la implicación de los administradores concursales, "parte fundamental en los planes de futuro", y del grupo de industriales cántabros "que desde el primer momento ha apostado por Greyco con un proyecto de futuro muy interesante".

El secretario general de Industria agradeció especialmente el esfuerzo de los trabajadores durante el último año de reivindicación laboral, "un esfuerzo sobrehumano para que este barco llegue a buen puerto", dijo.

Trabajadores que siguen en situación de ERE de suspensión hasta diciembre de 2016, "con lo que están en situación de desempleo, algunos con esa situación prácticamente agotada", lamentó San Miguel.

(En el reproductor, Francisco González en declaraciones a los informativos de Radio Valle de Buelna).

Los trabajadores de Fundiciones Greyco han entrado en su duodécima y última semana de huelga, según explicó este miércoles el presidente del comité de empresa, Francisco González, al anunciar que han presentado la solicitud de admisión de un Expediente de Regulación de Empleo de suspensión de contratos y acogerse a una situación de desempleo. Después de más de cinco meses sin cobrar "ni un céntimo" los trabajadores han acordado no continuar con la huelga, "tirar" de los días de vacaciones que les quedan del año pasado y esperar a que "cuanto antes" la Dirección de Trabajo apruebe esa suspensión de contratos para ir al paro.

La situación es "insostenible" reconoció Francisco González, para explicar que esa decisión también piensa en una posible compra de las instalaciones por alguno de los empresarios que han anunciado su interés por la planta de San Felices de Buelna. "Si se compra Greyco es posible que no entremos todos a la vez, así que es bueno que estemos preparados para una incorporación paulatina a medida que la fábrica vaya recuperando pedidos y carga de trabajo".

Y entre tanto viven en un "compás de espera" tras la visita de representantes del grupo inversor hindú Urdaneta Capital y la espera de una propuesta concreta de la francesa NDC Foundry.

En esa espera los trabajadores se han dividido por grupos para hacer guardia en la factoría, evitando los robos que han sufrido en los últimos días, y realizar trabajos de mantenimiento. Cada día el grupo que trabaje se dará de alta en labores de vigilancia y conservación, explicó González.

Confió en que la semana que viene "empiecen a conocerse noticias positivas sobre el proceso de venta" y agradeció el apoyo de vecinos y compañeros de la comarca, como los del grupo Nissan, quienes harán efectivo este viernes su plan de apoyo a las familias de los trabajadores de Greyco.

Terminó apuntando la última visita al Orecla, "sin valor ninguno porque vamos firmamos y nos volvemos, ya sin que vaya nadie más", dijo.

(Declaraciones de Francisco González a Radio Valle de Buelna)

Todos los trabajadores de la factoría Greyco, en San Felices de Buelna, han secundado la primera jornada de huelga convocada por el Comité de Empresa ante la falta de pagos de la nómina y extraordinaria de diciembre y la ausencia de inversiones en el mantenimiento de las instalaciones fabriles, según explicó el presidente de ese comité, Francisco González. Se han concentrado en la puerta de la factoría y así seguirán los 59 trabajadores de Greyco, en principio hasta el sábado 24, aunque ayer mismo ya se pidió autorización para continuar la huelga la semana próxima.

Los trabajadores también achacan a la empresa matriz, Frenos Iruña SAL, de Navarra, el renunciar a los principales clientes, incrementando el precio de las piezas y perdiendo más de dos toneladas de pedidos en el último medio año. Y critican la imposibilidad de mantener reuniones con la dirección, establecida en Pamplona, en las que poner sobre la mesa las verdaderas intenciones sobre el futuro de la planta de componentes de automoción de la recta de la Agüera. Francisco González afirmó que "ya no solo son los sueldos, queremos hablar sobre el futuro de la empresa, porque ese futuro pasa por invertir en las instalaciones, y si no hay intención, que sean valientes y nos digan si hasta aquí hemos llegado, pero que lo digan antes de que pueda pasar algo, porque el riesgo de trabajar aquí, tal y como está la planta, es muy grande".

De hecho, la intención es que en caso de que la dirección no se siente a negociar con los sindicatos la huelga pasará a ser indefinida. Mientras, "se convocará semana a semana para dejar una puerta abierta a posibles negociaciones en una muestra más de nuestro interés por esta empresa".

El secretario de Acción Sindical de CCOO, José Antonio Gimeno, visitó ayer a los trabajadores y pidió que "alguien ponga cordura en una situación en la que los que manejan la fábrica son auténticos irresponsables", asegurando que "lo que hace falta son empresarios que quieran de verdad sacar adelante esta factoría, porque otra cosa es que los actuales lo que quieran es hacer perder dinero a la empresa".

Francisco González reconoció la "incertidumbre" de los trabajadores y las "pocas esperanzas de que nos paguen" tras lo sucedido en la última reunión ante el Orecla, en la que la empresa ya avanzó que iría pagando parte de la extra o la nómina de diciembre en febrero y "esperar a abril por si las cosas cambiaban". Pero en ese campo señaló que la empresa también tiene deudas con proveedores, transportistas, ferreteros o mantenimiento". Incluso denunció que se está pagando con la cuenta de resultados de la factoría una hipoteca de 1,5 millones de euros que se solicitó para comprar la nave en 2008, cuando Frenos Iruña se hizo cargo de Greyco.

Incidió también en los riesgos que corren los empleados en las instalaciones, hasta tal punto que "no descartamos que en cualquier momento ocurra un accidente", porque "parte de las instalaciones están paradas por falta de reparación o mantenimiento".

"Nos dijeron en 2008 que eran empresarios modelos y lo único que hemos hecho ha sido ceder para mantener la empresa mientras nos reducían los salarios y se abandonaban las instalaciones". Terminó lamentando el que "se han llevado moldes de fábrica nuestros e incluso máquinas".

Desde julio del año pasado han consumido los días de paro con lo que la preocupación de los trabajadores es aún mayor ante el futuro incierto que les espera.

La plantilla de Fundiciones Greyco ha recibido una nueva muestra de solidaridad de sus compañeros del valle de Buelna, traducida en tonelada y media de alimentos de primera necesidad aportados por los trabajadores de la planta Nissan de Los Corrales de Buelna. Durante una semana el comité de empresa de la firma japonesa repartió por la factoría urnas solidarias con las que se reforzaron otras aportaciones de los trabajadores con destino a paliar la situación de las familias de Greyco. La cantidad se acercó a los 4.000 euros, que, con ayuda de Eroski City de Los Corrales de Buelna llenaron siete palés de alimentos a repartir entre los 60 obreros de la planta de San Felices de Buelna.

El supermercado también entregó al comité de empresa de Greyco 55 vales para descontar de las compras que hagan los empleados a lo largo de todo el año.

Agustín Terán Gutiérrez, responsable de Eroski City Los Corrales de Buelna, coordinó con los comités de empresa la entrega de los palés ante la atenta mirada de muchos corraliegos que pasaban por delante del establecimiento, en pleno centro de la localidad.

El secretario del comité de empresa de Nissan, Miguel Angel Arrey, destacó la solidaridad de toda la plantilla. Y el presiente del comité de Greyco, Francisco González, agradeció ese esfuerzo, extendiendo el agradecimiento a cuantos vecinos, comercios y empresas que han paliado una situación "muy difícil ya para familias que llevamos más de cinco meses sin llevar dinero a casa".

(Declaraciones de Francisco González a los informativos de radio Valle de Buelna)

La tercera cita ante el Orecla de dirección y trabajadores de Fundiciones Greyco ha tenido el mismo resultado que las anteriores, falta absoluta de acuerdo y distanciamiento cada vez mayor entre las partes. La ausencia de los directivos de Frenos Iruña motivó duras críticas por parte de la representación sindical que volvió a incidir, como ya había hecho tras otras tantas reuniones, que "es la demostración inequívoca de que los empresarios no tienen ninguna intención de llegar a un acuerdo". Pero el enfado llegó con la propuesta de la dirección ante el organismo regulador. Según el presidente del comité de empresa, Francisco González, "esta vez la propuesta de Frenos Iruña se ha centrado en la desconvocatoria inmediata de la huelga sin condiciones y el adelanto de que pagarán cuando se venda el producto, sin fecha". También rechazó las acusaciones de la dirección sobre "que la huelga sea ilegal o el hecho de que no dejemos entrar a los directivos en la factoría, es todo mentira", dijo.

Con todo, los representantes sindicales miran ya más hacia los próximos días. Especialmente el sábado, fecha en la que han convocado una manifestación que partirá del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna a las 11.30 horas y que terminará en el Ayuntamiento de San Felices de Buelna, reeditando una de las últimas manifestaciones de Greyco hace unos años. "Solo pedimos que el tiempo nos respete, porque hasta ahora ha estado en nuestra contra desde el inicio de la huelga, con más temporales que días".

Para terminar, Francisco González señaló que esta semana el comité de empresa ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil por la salida de moldes de la fábrica en tres tandas, en los meses de octubre y noviembre, unos 70 moldes en total valorados cada uno de ellos entre tres mil y seis mil euros. "Si son los dueños de los moldes para llevárselos, también lo son para pagarnos o invertir en la factoría. Si no lo son, no pueden llevarse lo que es nuestro", afirmó.

El tiempo se acaba para los trabajadores de Fundiciones Greyco. Engullidos por los tiras y aflojas de la negociación entre Sodercan y Urdaneta Capital lo cierto es que el Expediente de Suspensión de Empleo se convertirá en breve en uno de extinción, y si nadie lo remedia, los acuerdos firmados hasta ahora sobre condiciones laborales con el grupo inversor anglo-indio se quedarán en papel mojado.

Ayer se reunieron con los administradores concursales para que les detallaran la nueva situación e incluso el interés de empresarios españoles por la factoría de San Felices de Buelna. Aunque ya nada les convence para dejar el pesimismo que la ruptura del acuerdo económico entre Gobierno e inversores ha provocado.

De hecho, Francisco González, presidente del comité de empresa, y Daniel San Miguel, secretario de Industria de CCOO, se reunieron después con el presidente, Miguel Ángel Revilla, la vicepresidenta, Eva Diaz Tezanos, y el consejero de Industria, Francisco Martín, para saber cómo estaba la situación. El encuentro fue propiciado por el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, más que preocupado por el futuro incierto de Fundiciones Greyco.

En la reunión con la plana mayor del Ejecutivo cántabro se aseguró que se sigue apoyando la apuesta de Urdaneta Capital "siempre que se ciña el acuerdo a la legalidad", decía González, en referencia a la Comisión Europea, ante la que ha llegado una denuncia de competidores directos de Greyco sobre las condiciones del acuerdo entre Sodercan y el grupo inversor, dijo.

"Ahora ya corremos el riesgo de que con el expediente de extinción nos liquiden y se acabe una historia en la que por dejar, hemos dejado hasta muertos, quizá para que ahora nos dejen en la estacada".

Reconoció que la plantilla está "cansada" de "acuerdos y rupturas, de que se van pero no se van, de decisiones que respetamos pero que pagamos nosotros".

 

(Declaraciones desde Pamplona de José Antonio Hernández)

Los familiares y trabajadores de Greyco se manifestaron este jueves en Pamplona, frente a la sede de Frenos Iruña, propietaria de la planta de San Felices de Buelna, llevando a la puerta de la dirección del grupo una reivindicación de sueldos e inversiones que les mantiene en huelga desde el pasado 19 de enero. Regresaron a casa con un doble sabor de boca: el del éxito por la repercusión mediática de su manifestación en Pamplona y el de la falta de apoyo de los compañeros de grupo de la factoría navarra, "encerrados en su fábrica a cal y canto, sin dar señales de vida", como decía José Antonio Hernández, miembro del comité de empresa de la factoría cántabra, quien añadió que "no nos sorprende porque ya nos esperábamos algo así, nos sentimos ignorados pero no extrañados".

Lo que si les extrañó fue la fuerte presencia policial en el polígono donde se manifestaron. "No sé si pensaron que veníamos a montarla, poco saben que los trabajadores de Greyco hemos demostrado muchas veces que somos pacíficos, que nuestra reivindicación es justa y dentro del respeto a los demás", dijo Hernández.

Destacó la presencia de familiares y amigos apoyando esa manifestación, al igual que los líderes sindicales cántabros y navarros, el del líder regionalista Miguel Ángel Revilla, el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, o la concejala del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna Elsa Salas.

El viernes volverán a pasar el trámite del encuentro ante el Orecla, "que con ese proceso concursal por medio igual nos depara nuevas sorpresas", decía González. Y el sábado protagonizarán la Marcha de la Dignidad, que partirá de Torrelavega sobre las 11 de la mañana para llegar a Los Corrales de Buelna sobre las 13.30 horas y a San Felices de Buelna una hora más tarde.

El Comité de Empresa de Fundinorte (antigua Greyco) estará presente en la reunión prevista para este lunes en Sodercan, en la que se dilucidará el futuro de la fundición de San Felices de Buelna. La sociedad regional rectifica y da cabida en esa reunión al único órgano de representación de los trabajadores, que se había quedado fuera "sin que aún sepamos por qué", decía el presidente del comité, Francisco González.

Así las cosas los trabajadores esperarán en Los Corrales de Buelna el resultado de la reunión, expectantes ante lo que será el primer encuentro a tres bandas, representantes del Gobierno regional, empresarios y trabajadores, sentados a la misma mesa como venían pidiendo desde principios de año los sindicatos y el propio comité.

El viernes, fuera aun de la reunión, la plantilla había decidido en conjunto plantarse en la puerta de Sodercan protestando por no haber sido invitada. A las ocho y media de la mañana el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, llamó al presidente regional, Miguel Ángel Revilla. A los pocos minutos se abrieron las puertas para el Comité de Empresa, eso sí, sin voz. Los trabajadores no lo admitieron. Más llamadas y ya por la tarde se permitió que el presidente del comité estuviera en la reunión con voz. No era suficiente. Se consiguió que también estuviera el secretario, José Antonio Hernández, ambos de CCOO. UGT dio luz verde. Lo importante era que estuviera una representación del comité en la reunión. El resto de ese comité esperaría en Santander y la plantilla en Los Corrales de Buelna.

Así quedaron las cosas, a la espera de lo que suceda en esa reunión.

El viernes el alcalde de San Felices de Buelna estaba muy enfadado. "Llevamos 20 años con la misma cantinela y los únicos que sufren este desmán son los obreros y sus familias, porque a los demás nunca les ocurre nada", decía el alcalde. "Se han ido poniendo parches para llegar aquí, pero esta vez se ha retorcido de tal manera la situación que uno se pregunta qué intereses y de quién están sobre la mesa para que no se quiera arreglar este problema".

El alcalde reconoció que había mandado un escrito pidiendo esa reunión a tres bandas y que al saber que no se había invitado al Comité de Empresa llamó por teléfono al presidente. "Por qué no quieren que vayan los trabajadores si son los que saben más que nadie de Greyco, hay cosas muy turbias y si hace falta las sacaré a la luz", avisó.

El secretario general de la Federación de Industria de CCOO de Cantabria, Daniel San Miguel, reconoció esta semana no entender tampoco la situación y adelantó que el sindicato no estaría en la reunión del lunes si no estaba el comité. "Nosotros estamos para asesorar y presentar iniciativas pero el órgano de representación es el comité", dijo.

Incidió en que desde enero se está pidiendo esa reunión y "la situación desde entonces ha empeorado, sobre todo la situación de trabajadores sin desempleo". En ese sentido adelantó que se ha logrado un acuerdo con la dirección de la empresa para que abonen los salarios que se les adeuda a los trabajadores, como así sucedió el pasado viernes. Coincidió con Francisco González al señalar que "si hay futuro para la planta mejor y si no que nos lo digan ya porque los trabajadores pueden tener expectativas de encontrar otros empleos pero no así, porque no pueden hacer nada, de lo contrario perderían todos sus derechos" adquiridos a lo largo de su vida laboral en la antigua Greyco. Finalizó incidiendo en la necesidad de esa reunión "para que los trabajadores no paguen los platos rotos de esta situación".

Francisco González cerró su intervención dirigiéndose a Sodercan para apuntar que "parece que les molesta que les recuerde que tienen su parte de culpa en esta situación, porque ellos han apoyado este proyecto empresarial y porque nunca han venido a hacer un seguimiento de las inversiones que se realizaban aquí, ni ahora ni antes, nadie nos ha preguntado nunca sobre nada, nunca jamás han venido a la fábrica a ver qué se hacía".

La Sociedad para el Desarrollo de Cantabria (Sodercán) reunió  ayer jueves a su Consejo de Administración para aceptar la aportación de hasta 352.000 euros a Fundinorte (antigua Greyco) para apoyar la viabilidad de la empresa siempre que el Grupo Vela suscriba tres compromisos firmes: regularizar las deudas vencidas e impagadas generadas durante el presente año (estimadas en algo más de 600.000 euros sólo hasta marzo); presentar un plan industrial que permita alcanzar una producción de al menos 400 toneladas al mes; y presentar un plan comercial que acredite el ritmo de recuperación de clientes en base a pedidos en firme.

La actuación de Sodercán, que justifica en el «interés estratégico del proyecto», se plasmaría en dos intervenciones concretas. Una inicial, consistente en el desembolso de los 125.000 euros que aún están pendientes del préstamo de un millón de euros establecido en el MOU (siglas de 'Memorandum of Understanding', es decir el acuerdo), condicionado siempre al compromiso del Grupo Vela de regularizar la deuda vencida e impagada; junto con la no liberación de las garantías personales de Jesvefe y Jesús Vela SL asociadas al citado préstamo, dado que podría ser origen de un posible quebranto patrimonial para Sodercán en caso de que el proyecto no resulte viable.

Y una segunda operación basada en el análisis de la viabilidad y solvencia financiera de las empresas del Grupo Vela al objeto de estudiar una posible financiación adicional de hasta 225.000 euros condicionada también al compromiso del Grupo Vela de regularizar la deuda vencida e impagada de Fundinorte. Esta nueva financiación deberá ser avalada por el Grupo Vela.

125.000 euros están pendientes del préstamo de un millón y habría una aportación adicional de 225.000

La aportación permitiría a Fundinorte poner en marcha un «demostrador de viabilidad» en el que habría que conjugar los aspectos productivos con los comerciales.

Reunión del Consejo

Esta es una de las principales conclusiones a las que llegó ayer el Consejo de Administración de Sodercán, que se reunió para abordar, entre otros puntos, la situación de Fundinorte, ya con los tres informes externos encargados para conocer la viabilidad económica de la empresa, sus posibilidades industriales y la viabilidad jurídica de la operación.

Las diferentes auditorías ponen de manifiesto las dificultades actuales de Fundinorte, una «empresa en crisis» pero con posibilidades de salir adelante si se siguen las recomendaciones planteadas (aumento de la producción, captación de nuevos clientes, mejora de resultados, etc...). Además, rechazan de forma tajante la posibilidad de suscribir un nuevo préstamo por importe de 1,3 millones de euros, tal y como se reclama desde la empresa, cuya titularidad corresponde en su totalidad a los hermanos Vela (Jesús Vela, 65%, y Martín Vela, 35%).

El informe sobre la viabilidad industrial del proyecto pone en evidencia que las inversiones realizadas han respondido a «una lógica industrial y a su importante potencial de mejora», pero también deja clara la inconveniencia de algunas decisiones adoptadas. Así, se califica de «absolutamente inexplicable» el parón de tres meses realizado en 2017 como consecuencia de la instalación y puesta en marcha de los dos hornos de inducción, operación que se debería haber realizado en tres o cuatro semanas como máximo. Además, se destaca la «necesidad» de que Fundinorte restablezca su imagen, muy «deteriorada» ante sus clientes habituales; y concluye, como premisa fundamental, que las inversiones realizadas no han tenido la oportunidad de demostrar su capacidad en la viabilidad de la planta.

El informe económico pone sobre la mesa la delicada situación de la empresa, que cerró el ejercicio de 2017 con pérdidas de 909.000 euros.

(Audio: Conexiones de nuestro compañero de informativos Nacho Cavia)

11,28 h.

Cientos de personas esperaban a las 11,30 en el entorno del ayuntamiento de Los Corrales para sumarse a la manifestación convocada por el Comité de empresa de Greyco. Acompañaban a los trabajadores autoridades locales y regionales así como líderes políticos y sindicales.

Los trabajadores reclaman el pago de sus salarios atrasados y muy especialmente un plan de inversiones que garantice un futuro para la fundición.

El recorrido previsto discurrirá por el centro de Los Corrales, paso bajo las vías en la estación, recta de La Agüera, Greyco y llegada al ayuntamiento de San Felices.

12,34 h.

Puntuales en la salida, cerca de 3000 personas están acompañando a los trabajadores de Greyco. Ahora mismo se encuentran en la recta de La Agüera. El presidente del comité de empresa de Greyco, Francisco González, ha mostrado su satisfacción y agradecimiento a todas las personas congregadas.

Muchas representantes de la política, como la secretaria general del PSOE, Rosa Díez Tezanos, el secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio o el alcalde de San Felices de Buelna, Jose Antonio González Linares, también personas representivas de los sindicatos de toda la comarca como Carlos Sánchez de CC.OO. y María Jose Cedrún de UGT, y representates de comités de empresas de la comarca. El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, finalmente no ha podido acudir.

Justo antes de finalizar la manifestación en el ayuntamiento de San Felices, aproximadamente a las 13,00 horas, los representantes sindicales se dirigirán a todos los presentes.

Resumen de la protesta

Cerca de tres mil personas acompañaron este sábado a los trabajadores de Fundiciones Greyco en la manifestación convocada en el valle de Buelna para reivindicar el pago de los salarios atrasados y un plan de viabilidad que garantice el futuro de la planta de piezas de automoción de la recta de la Agüera de San Felices de Buelna. El presidente del comité de empresa, Francisco González, se mostró más que satisfecho con el apoyo de todo el valle y agradeció el apoyo que los trabajadores están recibiendo desde que el pasado 19 de enero iniciaron una huelga que, anunció, se mantendrá durante los próximos días. Un apoyo que se tradujo ayer en las miles de personas que se unieron a la pancarta que abría la manifestación, reclamando una 'solución ya' para Greyco y denunciando que la dirección, Frenos Iruña, "desmantela" la planta.

Entre los presentes estuvieron los alcaldes del valle, Mercedes Toribio Ruiz de Los Corrales de Buelna y José Antonio González Linares de San Felices de Buelna. Y también los secretarios generales del PSC-PSOE, Rosa Eva Díaz Tezanos, y del PRC, Miguel Ángel Revilla, además de diputados y concejales de distintas corporaciones. También acudieron los secretarios generales de UGT, María Jesús Cedrú, y CCOO, Carlos Sánchez, junto a miembros de prácticamente todos los comités de empresa de la comarca.

La manifestación partió del Ayuntamiento de Los Corrales sobre las doce menos cuarto de la mañana y recorrió buena parte del casco urbano de la localidad, entre aplausos de muchas de las personas que se paraban ante la larga comitiva. La Guardia Civil abrió camino en todo momento, sin que se produjeran ningún contratiempo. Dejaron Los Corrales por el túnel de la Estación, encarando la recta de la Agüera, donde se levantan las instalaciones de Fundiciones Greyco, una recta en la que se oyeron cánticos contra Frenos Iruña y su papel en las tres reuniones mantenidas hasta ahora ante el Orecla "desoyendo a los trabajadores, dejando morir la planta y sin ningún interés por llegar a un acuerdo", decía Francisco González.

Tanto María Jesús Cedrún como Daniel San Miguel, secretario de la Federación de Industria de CCOO, coincidieron precisamente en reclamar a la dirección una apuesta decidida por el futuro de Greyco y una mayor implicación del Gobierno regional. Daniel San Miguel reclamó de Frenos Iruña "inversiones en salud laboral y producción que garanticen el futuro de la planta". Y Cedrún recordó la "responsabilidad de la empresa" en la situación y la necesidad de que "se ponga a negociar", responsabilidad sobre Greyco que extendió al ejecutivo de Ignacio Diego.

En el Ayuntamiento de San Felices de Buelna los representantes sindicales se dirigieron a los presentes, recordando un conflicto que cumple ya tres semanas y que mantiene sin cobrar a cerca de 60 trabajadores desde el pasado mes de diciembre.

También recordaron que el lunes la representación sindical de la planta mantendrán una reunión con los responsables de Sodercan para exponer sobre la mesa la situación de la factoría, cita que desde el comité de empresa esperan sea el anticipo de la que quieren mantener con el presidente Diego y el consejero de Industria, Eduardo Arasti.

Como en las mejores películas de intriga, la oferta de compra por las instalaciones de Fundiciones Greyco ha llegado en el último momento, cuando la desesperación empezaba a hacer mella en los trabajadores y se preparaban para concentrarse en Santander, frente al Gobierno regional, con la intención clara de pedir explicaciones sobre una solución tantas veces anunciada como desmentida. Aunque habrá que esperar al próximo lunes para abrir el sobre que desvele de qué empresa es la oferta, según el comité de empresa la única posible hasta el momento es la de la sociedad Fucansa, Fundiciones Cántabras San Felices SL, participada entre los empresarios cántabros interesados desde el primer momento en reflotar la factoría de San Felices de Buelna y los propios trabajadores. Una oferta que incluye uno de los requisitos imprescindibles, un acuerdo laboral que respeta las condiciones laborales marcadas por el comité de empresa para toda la plantilla y que recoge el crédito participativo que aportan los propios trabajadores. Aún hay tiempo para que se presenten nuevas ofertas pero no parece que vayan a llegar más.

Daniel San Miguel, secretario general de Industria de CCOO, fue el encargado de explicar la situación a los trabajadores en una asamblea en la que se detallaron los pasos dados en los últimos días. La cuestión se centra en que el plazo dado para la ejecución de las cartas de despido de los 53 trabajadores se terminaba este viernes y había que encontrar una salida que permitiera reabrir la factoría a la espera de nuevas inversiones que consoliden el plan de futuro presentado por el grupo de empresarios que lideran la oferta. De ellos deberá ser la primera acometida de dinero para afrontar, entre otras cuestiones, los 900.000 euros de hipoteca en Caja Rural de Navarra, la Seguridad Social o las deudas a los acreedores.

También se habló del "importante" apoyo de Sodercan en la solución, entidad que ha firmado un memorando de acuerdo con esos empresarios cuyas condiciones tampoco se conocerán hasta la apertura del sobre el próximo lunes.

A partir de ahí, Fundiciones Greyco podrá reabrir en breve. Si todo va bien se adjudicará la empresa la semana que viene y el nuevo grupo directivo decidirá el calendario de apertura, que deberá pasar primero por el equipo de mantenimiento para, posteriormente, ir dando cabida al resto de la plantilla.

Entre tanto, habrá una nueva ronda de entrevistas con los posibles clientes para ir preparando la producción que salga de unas instalaciones que, según los trabajadores, están listas para ponerse en marcha cuando sea preciso.

El presidente del comité, Francisco González, insistió en que la oferta registrada ante los administradores concursales cumple con los requisitos exigidos (sobre cerrado y aval económico), y dado que el plazo para la presentación de ofertas acaba este viernes, hasta el lunes no se abrirán los sobres con las que aún puedan llegar.

Entonces, los administradores valorarán las ofertas y darán traslado de las mismas a la plantilla. Si cumplen con todo lo necesario, exigido en el plan de liquidación, se podrá adjudicar definitivamente la venta de la empresa.

"Esperamos estar en la recta final de este largo proceso", señalaba el presidente del comité, al anunciar la desconvocatoria de la concentración prevista para este jueves en Santander, aplazando la cita para la próxima semana, jueves 10 de marzo, "con la esperanza de que también la tengamos que suspender porque querrá decir que ya se ha solucionado todo".

A la espera de la firma definitiva de un acuerdo que permita abrir Fundiciones Greyco, los trabajadores durmieron ayer algo más tranquilos, después de haber comprobado sobre el terreno y cara a cara el interés real de los máximos dirigentes del grupo Urdaneta Capital, que ayer se entrevistaron en Santander con el Gobierno regional y con la plantilla en la factoría de San Felices de Buelna, reiterando su intención de hacerse con la fábrica. Y, aún sin firmar, ya se puede adelantar que el acuerdo está más cerca que nunca, un acuerdo que pasará por la subrogación de la totalidad de los trabajadores de la factoría de la recta de la Agüera, rigiéndose por las condiciones salariales que se establecen en el convenio laboral siderometalúrgico de 2015. A partir de esa base, "una pelea constante de los trabajadores", según recordaba ayer Daniel San Miguel, secretario general de Industria en CCOO, la empresa interesada en la compra de Greyco pasará al comité y sindicatos un borrador (que se está elaborando) con el acuerdo definitivo. Si al final, como se espera, todas las partes están de acuerdo, la rúbrica llegará y la fundición cántabra abrirá de nuevo sus puertas, seguramente a principios de octubre.

Dentro de ese principio de acuerdo, los trabajadores se acogerán a un ERE de suspensión de empleo que permitirá adaptar la plantilla a las necesidades de producción que vaya teniendo la empresa hasta diciembre de 2016. A partir de ahí, el calendario establece que en 2017 la situación debería haberse estabilizado, un año para el que las proyecciones del equipo directivo habla de que, si todo va bien, incluso crecería la plantilla.

Eso siempre que antes se llegue a un acuerdo en la negociación sobre el actual ERE de extinción que se está llevando a cabo ante el Orecla entre los administradores concursales y Frenos Iruña, la anterior propietaria de la factoría.

Los trabajadores, en boca del presidente del comité de empresa, Francisco González, siguen siendo "cautos" hasta que se produzca la esperada firma, pero también reconocen su "ilusión por ver cerca el final de este largo calvario".

Incluso los empresarios ven buenas perspectivas en el compromiso demostrado por el Gobierno regional con el proyecto, algo que trasladaron a los trabajadores en una breve visita en la que recorrieron las viejas instalaciones, necesitadas de una intervención que recupere su poder productivo.

Daniel San Miguel aseguraba que "lo que sabemos es que las negociaciones están avanzando, por lo que nosotros estamos cerrando los acuerdos necesarios sobre las condiciones laborales para que, si se puede, la semana que viene esté todo zanjado de cara a poner la empresa en marcha". Para eso se cuenta con el "firme compromiso" de Urdaneta Capital "ya que todos los demás escenarios están preparados para la firma definitiva".

Antes de reunirse con los directivos del grupo inversor los trabajadores firmaron en Los Corrales de Buelna los documentos necesarios para poder cobrar los atrasos de 2013 a 2015 que la Justicia les ha reconocido, certificados entregados por los administradores concursales para acudir al Fogasa y cobrar las cantidades adeudadas.

Los trabajadores de Fundiciones Greyco han hecho una parada técnica en la huelga que mantienen desde el pasado 19 de enero para acabar un pedido de un cliente inglés que pagará por adelantado con destino a las nóminas que se adeudan a los empleados. Una parada técnica que además han aprovechado para adecentar las instalaciones de cara a facilitar la venta de la planta de San Felices de Buelna.

Los cerca de 60 empleados se reunieron en asamblea para decidir qué hacer, y por mayoría se aprobó dar un nuevo paso de responsabilidad, atendiendo la petición urgente de un cliente y poniendo todo de su parte para, en la medida de lo posible, facilitar la venta de unas instalaciones que necesitan mejorar su imagen de cara a posibles compradores, algo que no parece que tengan intención de hacer los actuales propietarios.

De hecho se espera para la semana que viene una nueva visita, la de los inversores ingleses, un grupo que integra varios ex directivos de Nissan y que lidera la carrera por quedarse definitivamente con la factoría. Su propuesta es muy del gusto de los acreedores concursales, según dicen los trabajadores, que piden que se les oiga a la hora de tomar una decisión definitiva. Una decisión que parece moverse ya entre dos opciones, la de Urdaneta Capital y la francesa NDC Foundry.

Desde hacía más de 60 días las puertas de Greyco estaban cerradas a cal y canto pero nadie quiere que eso suponga dificultar la venta, así que durante el jueves permanecieron abiertas y los trabajadores en sus puestos de trabajo.

Pero no habrá más concesiones, como dejaron claro desde el comité de empresa. Finalizado el pedido y adecentadas las instalaciones, todos a la huelga hasta que llegue una solución definitiva, que esperan sea rápido. Pero con su participación, porque inciden en tener voz y voto a la hora de tomar una decisión de futuro para la planta y que no se repitan errores del pasado.

Página 3 de 3