radio online

programas01fa copy

   Escuchar ahora: F.Auto.Digital

Artículos por fecha: Miércoles, 09 Agosto 2017

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, ha mantenido un encuentro con el alcalde de San Felices de Buelna, José Antonio González Linares, con quien ha repasado distintas actuaciones de su departamento en dicho municipio.

Ruiz ha recordado que, en materia de infraestructuras deportivas, su departamento ha acometido la reforma y mejora de las piscinas al aire libre, en las que se han invertido 55.000 euros que han permitido, tal y como ha reconocido el alcalde, una notable mejora en esta instalación que se encontraba muy deteriorada.

También en deportes, se ha acordado la colocación de una cortina separadora en el pabellón polideportivo que mejorará notablemente su uso.

Por otro lado, el consejero de Educación ha adelantado que asistirá el próximo 7 de septiembre al inicio del curso académico en este municipio. En el ámbito educativo, el Ayuntamiento ha planteado diversas obras en el colegio Pero Niño como la remodelación de los baños y la pintura, que el consejero ha anunciado que se ejecutarán lo antes posible y según la disponibilidad presupuestaria.

Por último se han repasado distintos temas relacionadas con la cultura, en especial el importante aumento de visitantes que ha registrado la cueva de Hornos de la Peña. Según ha explicado el alcalde, este incremento se ha producido desde que la Consejería tomó la decisión de reducir el precio de entrada tras la negativa del anterior Ejecutivo, que lo mantuvo a 15 euros, "una decisión que fue muy perjudicial y redujo drásticamente el número de visitantes".

A la reunión han asistido también las directoras generales de Cultura, Marina Bolado, y de Deporte, Zara Ursuguía; la concejala de Educación y Juventud de San Felices de Buelna y la directora del colegio Pero Niño, Rosana Paino.

Publicado en Últimas noticias

La empresa de Rotulación C9 ha dado los últimos toques de un ambicioso plan diseñado para modernizar la Casa Consistorial de Los Corrales de Buelna, un edificio con más de un siglo de historia "que no se había tocado en las últimas dos décadas", como señaló la alcaldesa, Josefina González, encantada con la "transformación" de esa casona. En el último año ha estrenado cubierta, ascensor, entrada, despacho de Alcaldía, oficinas municipales, carpintería, salón de plenos, aparcamiento e incluso rebajes para facilitar la accesibilidad al edificio. "Mucho más que un lavado de cara, una reforma integral que no quedará aquí", decía la alcaldesa, empeñada en "mejorar no solo el continente y contenido, sino el servicio que ofrecemos a todos nuestros vecinos, especialmente aquellos con movilidad reducida".

El cambio se nota desde que se aparca el coche en la nueva zona de aparcamiento, ampliando la capacidad del área existente en otra veintena de plazas. Al bajarse del coche llama la atención el entorno y el nuevo parque de las réplicas de las estelas y la pérgola de información turística.

Antes de entrar al edificio se pueden ver los trabajos de rotulación de los nuevos cristales de la planta baja, especialmente visible en el acristalamiento de los arcos de acceso al edificio. Un acceso que también ha estrenado rampas para personas con discapacidad. El cambio de la carpintería se nota también en el interior, una planta baja que mejora el lugar de atención al público y, especialmente, el salón de plenos, reformado, pintado y decorado. En él resta el colocar el nombre del Ayuntamiento en la pared del fondo con letras en relieve que ya se han encargado.

En la planta baja llama la atención desde hace unos meses el nuevo ascensor, aprovechando el hueco de la escalera histórica del edificio. Un ascensor con parada en las dos plantas superiores. La primera acoge buena parte de las oficinas municipales, despachos totalmente rehabilitados a partir del cambio de ventanas que se caían a pedazos. Incluso se ha abierto algún nuevo acceso entre oficinas para mejorar el contacto entre funcionarios. En la primera planta el cambio se hace especialmente notorio en el despacho de Alcaldía, en el que no solo se han cambiado los grandes ventanales de acceso a los dos balcones, sino que se ha cambiado la madera, pintado paredes y techos, colocado nuevo mobiliario y cuadros al gusto de la alcaldesa, que también ha redistribuido la mesa principal y la de reuniones.

Una reforma que comenzó por el tejado a principios de legislatura. La vieja cubierta hacia aguas y las canalizaciones de agua humedecían las paredes más que otra cosa, con lo que se empezó por ahí. Por el tejado y por el sótano, que se saneó, trasladando todo el archivo histórico, presa de humedades y otras visitas más dañinas, a la nave municipal del polígono industrial de Barros, donde se trabaja en su catalogación.

Pero el proyecto de modernización aún no ha terminado. Queda la segunda planta, la que alberga los despachos de los grupos municipales, o departamentos anexos al edificio principal. También resta por afrontar otra idea planteada a comienzos de mandato, la posible ampliación de la casona para acoger más despachos y mejorar la atención a los vecinos.

Publicado en Últimas noticias