radio online

Se acabó la espera. La Consejería de Obras, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno de Cantabria ha adjudicado ya las obras de asentamiento de la ladera sobre la que se levanta el barrio del Calero de San Mateo de Buelna, evacuado tras las tormentas de finales del pasado mes de enero, que provocaron un grave corrimiento de tierras en esas fincas. En concreto la Consejería ha adjudicado a la empresa Rucecan, por 64.454 euros, la ejecución de un proyecto que supondrá levantar una pantalla de carriles hincados como medida de contención activa del suelo de esa ladera. El plazo de ejecución es de un mes y se prevé que la obra comience antes de terminar octubre, con lo que se cumplirán los plazos dados a los vecinos y el interés por todas las partes de que puedan volver a sus hogares en diciembre.

Han sido 12 las empresas interesadas en esa actuación.

Ahora será el Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna el que proceda a hacer lo mismo con su parte en las obras, el drenaje del terreno para garantizar la seguridad de las familias. Algo que también se espera resolver en los próximos días y comenzar las actuaciones necesarias cuanto antes. Lo que ya se ha hecho es firmar el acuerdo con los propietarios de los terrenos afectados para que den una cesión temporal que permita ejecutar las actuaciones necesarias.

En ambos casos, drenaje y asentamiento, el plazo de ejecución será el mismo, con lo que también por parte del gobierno local se espera poder cumplir con el deseo de poner fin al desalojo del barrio en diciembre y que los vecinos puedan pasar las Navidades en sus casas, tras más de 10 meses fuera de ellas.

Entre los vecinos hay alegría contenida por el temor a que las lluvias impidan meter maquinaria en una ladera que "rezuma agua", afirman. Llevan unos días preguntando por una adjudicación que no llegaba y ahora reconocen que "la solución se ve más cerca pero con el miedo de que venga mal tiempo y todo tenga que esperar". José Manuel Ceballos reconocía que "es un día feliz que llevábamos tiempo esperando", y deseó que "las máquinas entren lo más rápido posible, antes de que se meta el mal tiempo". Algo que ratificaba otra de las portavoces de los afectados, Ana Quevedo.

 

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio Ruiz (PP), ha reconocido que uno de los puntos de mayor preocupación en la actualidad, consecuencia de las inundaciones de hace 10 días en la comarca, es el estado de la carretera autonómica que une el centro de la localidad con Collado de Cieza. Sin duda, dijo, “es la zona que más tocada ha quedado por la presencia de distintos argayos sobre la base de la calzada”. Desde el momento en el que se produjeron se impidió el tráfico pesado por esa vía, ante el riesgo de que se viniera abajo, y se ha regulado el paso de turismos. La alcaldesa explicó que la humedad de la tierra y la escasez de espacio para trabajar han impedido que se hayan acometido ya las obras que se tiene previsto realizar en ese punto. Se reforzará el soporte de la calzada, asegurando el terreno colindante con vigas de hierro para garantizar el firme de la carretera, evitando el riesgo de que continúe rompiéndose el asfalto. Mercedes Toribio señaló que han visitado las obras el presidente, Ignacio Diego, y la consejera de Presidencia, Leticia Díaz, y ha supervisado las actuaciones el consejero de Obras Públicas, Francisco Rodríguez.

En cuanto a las inundaciones, la alcaldesa afirmó que siguen apareciendo desperfectos cada día y cada día llegan reclamaciones al Ayuntamiento. Los servicios técnicos han dejado lo que tenían entre manos, afirmó, porque la solución a los daños era prioritario. En ese sentido, afirmó que este miércoles le hicieron hecho entrega de un primer informe de desperfectos, especialmente producidos en zonas públicas pero con afectación a zonas privadas, que se remitirá a Presidencia por si se pudiera establecer una línea de ayudas específica para atender esos daños. Un informe preliminar, dijo, sobre estimación y determinación de daños, a la espera de una cuantificación económica. Si están llegando ya al Ayuntamiento las primeras facturas de gastos propios para acometer obras como escolleras en distintos puntos.

Tras las intensas lluvias de toda la noche, hoy viernes 8 de febrero, la mañana continúa con precipitaciones continuas.

(Noticia progresiva que ampliaremos durante toda la jornada)

16,00 h La tregua que ha dado la lluvia desde el mediodía ha permitido recuperar cierta normalidad en el valle de Buelna, especialmente en la recta de la Agüera, donde se ha podido circular sin agua en la vía. De todas formas se mantiene la precaución por la fuerza y nivel de todos los ríos y arroyos del valle, a la espera de que baje la intensidad del caudal.

12,00 h El primer teniente de alcalde de San Felices de Buelna, Federico Crespo, acaba de confirmar que personal del Servicio de Carreteras y del Ayuntamiento ha conseguido paliar las inundaciones de la recta de la Agüera, controlando el agua que cae de la Granja, en Penías, donde el río Tejas está prácticamente al borde de desbordarse. De todas formas se mantiene la precaución en el paso de vehículos por esa zona.

Además, informó de que el temporal ha provocado un nuevo desprendimiento de los muros y tejado de la casa de Sovilla que ya sufrió ayer la caída de la fachada norte. Allí se ha desplazado el Cuerpo de Protección Civil de San Felices de Buelna, que también ha actuado en la inundación de una vivienda y bar en Tarriba, además de otras zonas. Otro muro de una vivienda deshabitada en Sovilla también se ha venido abajo, y hay problemas de desbordamientos en varios ríos de San Felices de Buelna, en Rivero, Tarriba y Penías, donde el Tejas está a punto de desbordarse en la zona del puente junto a la Granja. Junto a la estación depuradora de Sovilla personal de Protección Civil y obreros del Ayuntamiento han logrado desatascar una inundación que ya comenzaba a cortar la carretera a Las Caldas de Besaya.

11,00 h. La Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Los Corrales nos comunica problemas e inundaciones en la zona de mies de Ardüengo, San Mateo y Somahoz.

10,45 h. Resumen Las intensas lluvias caídas en el valle de Buelna durante toda la mañana han causado los primeros problemas graves en carreteras y viviendas. De momento, el servicio de Carreteras intenta solventarla inundación de un carril en la recta de la Agüera, por el desbordamiento del río Tejas que ya causó graves inundaciones en las empresas de la zona en el último temporal. En Tarriba, el agua ha entrado en una vivienda donde ha tenido que intervenir el parque de bomberos de Los Corrales de Buelna y Protección Civil de San Felices de Buelna, que también ha estado achicando agua en un bar del mismo pueblo. Hay preocupación en San Felices de Buelna porque además del río Tejas también se ha desbordado el río la Velilla, entre Tarriba y Ribero. En Los Corrales de Buelna el agua se está acumulando peligrosamente en la finca de Santa María, aunque de momento el río Muriago está absorbiendo todo el caudal acumulado en la zona. El polígono de Barros también está acumulando agua en las entradas norte y sur y en el túnel de San Mateo, bajo la Autovía de la Meseta. Y también hay focos de preocupación en los arroyos que bajan por la zona de Nogalejas y la Cuesta, al oeste de Los Corrales de Buelna. La empresa Nissan ha tenido que achicar agua en la entrada de la fábrica y las fábricas de la Agüera se preparan para lo peor si sigue lloviendo en la comarca.

09,45 h. El río Tejas a la altura de la recta de La Agüera corre riesgo de salirse, como ocurrió el día 19 de enero, en este mismo punto.

09,40 h. En Los Corrales, el intenso aguacero acumula gran cantidad de agua en la finca de Santa María, próxima al barrio de Santa Margarita. La rotura en la cubierta del Muriago, realizada por el Ayuntamiento en las inundaciones del pasado día 19 de enero, permite que el agua drene hacia el cauce del río.

09,30 h. Se acumula gran cantidad de agua en la recta de la Agüera, carretera CA 170, sobre todo carril derecho en sentido a Puente Viesgo. Por el camino de La Granja y Baltasajo, baja agua como si se tratara de un río. El mismo aspecto tienen los regatos de la ladera del monte Orza, convertidos en pequeños torrentes.

09,00 h. También en Tarriba, los servicios de emergencias trabajan en desaguar el conocido entorno del bar situado en el centro del barrio. El río La Velilla está a punto de salirse a pesar de los trabajos de canalización realizados hace pocos años.

08,00 h. Los bomberos del Parque de Emergencias del 112 en Los Corrales acuden a una inundación de una casa en Tarriba, en la parte superior del barrio. Actúa también la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de San Felices.

(En el reproductor, Nacho Cavia en conexión con Radio Valle de Buelna a las 09,15 h.)

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://valledebuelnafm.com/images/0013/130208-inundaciones

Empresarios, comerciantes y vecinos del valle de Buelna continuaban este lunes limpiando locales y tirando todo lo que el agua ha dejado inservible en un fin de semana de cuantiosas pérdidas, como certificaban unos y otros. En la Agüera, los industriales clamaban por una solución, mientras el alcalde, José Antonio González Linares, en un acto de fe, ponía su confianza en el presidente, Ignacio Diego, para encontrar una solución definitiva al encauzamiento del río Tejas, causante de los destrozos en el polígono de San Felices de Buelna. “Si él se mueve, se pueden hacer las cosas bien y terminar con este problema”, dijo.

El lunes fue el día de evaluación de daños y previsión de males mayores. Así lo explicaban todos los alcaldes. Mercedes Toribio Ruiz, alcaldesa de Los Corrales de Buelna, explicaba que se había comenzado el día con un “trabajo imprescindible”, el de asegurar las zonas que corrían más riesgos “ante el miedo de que mañana venga más agua”. Desde primera hora, pegada al teléfono, había hablado con la Confederación Hidrográfica, pidiendo una solución a la desaparecida escollera de Barros. Y se había reunido con los servicios técnicos y el capataz de Obras para evaluar daños y actuar “en zonas con que afecten a la seguridad de personas y conductores”. También adelantó que, ante la avalancha de vecinos pidiendo soluciones, se estudiaba destinar una persona en exclusiva a la gestión de las solicitudes de los vecinos.

Consorcio de Compensación de Seguros

En ese sentido, un representante del Consorcio de Compensación de Seguros estuvo en el Ayuntamiento informando de las condiciones esenciales para recibir alguna ayuda. La primera, tener una cobertura con algún daño concreto asegurado, adelantando que los daños a terceros no entrarán en esas ayudas. El representante informó al Ayuntamiento de que la solicitud de indemnización por parte del asegurado, tomador o beneficiario, o de sus respectivos representantes legales, deberá presentarse lo antes posible por teléfono, llamando al 902 222 665, de lunes a viernes, de 9:00 a 18:00 horas, o a través de www.consorseguros.es. Esta opción requiere disponer de certificado o DNI electrónicos. No obstante, si no pudiera solicitarse la indemnización por teléfono o a través de la web, cabe hacerlo por escrito dirigido a la Delegación Regional del Consorcio. Especificó que únicamente son indemnizables por el Consorcio aquellos daños que afectan a personas o bienes sobre los que se ha contratado un seguro concreto en cualquier compañía de seguros autorizada y siempre que la póliza esté vigente en el momento de producirse los daños y el asegurado se encuentre al corriente del pago de la prima. Pero la pregunta de los vecinos iba más allá, y querían saber hasta dónde podía llegar el Ayuntamiento. Mercedes Toribio adelantó que habrá una reunión entre gobierno y servicios jurídicos y económicos para evaluar cada caso, con las “limitaciones que da el hacer uso de dinero público”.

En San Felices de Buelna no solo estaba afectada la recta de la Agüera. El alcalde comprobó ayer barrio a barrio los daños, asegurando que, en caso de que siga el temporal “no sé si soportaremos otra como esta seguida”. “No hay nada en su sitio porque el destrozo ha sido muy extendido”, decía en la zona de la Pontona, donde el río se ha llevado la escollera, generando una situación de riesgo para las estabulaciones. Como había hecho Mercedes Toribio, agradeció el esfuerzo de todos, personas, gobierno, empresas y “los esforzados voluntarios de Protección Civil, sin parar desde el sábado”. Y terminó volviendo a la Agüera.

En Los Corrales de Buelna los bomberos del parque de emergencia aún seguían ayer atendiendo llamadas de socorro. Por la mañana, entre otros lugares, estuvieron en la calle Dos de Mayo, achicando agua del cuarto de ascensores, y en la Avenida José María Quijano, haciendo lo mismo en los grandes garajes de una nueva urbanización.

También los vecinos de la urbanización Parque Luzmela, muy afectados por el desbordamiento del río Muriago, intentaban acabar con la limpieza tras las inundaciones en sus garajes. “Se inundó el garaje y los 72 trasteros, con una altura de 70 centímetros”. Elena contaba que los bomberos estuvieron trabajando hasta la noche del domingo al lunes, aunque ayer el problema ya quedó zanjado.

Y el párroco de San Mateo, José Luís Sánchez Crespo, una de las localidades más afectadas, hizo ayer balance de los daños. El desbordamiento del río Rebujas anegó la iglesia, alcanzando el agua el medio metro de altura. Explicó que el exterior ha quedado lleno de lodo, incluido el cementerio, y “se ha estropeado todo el interior, alfombras, calefacción, megafonía, mobiliario, aspiradora, alguna ropa se ha mojado, hay fallos en la instalación eléctrica”. Un ejemplo más de lo sufrido en el valle estos días.

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://valledebuelnafm.com/images/0013/130119-inundaciones

Un mes después del desalojo de una veintena de vecinos del barrio del Calero, en San Mateo de Buelna, los vecinos siguen esperando una solución que se hace derogar. Quieren volver a sus casas, pero con la seguridad de que la Peña de San Mateo no se tragará sus viviendas. Y en el Ayuntamiento ya les han advertido que habrá que esperar al menos 15 días, hasta que se presente el informe técnico oficial sobre la evolución de un corrimiento de tierras que provocó el 27 de enero el desalojo de muchas de las viviendas de ese barrio.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, y el primer teniente de alcalde y concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, se reunieron este viernes primero de marzo con una veintena de afectados para explicarles que sin ese informe poco se puede hacer, pero lo esperan para ya. En cuanto lo tengan en la mano se tomará "le mejor solución para todos", dijo la alcaldesa. Y aunque el gobierno municipal ya maneja varios escenarios y posibles soluciones para estar preparado, no quiso ir más allá. Lo cierto es que la evolución del terreno y las condiciones meteorológicas de los últimos días son tranquilizadoras.

Con la paciencia lógica de quien poco más puede hacer los vecinos también mostraron su preocupación por la seguridad en un barrio que está en buena medida deshabitado. También mostraron su preocupación por las idas y venidas de gente por un camino que está precintado por la Policía Local, cintas que los propios vecinos están "cansados" de reponer. Una Policía Local que irá cada día a las 11,30 y 17,00 horas al barrio para que aquellos vecinos que quieran sacar algo de sus casas lo puedan hacer con presencia policial.

Algunos lo tienen complicado, como Iván, que tuvo que trasladarse a Palencia cuando fue desalojado. El resto están más o menos repartidos por distintos lugares. Tres familias ya en las viviendas cedidas por el Gobierno regional en Arenas de Iguña, a la espera de que lleguen otras dos. Una a la espera de cerrar un alquiler que afrontará también el Ejecutivo cántabro. El resto, con familiares, deseando que la solución llegue cuanto antes y poder regresar a sus hogares. Porque aunque suene a tópico, todos repiten aquello de que "como en casa, en ningún sitio", por muy bien que se les ha acogido allá dónde han ido.

La alcaldesa aseguró entender "ese deseo y la incertidumbre de no saber cuándo llegará una solución", pero insistió en que "la máxima desde el primer momento ha sido la seguridad de las personas y eso no va a cambiar". Josefina González afirmó que "estamos trabajando en posibles respuestas a lo que nos digan los técnicos, pero todo dependerá del informe, básico en los próximos pasos a dar". Terminó declarando que "hemos puesto la solución en manos de especialistas y ellos nos indicarán el camino a tomar en este asunto, por mucho que todos queramos acelerar una solución que cuando llegue debe ser definitiva y con todas las garantías".

San Mateo se ha levantado esta semana en pie de guerra, reclamando, cual Fuenteovejuna, una solución al corrimiento de tierras que mantiene en vilo a varias familias desalojadas del barrio del Calero desde finales de enero y a los propietarios de los terrenos afectados por las grietas abiertas en plena ladera. Tanto es así que buena parte del pueblo ha decidido solidarizarse con ellos y ya hay más de una veintena de viviendas con pancartas que claman por una solución y se reafirman en que «afectados somos todos».

Lo más llamativo es la llamada internacional de socorro que se puede leer desde la tarde de ayer en plena Peña de San Mateo, un S.O.S. que resume el resto de mensajes repartidos en balcones, puertas, paredes y fincas de San Mateo.

Una preocupación que llevó a una representación de afectados a reunirse este martes con el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José Luis Gochicoa. Tras la reunión (sin comentarios por parte del consejero), uno de los portavoces de los afectados, José Manuel Ceballos, agradeció el tono amable del encuentro y habló de «prudencia y sorpresa» al comunicarles Gochicoa que «desde el Ayuntamiento no se ha requerido ayuda a la Consejería, y mientras eso no pase ellos no pueden hacer nada», afirmaba Ceballos.

Al consejero le explicaron que su máxima preocupación ahora es determinar la importancia que un manantial de uso comunitario tiene en el origen del corrimiento de tierras, la fuente de Santa Leocadia, «un manantial que en el informe técnico no se refleja pero que creemos es el desencadenante del corrimiento de tierras, ya que las pistas construidas en esa peña han tapado las salidas naturales del agua, afectando a los terrenos». Algo que contrasta con un primer informe técnico que apenas da importancia a esa fuente.

Por su parte, la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, fue ayer muy clara al asegurar que «por supuesto que tengo la intención de hallar una solución, la intención y el dinero, pero las trabas burocráticas me impiden hacer lo que me pide el cuerpo, que es encontrar una salida para los vecinos de San Mateo sin saltarme la ley». La alcaldesa insistió en que «desde el primer minuto no se ha parado de trabajar, llamando a la puerta de distintos departamentos del Gobierno regional e incluso de la Delegación del Gobierno de España». A esta última se ha solicitado la declaración de zona catastrófica.

En ese sentido adelantó que ayer mismo se ha remitido una carta a la Dirección General de Administración Local solicitando un informe jurídico en relación con la financiación pública de la obra.

Dentro de los pasos que se están dando desde el Ayuntamiento también se ha pedido otro informe, éste técnico, sobre el agua que circula por las vías de saca de los eucaliptales situados en el entorno de los terrenos afectados, por si han podido interferir en el corrimiento de tierras. Y se han remitido a los redactores del informe técnico sobre la situación de los terrenos todas las dudas planteadas por los vecinos para que se den contestación. «Aún resta por llegar esa documentación, y estamos a la espera de que pueda aportar otra visión al problema principal, nuevos pasos en los que deseamos contar con la colaboración de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda», dijo.

Antes, desde el gobierno municipal explicaron que han sido varias las conversaciones telefónicas entre la alcaldesa y el actual consejero de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, sobre la situación de la peña de San Mateo. En ellas se pidió colaboración económica y se concedió para otras obras, pero la respuesta fue negativa para San Mateo.

IU registró ayer una instancia en el Ayuntamiento pidiendo al equipo de gobierno que ofrezca «toda la cobertura necesaria» para «evitar a los vecinos de San Mateo más preocupaciones de las que ya tienen tras el desalojo de sus viviendas». La concejala, Elsa Salas, pidió «que se pongan a su disposición los servicios técnicos y jurídicos necesarios para demostrar, como afirman los vecinos, que el origen del problema radica en un manantial de uso comunitario». OlaCantabria también ha denunciado el «abandono» de los vecinos por parte del Ayuntamiento y Vox también habló de «abandono por parte de las autoridades regionales y locales».

Lo más llamativo de la jornada ha sido el accidente sufrido por un el conductor de un vehículo todo terreno Suzuki SJ 413 que fue arrastrado por el río Muriago hasta el interior del velódromo José Antonio Gonález Linares. Según parecen indicar los acontecimientos, a primera hora de la tarde, el vehículo estaba vadeando el paso del río en la parte exterior, al sur del velódromo, y la fuerza del agua logró arrastrarlo volcándolo y metiéndolo al interior de la instalación deportiva por debajo del puente que forma la pista a su paso por encima del río. Aunque, según parece, el conductor había logrado abandonar el coche, más tarde bomberos del Parque de Emergencias de Los Corrales y agentes de la Policía Local de Los Corrales realizaron una arriesgada maniobra para asegurarse de que no quedaban ocupantes en el coche. Resultaba llamativo que pese a estar casi totalmente sumergido el todo terreno tenía las luces encendidas dando la sensación de que podía estar ocupado.

Otras incidencias

Los concejales de Servicios y de Seguridad, Isabel Fernández y Mario Ordorica, estuvieron pendientes de las incidencias. Voluntarios de la agrupación de Protección Civil de Los Corrales asistieron a varias llamadas en garajes de la urbanización La Condesa. El aparcamiento de San Andrés se inundó desde por la mañana. Lobao, varias arquetas vertían agua a unas viviendas. Cieza, también eran las aguas provenientes de arquetas saturadas las que metían agua a una vivienda y una cuadra. En Arenas, la carretera a Pedredo y algunos domicilios tuvieron problemas por la avenida de abundante agua. La carretera de acceso a las Caldas se inundó y cortó el paso de turismos.

 

Fotos de la jornada

Warning: No images in specified directory. Please check the directoy!

Debug: specified directory - http://valledebuelnafm.com/images/0016/160228-inundaciones

Los representantes sindicales de UGT en la Policía Local han lamentado las críticas recibidas por el Cuerpo por la falta de agentes durante el último temporal que asoló Los Corrales de Buelna, achacando esa ausencia a la “descoordinación en la Jefatura”. UGT afirma que, por obligación, todo el personal policial estaba a disposición del Ayuntamiento a la espera de una llamada, por si debían intervenir para dar cobertura a la pareja de agentes que estaban de guardia la tarde del sábado 19 de enero.

El sindicato afirma que hubo un record de llamadas de vecinos al teléfono de la Policía Local pero en su gran mayoría no pudieron atenderse por la imposibilidad de los agentes de guardia de atender al mismo tiempo a los perjudicados por el temporal en las muchas vías anegadas del municipio. UGT asegura que debería haberse convocado a más agentes por la tarde y por la noche, horario en el que no hubo patrulla en la calle por falta de efectivos, pero que “esa situación no es achacable a la Policía”. También recuerda el sindicato que el Cuerpo trabaja con escasos medios materiales, haciendo referencia al mal estado de los vehículos policiales.

Pero también hace alusión a las dificultades que se encontraron los agentes en ese día, sin lugares apropiados para colocar las cintas de aviso de peligro o perdiéndolas por el fuerte viento. Al recibir en poco tiempo más de un centenar de llamadas, entre las atendidas, las que daban comunicando o las perdidas, algunos agentes también las recibieron en sus teléfonos privados, según cuenta el sindicato. UGT lamenta que “una vez más parece que los culpables de todo somos los agentes de la Policía Local de Los Corrales de Buelna”.

Tres familias afectadas por el argayo de San Mateo de Buelna han vuelto a respirar y una de ellas ha recuperado ya la normalidad. Ayer José Manuel, Lucía y sus dos hijas pudieron volver ayer a sus viviendas, con alegría y preocupación por lo que pueda pasar en el futuro. Ana María, Iker y Ana volverán en estos días, sin prisa. La otra vivienda es de una familia que no vive habitualmente en ella. Ayer recibieron una noticia que ni siquiera esperaban. Los técnicos municipales y el gabinete de ingeniería contratado por el Ayuntamiento determinaron a primera hora de la mañana que la evolución de la fractura del terreno no afectaba a los números 1, 2 y 3 del barrio del Calero, los suyos. Explicaron que en un nuevo análisis de las marcas colocadas el domingo no se habían detectado cambios significativos y que, en cualquier caso, el movimiento se dirigía más hacia la zona alta del barrio, por lo que las primeras casas quedaban fuera del perímetro de desalojo. Además, durante la mañana estuvo manando agua de esa fractura, una buena noticia empañada por las previsiones del tiempo para los próximos días.

De cualquier forma la Policía Local tomó los nombres y teléfonos de las familias que podrían regresar a sus hogares por si fuera necesario informarles de forma inmediata de nuevos cambios en la situación de la Peña de San Mateo.

José Manuel y Lucía intuían que la noche iba a ser larga si vuelve a llover con intensidad. Pero no querían esperar a regresar a sus casas, una decisión que sus hijas agradecieron especialmente. Como en el anuncia de la pizza, no querían salir de casa y encontrarse en la de los abuelos sin Wi-Fi había sido un mazazo. Regresaron dejando en casa de los padres de José Manuel parte de lo que habían llevado el domingo, cuando fueron desalojados. Por si acaso.

Para el resto de vecinos, la Policía Local está habilitando horarios concretos para que los vecinos afectados puedan entrar en las viviendas acompañadas de agentes policiales para recuperar enseres que vayan necesitando.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, se reunió ayer con las familias que necesitaban encontrar otra vivienda para hallar una solución individualizada a cada una, "un hogar donde podáis estar bien hasta que se pueda dar una solución definitiva". Con ella estuvieron los concejales de Obras y Urbanismo y Servicios Municipales, Luís Ignacio Argumosa Abascal e Isabel Fernández Quijano respectivamente. Cada familia expuso su situación y el Ayuntamiento puso sobre la mesa una solución: dos de las familias presentes podrían volver a sus casas (los propietarios de la tercera no viven habitualmente allí), otras dos podrían alquilar una vivienda pagada por sus seguros, a una será el Ayuntamiento el que pague el alquiler de un piso apalabrado durante esa reunión y dos han decidido esperar a que se les habilite una de las viviendas ofrecidas por el Gobierno regional en Arenas de Iguña.

La alcaldesa explicó que de esas últimas viviendas ninguna estaba a disposición inmediata de los vecinos de San Mateo. Había que colocar la cocina y, en su caso dar de alta la luz y el gas. Un tiempo mínimo de 15 días que a las familias desalojadas les parecía una eternidad. "Entendemos perfectamente vuestra preocupación, y por eso hemos decidido ir encontrando una solución individual a cada uno que se atenga a vuestras necesidades", dijo la alcaldesa.

En el transcurso de esa reunión los técnicos anunciaron los cambios en la delimitación de la zona de protección del barrio. Tres viviendas quedaban fuera, José Manuel, Lucía y Ana María estaban en la reunión y la alegría, la emoción se notó. Lucía no pudo contener las lágrimas. Al resto les costó. Los padres de José Manuel se alegraron por ellos como si fuera su casa la que estaba libre del desalojo. No era así, pero el Ayuntamiento les encontró otra solución a su gusto. José Manuel estaba contento también y especialmente por sus hijas: "cuando salgan del colegio se van a llevar la alegría del día", decía.

Mientras todos daban cuenta de su situación en la ventanilla abierta en el propio Ayuntamiento, la Policía Local se acercó al Calero para cambiar la cinta que delimitaba la zona de protección. En ese punto recordaron que el precinto valía para todos, vecinos y paseantes, "hay que respetarlo por seguridad", decía el responsable policial, Tomás Gutiérrez.

El martes 24 de enero de 2019 las inundaciones proporcionaron espectáculraes imágenes en la comarca.

Colección de vídeos

 

 

Página 4 de 4