radio online

La Policía Local de Los Corrales de Buelna ha propuesto a la Corporación un plan de regulación de las paradas temporales que realizan los conductores de turismos en lugares tan concretos como las farmacias, el centro de salud o, incluso, quioscos de prensa. La intención es acabar con los estacionamientos irregulares en las rotondas o aceras para comprar un medicamento o acercar a un enfermo a la consulta. Incluso se ha regulado el trayecto de autobuses hacia el complejo municipal deportivo y los centros educativos Gerardo Diego y María Telo para evitar que se crucen en calles estrechas como Torres Quevedo.

Una de las propuestas concretas es la regulación del entorno del centro de salud, donde se habilitará una plaza para la llegada o recogida de personas que acudan a una consulta o para atención médica. Se podrá utilizar esa plaza durante dos minutos, los necesarios para dejar o recoger a la persona, una medida especialmente pensada en pacientes mayores o con problemas de movilidad. Un sistema semejante se utilizará en la proximidad de las farmacias, habilitando también una plaza que se podrá utilizar un máximo de dos minutos.

También en el entorno del centro de salud se quiere dar respuesta a la necesidad del personal médico y de enfermería de atender a personas a domicilio, moviendo sus coches sin tener que preocuparse por encontrar plaza a su regreso al ambulatorio. Para ello se ha propuesto utilizar el terreno al sur de ese edificio como aparcamiento del personal del centro, lo que además dejaría libres más plazas para posibles pacientes en los lugares habituales de estacionamiento.

En cuanto a aparcamientos, también se están ampliando los específicos para personas con movilidad reducida. En Los Corrales de Buelna hay más de 250 tarjetas de discapacidad, con lo que se quiere dar respuesta a esa necesidad. Las nuevas se están pintando junto a los pasos de peatones para facilitar el acceso a los vehículos y además dar más visibilidad a esas zonas de paso. La intención es contar al menos con una plaza para personas con movilidad reducida por cada 40.

(En el reproductor palabras del jefe de la Policía Local, Tomás Gutiérrez).

Las pintadas en Los Corrales de Buelna se han extendido al casco urbano, a lugares como la terminal de autobuses, o incluso a vehículos particulares, como ha sucedido esta semana, según explicó la Policía Local.

Los agentes han notado un «crecimiento de la afición de pintar paredes, monumentos o señales, con un grave deterioro del mobiliario urbano». Lo han explicado al adelantar que «dentro de poco daremos los resultados de la investigación que estamos haciendo sobre estas personas que se consideran artistas y que extienden sus pintadas en zonas no adecuadas, suponiendo un quebranto para las arcas municipales y un daño para el patrimonio», dijo el responsable del Cuerpo, Tomás Gutiérrez.

Explicó que «la firma del artista» en algunos de esos grafitis marca una posible identificación «y en eso estamos en Los Corrales de Buelna, para abrir las diligencias oportunas que conlleven la limpieza de cada pintada con su firma».

Además de las pintadas en vehículos particulares, expresó su preocupación por la extensión en zonas como la plaza del Conde Mansilla o  la terminal de autobuses y en señales de tráfico.

Monte Brazo

La falta de ‘urbanidad’ en Los Corrales de Buelna ha llegado también al monte. El refugio del monte Brazo, que gestiona el Club de Montaña Orza, lleva tiempo sufriendo la falta de educación ciudadana cuando menos, decía uno de sus miembros destacados, Ignacio Mantecón. La última ha sido encontrarse esta semana con el entorno lleno de basura de todo tipo, desde potitos y yogures tirados por el suelo a toallitas de limpieza, bolsas de plástico y otro tipo de residuos «que denotan más falta de conciencia de los padres que de los hijos en este caso».

Se han llegado a recoger una decena de grandes bolsas de jardinería de todo tipo de residuos, en alguna ocasión bocadillos o hamburguesas sin tocar en la misma puerta del refugio, botellas de alcohol e incluso varios casquillos de balas.

El temporal de viento se ha notado levemente en la zona central de Cantabria. La Policía Local de Los Corrales de Buelna ha tenido que intervenir en tres incidentes provocados por las fuertes rachas de viento sin que se haya tenido que anotar ningún daño personal. A primera hora se registró una caída de azulejos de una fachada de la calle Felisa Campuzano; poco después atendieron la rotura de un cable telefónico en la Avenida Cantabria y la caída de un poste, también de teléfonos, en las proximidades del cementerio municipal.

Una de las consecuencias más llamativa fue la rotura por un golpe de viento de la cristalera de la entrada principal al Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna.

Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna y Policía Local han comenzado la ejecución de un nuevo plan de regulación del tráfico que ha arrancado con la renovación de toda la señalización horizontal en la avenida que cruza de norte a sur el municipio. El proyecto se complementará con nuevas medidas de seguridad en pasos de peatones y rotondas, advertencias pintadas sobre la calzada para peatones y conductores o nuevos aparcamientos con distintas especificaciones. Incluso prevé el cambio de sentido en algunas calles.

De momento, una empresa especializada ha renovado la señalización horizontal de toda la Avenida Cantabria y calles perpendiculares, ampliando el número de pasos de peatones o las plazas para personas con movilidad reducida. En concreto han sido cerca de una decena de pasos de peatones y 15 plazas para minusválidos precisamente en las inmediaciones de los pasos de peatones. El agente de la Policía Local Tomás Gutiérrez ha explicado que con esa medida se mejora la visibilidad del peatón a la hora de cruzar esos pasos ya que las plazas para discapacitados suelen estar despejadas más tiempo que el resto. En cuanto a la seguridad en esas zonas, también se están instalando señales verticales luminosas que advierten de la presencia de los pasos de peatones, todo ello como respuesta a la preocupación del Ayuntamiento por los últimos atropellos a viandantes. También se continuará con la señalización de más plazas para personas con movilidad reducida. De momento se acercan a las 40 en un municipio con 310 tarjetas de discapacidad.

Ante la "gran deficiencia en cuanto a la señalización horizontal" la Policía Local ha avanzado que se continuará en el resto de vías principales del municipio, entre ellas la calle Torres Quevedo una vez concluya el plan de asfaltado diseñado para una carretera que se convertirá en la única de acceso a la serrería de Los Corrales de Buelna, vía muy transitada por grandes transportes en dirección a la fábrica.

En cuanto a plazas de aparcamiento, también se señalizarán nuevas plazas específicas de estacionamiento limitado a un máximo de cinco minutos en las proximidades de farmacias, kioscos o panaderías, por ejemplo. "A partir de ahí, la tolerancia con algunas actitudes en el tráfico diario será cero", dijo el agente. Especialmente en calles que se han convertido en un "punto negro de la circulación", como Felisa Campuzano o la calle Andalucía, donde es habitual ver varios vehículos parados en doble fila a uno y otro lado de la carretera.

El plan incluye el análisis de tráfico rodado para plantear posibles cambios en el sentido de varias calles del centro, pudiendo pasar algunas a un único sentido.

Por su parte el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, avanzó este viernes que se ha pedido a la Policía Local que haga un estudio de la intensidad del tráfico en la conocida como M30, para saber con exactitud el número de vehículos que transitan por esa carretera tras el derribo del puente del Matadero.

En este ámbito, esta semana la Dirección General de Tráfico ha hecho públicos un estudio comparativo de siniestralidad entre el primer semestre de 2017 respecto al mismo periodo de este año en el cruce de la Nacional 611 en Somahoz, una vez puesto en marcha (en diciembre de 2017) el sistema inteligente que detecta y avisa en panel informativo de la existencia de vehículos en las proximidades de ese cruce.

Si en 2017 se registraron cuatro accidentes con nueve heridos leves en los primeros seis meses del año, en ese periodo de 2018 se contabilizó solo un accidente sin heridos.

(En el reproductor, Tomás Gutiérrez, jefe de Policía de Los Corrales, hace un resumen de la situación hoy lunes 28 a las 09,00 horas).

Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil y Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna siguen pendientes de la evolución del argayo que amenaza a las viviendas del barrio de El Calero, en San Mateo, aunque sin poder tomar medidas de ningún tipo mientras persistan las fuertes lluvias, como explicaba a primera hora la alcaldesa, Josefina González. Algunos vecinos han solicitado volver a sus casas pero el Ayuntamiento ha dejado claro que no puede ser, porque "la situación es realmente grave", dijo la alcaldesa.

San Mateo

A primera hora del domingo el Servicio de Emergencias del 112 decretó la evacuación de 11 vecinos de un barrio amenazado por una gran fractura de la ladera que nace en ese barrio, alertando desde el gobierno local de que se tardarán días en saber con certeza la gravedad de ese corrimiento de tierras. "Entendemos el nerviosismo de los vecinos por lo que pueda pasar, como no, pero no podemos permitir que regresen a sus casas mientras el riesgo esté ahí", dijo. "Ahora mismo, en las condiciones en las que está el terreno, no podemos meter maquinaria, es un terreno muy arcilloso y solo podemos esperar que el suelo aguante".

Presa

Pero la situación es tan preocupante que ahora la inquietud se centra en otras cien familias, las que dependen de una empresa afectada directamente por el temporal, Trefilerías Quijano. La riada del jueves se llevó por delante la histórica presa de Somahoz, construida hace décadas para abastecer de agua una factoría que energéticamente depende de ese suministro. La alcaldesa habló a primera hora con sus responsables para conocer la situación "y no es tranquilizadora". La empresa, explicó González, está en contacto con la Confederación Hidrográfica del Cantábrico para hallar cuanto antes una solución a "una situación que está afectando muy seriamente a la producción, con lo que están haciendo todo lo posible en tiempo récord para paliar ese problema y no tener que parar".

"Es tan grave lo que está pasando en general que hay soluciones que no son de hoy para mañana debido al enorme calado que pueden tener", apuntó la alcaldesa, para terminar asegurando que se están preparando para el temporal anunciado para esta semana "dentro de las posibilidades de un Ayuntamiento que cuenta con un equipo humano excepcional, desde la Policía Local a la Guardia Civil, los operarios municipales, Protección Civil y personas que nos han ofrecido su ayuda, además de la Guardia Civil y el respiro que supuso la presencia de la UME". "Estamos haciendo todo lo humanamente posible, pero hay cosas que tendrán que esperar ante las prioridades que nos vamos marcando y el tiempo que nos anuncian para esta semana".

El verano ha comenzado de forma accidentada en Los Corrales de Buelna. Si el fin de semana se saldó con los destrozos al material de las piscinas descubiertas, material que terminó en el fondo del vaso principal, el lunes fue uno de los árboles que se levanta en el parque que rodea el Ayuntamiento de la localidad. Una situación que comienza a preocupar al nuevo gobierno municipal.

Sobre las siete y media de la tarde, por lo que han señalado algunos testigos, un grupo de jóvenes prendió fuego a la palmera que escolta la entrada principal de la Casa Consistorial de Los Corrales de Buelna, en el parque Mazarrasa. Un parque que en ese momento tenía una importante afluencia de público ya que se habían instalado en esa zona las atracciones de feria de las fiestas patronales de San Juan.

En pocos segundos llamó la atención la columna de humo que salía de las inmediaciones del Ayuntamiento, con lo que la Policía Local recibió varios avisos, trasladándose inmediatamente al lugar. Entre tanto, personas de los puestos de feria habían aprovechado las conducciones de agua a las atracciones para empezar a sofocar el incendio, que en pocos minutos había calcinado casi por completo la palmera.

Allí estaba también el que será el próximo primer teniente de alcalde, Julio Arranz, y miembros del futuro gobierno municipal, colaborando en esas tareas de extinción. A los pocos minutos, avisados por la Policía Local, llegaron bomberos del parque de emergencias de Los Corales de Buelna, sofocando de forma definitiva las llamas.

La rápida intervención de la Policía Local se complementó con la colaboración ciudadana, que permitió identificar a los autores sin que se hubieran extinguido aun las llamas que acabaron con la palmera. Lo que no hubo que lamentar fueron daños personales de ningún tipo.

Los ladrones se han topado con la iglesia en Los Corrales de Buelna. Un nuevo intento de robo en sus dependencias se saldó simplemente con daños en puertas y ventanas, ante la imposibilidad de llevarse nada en metálico. Hace apenas unas semanas unos ladrones se llevaban la recaudación de Cáritas Parroquial y en ese momento se anunciaba desde la parroquia que no se volvería a dejar dinero en efectivo. Dicho y hecho para mal de los amigos de lo ajeno, que no se han podido llevar ni el dinero del cepillo "porque ya no se deja dinero para evitar estas cosas", remarcó el párroco, Francisco Lledías.

No fue una noche productiva para los delincuentes. También se robó en el colegio público José María Pereda pero apenas nada de importancia. Como en la iglesia, fueron más los daños que lo sustraído.

Lledías relató que la iglesia y el antiguo asilo fueron en la noche del domingo al lunes objetivo de un intento de robo frustrado. En la iglesia entraron por la puerta que da al pasillo que comunica con el asilo. Con alguna herramienta contundente abrieron un panel inferior de la puerta de madera y accedieron al interior, desde donde pudieron abrirla al completo. No encontraron nada de dinero, rompieron dos candados de sendos cepillos pero no había nada. También revolvieron una pequeña dependencia en la parta posterior del altar donde se guardan las reliquias con las que cuenta la iglesia, pero no se llevaron las cajas con esas reliquias. Luego accedieron a la antesala que comunica con la escalera hacia el coro rompiendo un cristal de la puerta, pero tampoco. Nada de nada. Por no llevarse no se llevaron ni un único euro que había en uno de los cepillos. No se llevaron nada, pero seguramente dejaron alguna huella en las cajas sondeadas, huellas que se cotejarán en la investigación abierta ya por la Guardia Civil, que se personó en la iglesia avisada por la Policía Local, a la que llamó el párroco. Efectivos de ambos cuerpos analizaron lo sucedido y los daños provocados por el robo frustrado.

En cuanto al asilo, entraron por la parte de atrás, por una ventana de guillotina que lograron abrir, golpeando después la contraventana para entrar en el interior del edificio. Fueron "directamente" a los dos despachos de Cáritas, pero allí tampoco había nada de dinero. Desde el último robo no se deja ya nada, insistió el párroco.

Fue lo primero que Francisco Lledías se encontró al acceder a las instalaciones de la iglesia. Al abrir la puerta principal del gran asilo vio forzadas las puertas de los dos despachos. También se había roto una cancela por la que se puede acceder a ese edificio por un lateral, pero no pudieron abrir esa puerta. A partir de ahí forzaron un portón que da acceso a la parte posterior del asilo y encontraron una ventana oculta a los vecinos del entorno desde la que entraron.

Puerta trasera con los daños producidos

Luego el párroco se encontró con los daños en la puerta trasera de la iglesia y el resto de daños en su interior. Pero tras analizar todas las dependencias, se constató que nada ha faltado.

A partir de ahí se puso en contacto con las fuerzas de seguridad, carpinteros y seguros. Más molestias que pérdidas. Y preocupación "porque parece que estamos en el punto de mira en los últimos tiempos". Diana de personas que podrían acudir a recibir ayuda de Cáritas, como adelanta Lledías. "Desde la Guardia Civil nos dicen que podrían ser personas que conocen bien las instalaciones y que ven que hay movimiento del dinero que se emplea para ayudar a las familias desfavorecidas".

En la parte positiva, la tranquilidad de que el Sagrario no se había tocado y que nada falta, ni los desperfectos afectan al gran patrimonio que alberga la iglesia.

La última llamada de la mañana fue para tres compañeros. "Iba a ser un día feliz porque nos reuníamos los cuatro compañeros que celebramos los 31 años de sacerdocio pero he tenido que decirles que no podrá ir", lamentaba Francisco Lledías, enfrascado desde primera hora en solventar todo lo que conlleva un hecho así.

 

Las piscinas de verano de Los Corrales de Buelna han vuelto a ser objeto de la ira de jóvenes que se han cebado este mes con esas instalaciones, volviendo a tirar al vaso todo lo que encuentran en los alrededores. Esta vez han sido las bases de hormigón de las sombrillas y las propias sombrillas, barras de metal, sillas, carteles previamente rotos de las indicaciones de baño, un anuncio de un circo que pasó por la localidad este fin de semana e incluso una bombona de gas.

Los operarios del Estadio Municipal de Deportes se encontraron el espectáculo cuando preparaban las piscinas para su apertura este fin de semana. El problema es que se ha repetido tantas veces este verano que ya ni se extrañaron. Lo mismo que el responsable del bar de las piscinas, cansado de ver como se repiten esos actos con su mobiliario. Todos se quejan de que la situación se viene repitiendo en demasiadas ocasiones sin que parezca que se pueda hacer nada.

La Policía Local de Los Corrales de Buelna se acercó a primera hora a las instalaciones, tomaron declaración a los trabajadores e hicieron fotos del material tirado al agua. La cuestión se centra ahora en que los hechos son más molestos que dañinos, ya que excepto los carteles partidos y, en ocasiones anteriores, las escaleras desencajadas y las cebollas o grifos de las duchas rotos, los daños son cuantitativamente escasos.

Por ese motivo el personal ya tiene incluso medios para actuar en esos casos y poder sacar del agua los objetos más livianos. Para los pesados, la cosa es más complicada y lleva su tiempo.

De una forma o de otra todos coinciden en que la solución puede estar en la colocación de cámaras de seguridad que al menos sirvan para evitar esos actos o, en su caso, identificar sin dudas a los autores.

Dos establecimientos comerciales y un vehículo son los últimos afectados por robos nocturnos en Los Corrales de Buelna. En la noche del martes al miércoles los ladrones entraron por una ventana estrecha de una pescadería del centro, llevándose la caja registradora, encontrada poco después en la calle Primero de Mayo. Más tarde entraron también en un kebab de la Avenida Cantabria, en este caso rompiendo con un objeto contundente el escaparate principal y llevándose también la caja registradora y una televisión de plasma de grandes dimensiones.

Al día siguiente fue un vehículo estacionado en la calle Hermanos Salas el afectado. Para robar lo que había en su interior los ladrones rompieron una luna lateral. Policía Local y Guardia Civil se desplazaron hasta los lugares afectados para iniciar la investigación de cara a la resolución de esos delitos.

Policía Local de Los Corrales de Buelna y Guardia Civil también protagonizaron este jueves un operativo especial de notificación de desalojo de varios pisos en un céntrico edificio. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 7 de Torrelavega había ordenado, con fecha de 13 de febrero, el desalojo de varias fincas en un edificio con 22 viviendas sito en la calle La Salle de Los Corrales de Buelna, un operativo que llamó mucho la atención a las personas que paseaban por una calle próxima al centro de la localidad, frente al colegio al que da nombre esa calle, donde cursan sus estudios cerca de 800 alumnos.

Desde el Ayuntamiento se solicitó la participación de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil en una operación que contó con agentes de patrullas de distintos cuarteles como los de Los Corrales de Buelna y Suances, además de efectivos de la Policía Local.

A las 10 de la mañana comenzaron los agentes a notificar la orden de desalojo a las familias afectadas, comunicándolas que tendrán diez días para cumplir con el mandato del Juzgado de Torrelavega.

La operación ha contado con la participación de cinco vehículos de la Benemérita y una decena de guardias más otros dos coches de la Policía Local y tres agentes, algunos encargados, entre otras cuestiones, de regular el tráfico en una calle que permaneció cortada en su tramo central, prácticamente durante toda la mañana.

Según nos ha informado la Policía Local de Los Corrales de Buelna, a las 9,34 horas de hoy miércoles un coche que circulaba en sentido Los Corrales, por el trayecto que comunica el polígono de Barros con la rotonda de acceso a Lombera, ha perdido el control cayendo por el terraplén para terminar volcado con las ruedas hacia arriba muy próximo a las vías del tren. Afortunadamente el único ocupante sólo sufrió heridas leves y fue trasladado por los agentes de la Policía Local al centro de salud. Posteriormente el vehículo fe retirado por una grúa.

Punto negro

En lo que llevamos de año cerca de 30 coches han tenido accidentes similares en este punto del municipio.

El susto no se le va a quitar nadie ya pero el final feliz de la historia ha dejado satisfecho a un padre que esta mañana vio como las puertas de su vehículo se cerraban con su pequeño hijo dentro. En el entorno del colegio José María Pereda de Los Corrales de Buelna aparcó su vehículo y fue a sacar a su hijo por la puerta que daba a la acera. Cerró la del conductor y cuando fue a abrir se encontró con que el bloqueo del coche no le dejaba hacerlo. Lo intentó de todas las formas posibles pero nada. Avisado el 112 envió al momento a los bomberos del parque de emergencias de Los Corrales de Buelna y Policía Local, que a su vez avisaron a los operarios de un taller de reparación próximo.

El niño estaba relajado así que trabajaron con la intención primera de que pareciera todo normal. Con las herramientas adecuadas la puerta cedió sin un rasguño para el coche. Final feliz y padre tranquilo y agradecido. Lo decían los vecinos que presenciaron la escena: "¿a quién no se le ha olvidado la llave puesta y ha cerrado el coche? También cierta preocupación con los nuevos sistemas de bloqueo infantil que dan sustos como el de este mediodía en Los Corrales de Buelna.

La Guardia Civil y la Policía Local de Los Corrales de Buelna han resuelto el misterioso caso de los balones robados. En la mañana del miércoles, y tras varios días de investigación y presión, las dos sacas de balones han sido recuperadas en las proximidades del colegio Pereda de la localidad. Según los propietarios faltan algunos, pero la mayor parte de los 40 balones robados volverán a sus dueños.

El pasado fin de semana, en los momentos previos al inicio del Torneo Nacional de Fútbol 7 que tradicionalmente se celebra en Los Corrales de Buelna con motivo de las fiestas patronales de San Juan, los organizadores de ese campeonato se encontraron con la desagradable sorpresa de que habían desaparecido dos sacas con unos 20 balones cada una, imprescindibles para disputar las decenas de partidos que se habían programado.

No había mucho tiempo para encontrar una solución, así que pusieron todo su empeño en lograr balones para disputar el torneo, sin que nadie se diera cuenta del engorro que había supuesto la desaparición de las dos sacas. Entre tanto, pusieron la denuncia y esperaron. Hasta este miércoles, cuando las Fuerzas del Orden les llamaron para comunicarles que los balones ya podían volver a rodar en los campos de fútbol de la localidad.

Vecinos de Los Corrales y San Felices han rescatado en la mañana del miércoles un perro que se había caído por una arqueta abierta en Las Caldas de Besaya, en el acceso a la antigua Casa de Ejercicios, quedando atrapado en su interior. Una persona que camina por la zona había oído ladrar al perro ya este domingo y en su búsqueda halló, tapada por vegetación, la entrada de esa arquete, sin ningún tipo de tapa. Localizado el perro, con ayuda de vecinos como Santiago Bretones, que fue quien se adentró en la arqueta, lograron sacar al perro, también con la colaboración de la Policía Local de Los Corrales.

Según los presentes el perro podría llevar ya unos 10 días atrapado en esa arqueta, aunque no presentaba un estado preocupante. Tras ser rescatado fue entregado al servicio de recogida de perros del Centro Canino Besaya.

Vídeo del rescate

La Policía Local de Los Corrales de Buelna tuvo que colaborar en la noche del martes en la captura de una becerra de raza limusina que se escapó de su estabulación en Coo y terminó en la calle la Cuesta de Los Corrales, tras provocar dos leves accidentes de tráfico. En realidad se habían escapado dos becerras pero a última hora de ayer solo se había capturado a una de ella, refugiada en un jardín de una urbanización de ese barrio corraliego, algo que provocó una gran expectación entre los vecinos.

Policía Local, ganaderos y vecinos colaboraron en la captura de una becerra con mucho brío que no dudaba en embestir cuando alguien se acercaba. Los profesionales explicaron que es una raza con mucho genio y se notó, para diversión de los vecinos, muchos a esa hora de la noche, asomados a la ventana.

Todo terminó bien y no hubo que destacar ningún daño personal.

Una mujer de mediana edad sufrió un robo al tirón en el centro de Los Corrales de Buelna este miércoles por una persona que ocultaba su rostro. El autor del robo pudo llevare el bolso de la mujer, que portaba una cantidad cercana a los 600 euros, según ha denunciado ante la Guardia Civil este jueves. Por la mañana había sacado dinero de su entidad financiera, entró a un supermercado de la localidad y se dirigía ya a su caso, cerca de la plaza de la Pontanilla, cuando le abordó un joven que al tirón se llevó el bolso. Personas que había en esa zona persiguieron al autor pero no lograron darle alcance. A las pocas horas el bolso apareció en un contenedor del parque de La Rasilla con toda la documentación, cartilla del banco incluida, pero no el dinero.

Todo apunta a que una o varias personas hicieron un seguimiento de la mujer atracada desde que salió de la entidad financiera hasta que encontraron un momento propicio para llevarse el botín. Las fuerzas del orden piden precaución a las personas que retiren grandes cantidades del banco, aconsejando que vayan acompañadas o en vehículos que eviten robos como el sucedido este miércoles.

Una semana en la que la Policía Local ya había alertado de otro tirón en la calle Primero de Mayo, un sistema parecido con recuperación también del bolso.

La persona afectada por el último robo se encuentra en buen estado, después de que ayer la acercaran al centro de salud para tranquilizarla tras el atraco sufrido.